Análisis forense digital muestra que servidor de Dominion está conectado a Irán y China: declaración jurada

La pantalla de una máquina de votación se ve en la sede del Departamento Electoral de Miami-Dade el 14 de octubre de 2020 en Doral, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Un análisis forense digital realizado por un exanalista de inteligencia militar cuyo nombre fue tachado en una declaración jurada que acompaña a la demanda de la abogada Sidney Powell contra los funcionarios de Michigan, afirma presentar “pruebas inequívocas” de que los servidores de Dominion Voter Systems eran de fácil acceso y estaban “ciertamente comprometidos por actores corruptos, como Irán y China”.

La demanda de Powell, presentada el 25 de noviembre contra la gobernadora de Michigan Gretchen Whitmer, la secretaria de Estado de Michigan Jocelyn Benson, y la Junta de Escrutadores del Estado de Michigan, cita la declaración jurada (pdf) elaborada por un exanalista de inteligencia electrónica del 305º Batallón de Inteligencia Militar y que pretende demostrar que “el software de Dominion fue accedido por agentes que actuaban en nombre de China e Irán con el fin de vigilar y manipular las elecciones, incluidas las últimas elecciones generales de Estados Unidos en 2020”.

Una denuncia separada (pdf) en Georgia, amplía la afirmación, diciendo que, “al utilizar servidores y empleados conectados con agentes corruptos e influencias extranjeras hostiles, combinados con numerosas credenciales filtradas fáciles de descubrir, Dominion permitió negligentemente a los adversarios extranjeros acceder a los datos y proporcionó intencionadamente acceso a su infraestructura con el fin de vigilar y manipular las elecciones, incluidas las más recientes de 2020”.

El analista, que afirmó tener “una amplia experiencia como hacker de sombrero blanco utilizada por algunos de los principales especialistas en elecciones del mundo”, dijo que examinaron los nodos de la red de Dominion y encontraron una serie de interrelaciones con entidades extranjeras, incluido el acceso al servidor de Dominion por una red de Hunan, China. Otra revisión forense confirmó los vínculos con una dirección IP iraní, escribió el analista, y concluyó que la totalidad de “estos comportamientos examinados mostraron que los agentes extranjeros de las naciones agresoras tenían acceso a las listas de votantes de EE. UU., y lo habían hecho recientemente”.

El analista dijo que los hallazgos representan un “completo fracaso” por parte de Dominion para proporcionar “seguridad cibernética básica”.

“No se trata de una cuestión tecnológica, sino de una cuestión del gobierno y de seguridad básica: si no se corrige, las futuras elecciones en Estados Unidos y fuera de él no serán seguras y los ciudadanos no tendrán confianza en los resultados”, concluyó el analista.

Dominion no ha respondido a una pregunta de The Epoch Times sobre las acusaciones, aunque la compañía emitió un comunicado el miércoles, el mismo día en que Powell presentó la demanda de Michigan, con Dominion diciendo que había “acusaciones infundadas contra la compañía y sus sistemas de votación” en los últimos días.

La empresa añadió: “Los sistemas de votación de Dominion están diseñados y certificados por el gobierno de EE. UU. para ser cerrados y no depender de la conectividad en red. Los tabuladores de Dominion tampoco tienen expuestos puertos de memoria USB u otros”.

Esto ocurrió después de que Powell alegara en su demanda que “cientos de miles de votos ilegales, inelegibles, duplicados o puramente ficticios” fueron habilitados por “un fraude electoral masivo”.

En la demanda se afirmaba que el software y el hardware electoral de Dominion Voting Systems utilizado por la Junta de Escrutadores del Estado de Michigan ayudaba a facilitar el fraude.

“Los sistemas Dominion derivan del software diseñado por Smartmatic Corporation, que se convirtió en Sequoia en Estados Unidos”, dice la demanda (pdf).

Dominion dijo que no tiene ningún vínculo financiero ni organizativo con Smartmatic, aunque dijo que compró activos de una empresa que antes era propiedad de Smartmatic. Tanto Dominion como Smartmatic, que fue creada por ingenieros en Venezuela, han negado tener vínculos con gobiernos extranjeros.

Tom Ozimek – La Gran Época.

Con información de Jack Phillips.