Los CDC de Estados Unidos definirán el martes quiénes recibirán primero la vacuna contra el COVID-19

FOTO DE ARCHIVO: El director de los CDC, el Dr. Robert Redfield, observa el Capitolio de Washington mientras testifica el 2 de julio de 2020 en una audiencia del Senado de los EEUU sobre la fabricación de una vacuna contra el coronavirus. Graeme Jennings/REUTERS.

Un comité del organismo se reunirá para votar el orden de prioridad de la vacunación en el país. El personal médico y los habitantes de residencias de ancianos serán probablemente los primeros beneficiarios.

Los principales funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) votarán el próximo martes para definir quiénes serán las primeras personas en recibir la vacuna contra el COVID-19 una vez que las primeras candidatas obtengan la autorización de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).

La fecha de la reunión de emergencia se desprende de un documento obtenido por la cadena CNN. Los miembros del comité discutirán quiénes deben estar en el primer grupo y las consideraciones clínicas para respaldar la elección. El borrador de las recomendaciones indica que los trabajadores de la salud deberían ser los primeros en recibir la vacuna. Otros posibles elegidos serían aquellas personas con mayor probabilidad de contraer, propagar y desarrollar una enfermedad grave a causa del virus, como los residentes de asilos de ancianos y el personal que cuida de ellos.

El documento señala que los asesores también discutirán cómo monitorear la seguridad después de la asignación de la vacuna.

El jueves, el número de personas hospitalizadas en los Estados Unidos por la enfermedad de COVID-19 superó las 90.000 por primera vez, mientras la pandemia acecha sobre las celebraciones del Día de Acción de Gracias y el Viernes Negro.

Los CDC pidieron a los estadounidenses quedarse en sus casas para ayudar a detener la propagación del virus. A pesar de eso, se estima que unas 50 millones de personas viajarían por el feriado de Acción de Gracias, según una encuesta de la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA en inglés) realizada antes de la última advertencia de los CDC.

Según los especialistas, la vacunación en una gran parte de la población de EEUU será fundamental para establecer la inmunidad nacional al COVID-19 y frenar la propagación del patógeno. Para alcanzar esto, es necesario establecer la inmunidad colectiva, pero es probable que la mayoría de los estadounidenses deban volver a vacunarse en los próximos años.

Imagen de archivo. Una mujer sostiene una pequeña botella con una etiqueta de "Vacuna contra COVID-19" y una jeringa médica frente al logotipo de Pfizer que se muestra en esta ilustración tomada el 30 de octubre de 2020. REUTERS / Dado Ruvic

Imagen de archivo. Una mujer sostiene una pequeña botella con una etiqueta de “Vacuna contra COVID-19” y una jeringa médica frente al logotipo de Pfizer que se muestra en esta ilustración tomada el 30 de octubre de 2020. REUTERS / Dado Ruvic

Las etapas de la distribución de la vacuna en EEUU

Después de que la alianza entre la compañía estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech anunciara el viernes pasado la solicitud de aprobación de su vacuna contra el COVID-19 en Estados Unidos, éstos son los próximos pasos en su camino hacia la comercialización.

La evaluación: La FDA va a evaluar los resultados del ensayo clínico en el que Pfizer/BioNTech basa su solicitud, centrándose en las dos cuestiones centrales: la eficacia de la vacuna, del 95%, según ambas compañías, y su inocuidad, confirmada por dos meses de seguimiento tras la segunda dosis para la mitad de los participantes.

El director de la FDA, Stephen Hahn, se comprometió a convocar una reunión pública del comité consultivo de la agencia. Ese grupo se compone de expertos en enfermedades infecciosas y pediátricas, de bioestadísticos y representantes de los consumidores y de la industria. La decisión de autorizar o no la vacuna será tomada por los científicos de la FDA.

Una posible autorización en diciembre: La FDA concederá probablemente lo que llama “una autorización de uso de emergencia” a partir de la primera quincena de diciembre, según Moncef Slaoui, encargado científico de la operación “Warp Speed”, impulsada por el presidente Donald Trump para vacunar a los estadounidenses. Es una autorización condicional, en el marco de la emergencia sanitaria, y que restringirá seguramente el uso de la vacuna a determinados grupos de la población. Los niños no formarán parte de ellos, ya que Pfizer aún no ha probado la vacuna a gran escala en menores de 18 años.

Otro organismo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), tendrá que determinar el orden de prioridad para la vacunación.

Distribución a finales de diciembre: Las dosis de la vacuna de Pfizer y BioNtech están listas para ser enviadas “horas” después de la autorización, indicaron las compañías, que prevén poder empezar la distribución en la segunda quincena de diciembre. Saldrán de la fábrica estadounidense de Kalamazoo (Michigan) y de la belga de Puurs.

La vacuna debe ser transportada a -70 ºC, una temperatura extrema inferior a la de los congeladores normales. Pfizer enviará sus dosis a los centros de vacunación en cajas llenas de hielo seco que mantendrán esa temperatura durante 15 días.

Infobae (Con información de AFP)