El suicidio cobró más vidas en octubre que 10 meses de COVID-19 en Japón, según informe.

La cuarentena por el coronavirus aumentó consulta de enfermedades mentales y posibles suicidios. (Imagen referencial)

Al principio de la pandemia, los científicos predijeron que el aislamiento forzado sería “una tormenta perfecta” para el suicidio. Las pruebas sugieren que tenían razón.

Al principio de la pandemia, los científicos advirtieron que los bloqueos económicos podrían causar graves repercusiones en la salud mental.

“Las consecuencias secundarias del distanciamiento social pueden aumentar el riesgo de suicidio”, señalaron los investigadores en un documento del 10 de abril publicado por la Asociación Médica Americana. “Es importante considerar los cambios en una variedad de factores de riesgo económicos, psicosociales y asociados a la salud”.

Esencialmente, advirtieron los investigadores, el aislamiento forzoso podría resultar ser “una tormenta perfecta” para el suicidio.

Siete meses después, están surgiendo nuevas pruebas que sugieren que estos investigadores tenían razón.

“Muchos más japoneses están muriendo por suicidio, probablemente exacerbado por las repercusiones económicas y sociales de la pandemia, que por la misma enfermedad del COVID-19”, informa CBS News. “Mientras Japón ha manejado la epidemia del coronavirus mucho mejor que muchas naciones, manteniendo las muertes por debajo de 2.000 en todo el país, las estadísticas provisionales de la Agencia Nacional de Policía muestran que los suicidios aumentaron a 2.153 sólo en octubre, marcando el cuarto mes consecutivo de aumento”.

Durante años, en Japón, los suicidios habían estado en declive. Pero la llegada del COVID-19 y las estrictas regulaciones diseñadas para frenar la transmisión del virus han cambiado esa tendencia.

Los 2.153 suicidios reportados el mes pasado son alrededor de 600 más que el año anterior, informa la CBS, con los mayores avances en las mujeres, que vieron un aumento del 80% en los suicidios.

“Necesitamos enfrentar seriamente la realidad”, dijo Katsunobu Kato, el principal portavoz del gobierno japonés, y agregó que se están haciendo nuevos esfuerzos para asesorar a las potenciales víctimas.

A diferencia de Japón, Estados Unidos aún no ha publicado cifras nacionales sobre el suicidio. Sin embargo, las pruebas anecdóticas sugieren que EE.UU. podría estar luchando con su propia epidemia de suicidios.

Antes de la llegada del coronavirus, el suicidio era la décima causa de muerte en América, cobrando entre 42.000 y 49.000 vidas anuales en los últimos años. Aunque todavía no sabemos cuál será el número de víctimas en 2020, las encuestas muestran que más de la mitad de los estadounidenses dicen haber sufrido mentalmente durante la pandemia, por el uso generalizado de los encierros y el aislamiento social para combatir el virus.

Mientras tanto, algunas localidades han reportado aumentos significativos en los suicidios. Entre ellas se encuentra el condado de Dane, Wisconsin -el segundo condado más grande del estado de Badger- que registró un número de suicidios entre los jóvenes que casi se duplicó en lo que va del año 2020, así como el Centro Médico John Muir, un servicio de atención médica con sede en Walnut Creek, California, que en mayo informó de un aumento “sin precedentes” en el número de suicidios.

“Nunca habíamos visto cifras como estas, en un período tan corto de tiempo”, dijo el Dr. Michael deBoisblanc a una filial de la ABC. “Quiero decir que hemos visto intentos de suicidio equivalentes a un año en las últimas cuatro semanas”. (Es necesario apuntar que algunos estudios han mostrado tasas de suicidio relativamente estables).

Aún no sabemos cuál será el número final de suicidios en los EE.UU., pero la triste verdad es que los EE.UU. pueden muy bien ver un aumento similar al de Japón.

Como observaron en su estudio los investigadores citados al comienzo de este artículo, el aislamiento social está estrechamente vinculado con el suicidio.

“Las principales teorías sobre el suicidio enfatizan el papel clave que juegan las conexiones sociales en la prevención del suicidio. Los individuos que experimentan las ideas suicidas pueden carecer de conexiones con otras personas y a menudo se desconectan de los demás a medida que aumenta el riesgo de suicidio”, señalaron los investigadores. “Los pensamientos y conductas suicidas se asocian con el aislamiento social y la soledad”.

Esta es una de las muchas razones por las que las intervenciones radicales que refuerzan el distanciamiento social son tan peligrosas. Desafortunadamente, la conexión humana no es nada que se pueda lograr a través de llamadas telefónicas y reuniones de Zoom, al menos no de la misma manera. Además, abundantes investigaciones demuestran que el suicidio no es la única consecuencia mortal del aislamiento social.

Como informó The New York Times en 2016, el aislamiento social afecta negativamente la salud humana de innumerables maneras.

Una ola de nuevas investigaciones sugiere que la separación social es mala para nosotros. Los individuos con menos conexión social han interrumpido los patrones de sueño, alterado el sistema inmunológico, tienen más inflamación y niveles más altos de hormonas de estrés. Un estudio reciente descubrió que el aislamiento aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas en un 29% y de accidentes cerebrovasculares en un 32%.

Otro análisis que recogió los datos de 70 estudios y 3,4 millones de personas encontró que los individuos socialmente aislados tenían un 30% mayor riesgo de morir en los próximos siete años y que este efecto era mayor a mediana edad.

La soledad puede acelerar el declive cognitivo en los adultos mayores, y los individuos aislados tienen el doble de probabilidades de morir prematuramente que aquellos con interacciones sociales más sólidas. Estos efectos comienzan temprano: Los niños aislados socialmente tienen una salud significativamente peor 20 años después, incluso después de controlar otros factores. En conjunto, la soledad es un factor de riesgo de muerte prematura tan importante como la obesidad y el tabaquismo.

Los responsables de hacer políticas públicas que continúan impulsando los cierres como una solución seria para el coronavirus eligen ignorar estas realidades, de la misma manera que hemos visto cómo los catastróficos efectos económicos de los cierres han sido pasados por alto.

Sin embargo, estas consecuencias imprevistas son demasiado serias para ignorarlas. Los cierres vienen con graves costos para la salud mental y amenazan con empujar a decenas de millones de personas a la pobreza extrema.

Mientras tanto, los beneficios reales de los cierres siguen siendo difíciles de alcanzar.

Es hora de que los responsables de formular las medidas se den cuenta de una verdad incómoda: sus medidas no pueden salvar vidas, sólo pueden intercambiarlas, como señalaron el economista Ant Davies y el politólogo James Harrigan a principios de la pandemia.

En tiempos de crisis, la gente quiere que alguien haga algo, y no quiere oír hablar de compensaciones. Este es el caldo de cultivo para las grandes medidas impulsadas por el mantra, “si salva una sola vida”. El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo invocó el mantra para defender sus políticas de cierre. El mantra ha tenido eco en todo el país, desde los consejos de condado a los alcaldes, pasando por las juntas escolares, la policía y el clero, como justificación para los cierres, toques de queda y el distanciamiento social obligatorio.

La gente racional entiende que no es así como funciona el mundo. Independientemente de que los reconozcamos, existen compensaciones.

Esta es una realidad económica. Lo que es trágico es que las soluciones parecen acrecentar el problema, a pesar de la resistencia que presentan muchos políticos y expertos para reconocerlo.

Jon Miltimore – Fundación para la Educación Económica.