Grupo financiado por Zuckerberg aparece en casos de la corte relacionados con las elecciones

El CEO de Facebook Mark Zuckerberg en París el 24 de mayo de 2018. (Gerard Julien/AFP/Getty Images)

Un grupo que recibió cientos de millones de dólares del CEO de Facebook Mark Zuckerberg es acusado en demandas posteriores a las elecciones de contribuir a las violaciones constitucionales en estados indecisos clave.

Center for Tech and Civic Life, una organización nacional sin fines de lucro con sede en Illinois, proporcionó fondos a más de 2500 oficinas electorales en todo el país para llevar a cabo las elecciones en medio de la pandemia del COVID-19. Los fondos se utilizaron para pagar a los trabajadores electorales, colocar urnas y adquirir equipos y suministros para la votación por correo.

Más de 6 millones de dólares se repartieron entre funcionarios del condado de Fulton, Georgia, y cinco ciudades de Wisconsin, según las demandas presentadas este mes. Los fondos fueron enviados para facilitar las violaciones de la ley estatal, alegan las demandas.

El dinero se envió a través de acuerdos que hicieron que los municipios celebraran elecciones en contravención de la ley estatal, según las demandas, que fueron presentadas por el Proyecto Amistad de Thomas More Foundation. Aceptar fondos de un grupo privado como el centro está prohibido por las leyes estatales y federales, según las demandas.

“No hay nada en la ley estatal de Wisconsin que permita a las ciudades y condados recibir millones de dólares de un actor increíblemente rico, interesado y partidario (es decir, Zuckerberg) con el fin de ‘ayudar’ a esas ciudades y condados en la administración de los votos”, dice la presentación de documentos de Wiconsin. Los funcionarios electorales de Wisconsin dijeron el viernes que la presentación estaba llena de “argumentos legales sin valor”.

En la presentación de Georgia, el Proyecto Amistad dice que los fondos privados no regulados de Center for Tech and Civic Life se utilizaron para pagar a “recolectores de votos”, delegar y pagar a los activistas políticos para que administraran los votos y consolidar los centros de conteo en el núcleo urbano “para facilitar el movimiento de cientos de miles de votos cuestionables en secreto sin la observación bipartidista legalmente requerida”.

Las boletas provisionales se ven en una bandeja del servicio postal en las oficinas de la Junta de Registro de Votantes y Elecciones del Condado de Gwinnett en Lawrenceville, Ga. el 7 de noviembre de 2020. (Elijah Nouvelage/Getty Images)

Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan, destinaron 400 millones de dólares a Center for Tech and Civic Life para que la organización sin fines de lucro ayude a las jurisdicciones a realizar elecciones.

“El compromiso de Chan y Zuckerberg asegurará que cada jurisdicción calificada que aplique será aprobada para los fondos que necesitan para asegurar que cada ciudadano elegible pueda votar con seguridad y que su voto sea contado”, un comunicado de prensa del centro declaró el mes pasado.

El centro fue fundado por exgerentes y personal de New Organizing Institute, una organización progresista sin fines de lucro que entrenaba a organizadores digitales demócratas. El centro no respondió a una solicitud de comentarios.

Zuckerberg y su compañía emergieron como una poderosa influencia en las elecciones del 2020, The Epoch Times reportó anteriormente.

El dinero de Zuckerberg llevó a los bastiones demócratas en Pensilvania a tomar medidas para que los votantes “curen” o arreglen las boletas, que no fueron adoptadas en las áreas dominadas por los republicanos, creando un sistema electoral de dos niveles, dijo el director del proyecto Amistad Phill Kline a The Epoch Times.

“Los bastiones demócratas con el dinero de Zuckerberg en realidad repararon las boletas de ausente que estaban defectuosas, contrario a la ley de Pensilvania, mientras que los bastiones republicanos se negaron a mentir y además no tenían los recursos para reparar las boletas porque no tenían fondos de Zuckerberg”, dijo.

Los acuerdos entre Center for Tech and Civic Life y las ciudades requirieron que las ciudades desarrollaran un plan para sus elecciones y lo presentaran al centro. Según un acuerdo del 21 de agosto entre el centro y la ciudad de Filadelfia obtenido por The Epoch Times, el centro acordó pagar 10 millones de dólares para ayudar a la ciudad a llevar a cabo las elecciones generales en medio de la pandemia de COVID-19. El acuerdo incluía una cláusula que permitía al centro descontinuar o retener parte de, o solicitar la devolución de todo o parte de cualquier fondo de subvención no gastado si no se cumplían ciertas condiciones.

Los comisionados de la ciudad de Filadelfia no respondieron a las solicitudes de comentarios. El comisionado de la ciudad Al Schmidt dijo en una declaración esta semana: “A pesar de la avalancha de litigios sin mérito y la desinformación que apunta a nuestro sistema electoral, me enorgullece decir que el lugar de nacimiento de nuestra República celebró la elección más transparente y segura en la historia de Filadelfia”.

Los trabajadores electorales cuentan las boletas en Filadelfia, Pa., el 4 de noviembre de 2020. (Spencer Platt/Getty Images)

Las urnas electorales financiadas por el centro estaban densamente ubicadas en el condado de Delaware, pero pocas fueron erigidas en los 59 condados que Trump ganó, dijo Kline. También mostraron la consolidación de los centros de votación de una manera que privó de su derecho al voto a los bastiones republicanos.

“Ese es un sistema de elección continua financiado por Zuckerberg donde los demócratas tienen todas las oportunidades de votar, incluyendo las oportunidades ilegales de votar. Y en las áreas republicanas, es más difícil, porque cerraron la votación en persona y así sucesivamente. Y es una violación de Bush contra Gore, es una violación de la Cláusula de Protección Igualitaria”.

Temas similares, incluyendo preocupaciones sobre la cadena de custodia de las boletas colocadas en los buzones, surgieron en otros estados, según Kline. Por ejemplo, hubo problemas en el condado de Wayne, Michigan, que hicieron que dos miembros del comité de escrutinio dudaran en certificar los resultados de la elección.

El Proyecto Amistad presentó varios casos meses antes de la elección, tratando de bloquear a Center for Tech and Civic Life de canalizar el dinero de Zuckerberg a los gobiernos locales y estatales. De acuerdo con el proyecto, parte del dinero también fue a los jueces que supervisan la elección.

Las demandas no provocaron acciones judiciales antes de la elección. Todavía están siendo consideradas.

Después de que esas demandas fueron presentadas, el centro dijo en una declaración que es no partidista. “Estamos seguros de que estos frívolos cargos carecen de mérito, y esperamos continuar este crítico programa de subvenciones en estos tiempos sin precedentes”, añadió.

Varias semanas después de que las demandas fueran presentadas, el fiscal general de Louisiana Jeff Landry, un republicano, advirtió a los funcionarios de toda Louisiana que no aceptaran fondos de Center for Tech and Civic Life.

Landry presentó una demanda “para evitar la contribución de dinero privado no regulado al sistema electoral de Louisiana y para proteger la integridad de las elecciones en el Estado asegurándolas contra la corrosiva influencia del dinero exterior en los funcionarios electorales de Louisiana”, según la presentación. Se dice que el centro no ha nombrado un agente para la notificación de procesos en Louisiana, pero que sin embargo participó en negocios en el estado en relación con las elecciones del 3 de noviembre.

“Ya sea que los acusados aquí sean bien intencionados, el dinero privado en cualquier cantidad, pero particularmente la cantidad de dinero ofrecida por los acusados para seleccionar a los oficinistas y/o funcionarios de registro, tiene un efecto inherentemente insidioso y corruptor”, dijo la oficina de Landry en la demanda.

Otra demanda presentada en Michigan el mes pasado acusaba a la secretaria de Estado Jocelyn Benson de permitir que “operativos partidistas” interfirieran en la elección dando fondos para imprimir y distribuir boletas de voto por correo y otros esfuerzos. La demanda nombró a Center for Tech and Civic Life. El centro calificó el litigio de frívolo y dijo que los demandantes estaban “desperdiciando el tiempo de los funcionarios electorales a expensas de los votantes, mientras que también estaban vendiendo información errónea”.

Zachary Stieber – La Gran Época.

Con información de Petr Savb y Matthew Vadum.