El Gabinete de Joe Biden: una copia de Obama que hundirá a EEUU… en el pasado

Joe Biden.

El plan de acción de Joe Biden para la Presidencia de los Estados Unidos evidencia que el demócrata además de estar “atrapado en el pasado”, estaría dispuesto a revivir los errores cometidos por el Gobierno de Barack Obama.

El plan de acción de Joe Biden para la Presidencia de los Estados Unidos evidencia que el demócrata además de estar “atrapado en el pasado”, estaría dispuesto a revivir los errores cometidos por el Gobierno de Barack Obama.

Esta semana Biden anunció parte de su Gabinete ejecutivo conformado en gran mayoría por ex funcionarios de la era Obama de la cual él fue vicepresidente; esto sin tomar en cuenta los grandes fracasos y que quedaron marcados en la historia de Estados Unidos.

El senador republicano Marco Rubio mencionó con sarcasmo graves críticas contra el Gabinete de Biden: “Los seleccionados de Biden para su gabinete estudiaron en las escuelas de la Ivy League, tienen currículums sólidos, asisten a todas las conferencias adecuadas y serán cuidadores educados y ordenados del declive de Estados Unidos”, escribió Rubio.

“Yo apoyo la grandeza estadounidense. Y no tengo ningún interés en volver a la ‘normalidad’ que nos dejó dependientes de China”, sentenció.

Biden anunció parte de su Gabinete ejecutivo conformado en gran mayoría por ex funcionarios de la era Obama (Wikimedia)

Joe Biden: ¿De vuelta a los fracasos?

Michael Goodwin publicó un artículo en el New York Post donde señaló que no solo preocupa la afición de Biden por las cosas antiguas, dijo que preocupan también las políticas que implementará.

Biden otorgó a John Kerry el Consejo de Seguridad Nacional. Se trata del artífice del defectuoso acuerdo con Irán y el responsable de firmar el acuerdo climático de París. Dos grandes errores del Gobierno de Obama que Biden aspira revivir.

“El pacto con Irán mimó y financió a los mulás asesinos y sus brigadas de terror mientras allanaba el camino para que obtuvieran armas nucleares. Biden, tal vez inconsciente de los cambios en Oriente Medio durante los últimos cuatro años, ha hablado de querer volver a él”, señala Goodwin en su artículo.

Joseph Humire, analista de seguridad hemisférica y director del Centro de Estudios para una Sociedad Libre y Segura dijo a El American que el Gobierno de Barck Obama, del que Biden fue vicepresidente, fue “muy suave” con China, logrando que el país asiático se convirtiera en el país influyente que es hoy. Resaltó que con Irán entregó “muchos privilegios”.

“El problema no era firmar un acuerdo con Irán, sino, cómo llegar a un acuerdo justo. La forma en que se llegó a ese acuerdo con Obama fue muy mala e irresponsable, con muchos vacíos, entregando muchos privilegios a Irán y sacando muy poco provecho y sin ninguna garantía”, dijo.

“Si Biden quisiera retomar ese acuerdo lo tiene que hacer mejor que en los años anteriores, porque el último solo llevó a más fracasos”, explicó.

Otra evidencia de que Biden buscaría revivir más errores del pasado se refleja en la elección de Antony Blinken como secretario de Estado. Durante el Gobierno de Obama, Blinken se acercó a China al punto de permitir que el país asiático se convirtiera en la potencia que es hoy robando tecnología americana y hasta puestos de trabajo.

“Blinken representa a los demócratas de la vieja escuela que, como Clinton u Obama, construyeron una política exterior flexible en la que Estados Unidos juega un papel equilibrado”, señala Camilo Bello en su artículo para El American.

Con Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, Biden traería de vuelta un enfoque “racional” a las relaciones con China.

Otra elección del pasado es Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad. Mayorkas se unió a la administración de Obama en 2009 como director de la Agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración. (USCIS). Fue ascendido al puesto de subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional y luego confirmado en el cargo en diciembre de 2014 tras votación del Senado.

El futuro secretario de Seguridad, fue cómplice de Obama ante la creación de las punitivas jaulas para migrantes. Fue, además, uno de los funcionarios que negoció con el régimen cubano para flexibilizar las sanciones y facilitar el comercio bilateral mientras la tiranía reprimía aún más a la población de la isla.

Hay que hacer referencia también a la designación de Janet Yellen como secretaria del Tesoro de Biden. Un artículo de Blommberg señaló este 25 de noviembre que “Yellen debería reflexionar sobre errores pasados”. “Yellen ha estado menos preocupada por el pleno empleo y más por la deuda a largo plazo de lo que sería ideal en este momento. Ella podría cambiar la conversación en Washington de maneras inútiles”, destaca el artículo.

El economista y redactor de El American Juan Felipe Vélez señaló que “Yellen como buena discípula de su maestro, el nobel Joseph Stiglitz, cree en la intervención del Gobierno para generar y sostener empleos. Postura que manifestó durante su estancia en la FED, a pesar de que opinar sobre la política fiscal del país no recaía dentro de sus competencias”.

“Según varios analistas, el aumento de las tasas de interés en el 2015 fue apresurado por parte de Yellen, lo que condujo a la nación a una pequeña recesión en el 2016”, agregó.

“Otra labor importante del secretario del Tesoro es velar por la integridad y seguridad del sistema financiero. Es decir, que este no se use para lavar activos de criminales y dictadores como Nicolás Maduro. Con respecto a Venezuela, Yellen no se ha pronunciado y hay miedo que bajo una administración más laxa frente a la tiranía de Venezuela, Yellen descuide el trabajo iniciado por su predecesor, Steven Mnuchin, atacando los brazos financieros de un régimen envuelto en el narcotráfico”, sentenció.

De ser ratificado, Joe Biden asumiría la Presidencia de la República el próximo 20 de enero, momento en que prestaría juramento y, que además, iniciaría una gestión con funcionarios que sirvieron a Obama y, de no modificar sus posturas, podrían caer en los mismos errores que se cometieron en el pasado.

Sabrina Martin Rondon – El American.