Michael Flynn dice que el golpe de Estado contra Trump aún está en marcha

Michael Flynn habla durante la apertura de la Cumbre de la Comunidad de Inteligencia organizada por la Alianza de Inteligencia y Seguridad Nacional (INSA) el 12 de septiembre de 2013 en Washington, DC. (Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

El teniente general retirado Michael Flynn dijo que “todavía hay un golpe de estado en curso” contra el presidente Donald Trump en su primer discurso público desde que fue perdonado por el presidente.

Flynn, quien también se desempeñó durante la Administración Obama como director de la Agencia de Inteligencia de Defensa y luego como asesor de seguridad nacional de Trump, advirtió a los estadounidenses el sábado que actualmente hay un “asalto” a nuestra forma de vida que ha estado ocurriendo desde el comienzo de la presidencia de Trump.

“Han mejorado su táctica”, dijo Flynn sobre ciertas figuras del Partido Demócrata, y añadió que la formación política era demócrata “solo en el nombre” desde su viraje “a la izquierda”.

“Cuando perdieron en 2016, creo que se tomó la decisión de decir: ‘No vamos a permitir que esto vuelva a suceder’”, dijo Flynn, refiriéndose al liderazgo del Partido Demócrata.

Luego señaló el aumento de la división política durante los cuatro años de la presidencia de Trump, durante los cuales los principales medios de comunicación, junto con lo que describió como en realidad el “Partido Socialista Democrático de América”, han estado tratando de expulsar a Trump de la Casa Blanca.

“Quiero decir, creo que lo que experimentamos durante los últimos cuatro años —y ciertamente a finales de 2016, a principios de 2017— fue un plan muy concienzudo para desbancar a un presidente debidamente elegido”, dijo Flynn.

Dijo que Trump, como persona de Nueva York ajena a la política, se enfrentó a un ataque sin precedentes de presión política, tecnológica y también financiera al principio de su mandato para obligarle a abandonar la política.

“Sé que hubo un sentimiento de que tal vez él solo (…) diría ‘sabes qué, no necesito estas cosas. Tengo cosas mejores que hacer’, y se iría”.

“Gracias a Dios que no lo hizo”, dijo Flynn.

Pero mientras Trump seguía en el cargo, Flynn dijo que la clase política y los medios de comunicación continuaron yendo tras él “de cualquier manera posible”, lo que se manifestó públicamente en “operaciones psicológicas” como la investigación de Rusia, el proceso de impeachment de los demócratas en la Cámara de Representantes y, más recientemente, la politización de la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Ahora, afirmó Flynn, debido a que el Partido Demócrata no logró el resultado que necesitaba en la votación para asegurar a su candidato, el exvicepresidente Joe Biden, en la Casa Blanca, Estados Unidos está viendo “robos de boletas de voto por correo” y “robos con este software de Smartmatic y sistemas de Dominion”.

“Esto sigue siendo un golpe de estado”, dijo.

Fue más lejos al decir que el primo ideológico de los grupos políticos de extrema izquierda de Estados Unidos, el Partido Comunista Chino, tiene interés en apoyar tal golpe.

“Lo que hemos visto es (…) en las últimas dos décadas probablemente (…) es un cambio completo en la rapidez, creo, que la China comunista, en su plan a largo plazo, decidió como adelantar sus planes para convertirse en la única superpotencia mundial del planeta”.

“Creo que durante las últimas elecciones de 2016, cuando no consiguieron el candidato que necesitaban, y cuando vieron el tipo de ideología hacia la cual Estados Unidos se estaba encaminando, no iban a permitir que ocurriera en el año 2020”, dijo Flynn, culpando a los sistemas de software de propiedad extranjera utilizados en las elecciones por dejar al país vulnerable a la interferencia extranjera.

Pero añadió que, debido a los “centenares y centenares” de patriotas estadounidenses que se presentaron en todo el país para ofrecer su testimonio como declaración jurada a “guerreros” en el campo de batalla judicial, como Rudy Giuliani y Lin Wood, “creo que vamos a ver un cambio de impulso en este sentido”.

“Ya hay un trasfondo de cambio de balanzas a favor del presidente y creo que al final vamos a descubrir que ganó por una gran mayoría, y tomará posesión en enero”, dijo Flynn, refiriéndose a las numerosas demandas legales actualmente en trámite o que están siendo consideradas por los tribunales de los estados en disputa y por la Corte Suprema.

Flynn saltó a los titulares en 2017 cuando fue blanco de la comunidad de inteligencia por cargos de “colusión con Rusia”.

Aunque el 1 de diciembre de 2017 se declaró culpable de un cargo de mentir al FBI por haber hablado con el entonces embajador ruso en los Estados Unidos, Sergey Kislyak, durante el período de transición de Trump en 2016, Flynn retiró posteriormente su declaración, diciendo que formaba parte de un acuerdo con los fiscales por las amenazas de cargos contra su hijo. El general retirado también acusó al gobierno de mala conducta en relación a su caso.

Su caso fue utilizado por los medios de comunicación para impulsar el relato infundado de que la campaña de Trump conspiró con el Kremlin para influir en el resultado de las elecciones de 2016.

El senador Ted Cruz (R-Texas), miembro del Comité de Justicia del Senado, dijo el 10 de noviembre que la motivación del FBI para perseguir a Flynn era “una falsa persecución y una persecución política” por parte de aquellos que están en desacuerdo “políticamente con el presidente Trump”.

Melanie Sun – La Gran Época.