Una nueva guerra fría entre Estados Unidos y China está sucediendo ahora

Una foto del folleto facilitada por la Agencia de Noticias Militares de Taiwán, el 22 de octubre de 2020, muestra a los mecánicos del Ejército de Taiwán manteniendo un avión militar en una base militar no revelada, en Taiwán el 8 de octubre de 2020. Publicado el 22 de octubre de 2020. (AGENCIA DE NOTICIAS MILITARES EFE/EPA/TAIWÁN)

Opinión

Estados Unidos y China han entrado prácticamente en una nueva Guerra Fría, provocada por el Partido Comunista Chino (PCCh). Este año, el PCCh ha llevado a cabo tres operaciones para demostrar que es una amenaza nuclear.

La primera fue cuando el PCCh envió submarinos nucleares a las aguas de la isla Midway, a fines de enero, para realizar ejercicios militares que simulaban ataques a Pearl Harbor y probaban la integridad de la Tercera Cadena de Islas. La cadena se considera el límite estratégico final entre Estados Unidos y China, y se extiende desde la costa de Alaska hasta Hawái y luego a Nueva Zelanda.

La segunda fue cuando un portavoz de propaganda del PCCh anunció en marzo que un submarino nuclear, con capacidad para lanzar un ataque estratégico contra Estados Unidos, identificó una posición de lanzamiento segura en el Mar de China Meridional, colocando a Estados Unidos en el trayecto de las amenazas nucleares chinas.

La tercera operación ocurrió a fines de junio, cuando el PCCh afirmó que su sistema de navegación por satélite BeiDou, un rival del GPS, estaba completo. El sistema proporcionaría ojos para los misiles nucleares del PCCh y les permitiría realizar ataques de precisión en todo Estados Unidos.

La combinación de estas tres amenazas es equivalente a la Crisis de los Misiles en Cuba durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Hoy, 29 años después del fin de la guerra fría, Estados Unidos ahora enfrenta la amenaza de otra potencia nuclear roja.

Estados Unidos, obligado a defenderse, ha entrado en una confrontación general con el PCCh al estilo de la Guerra Fría.

EE.UU. comenzó su respuesta pública en julio y pronunció cuatro importantes discursos consecutivos, exponiendo en detalle su nueva política exterior hacia el PCCh.

Ahora ha quedado atrás la página de las últimas cuatro décadas de relaciones entre Estados Unidos y China. De ahora en adelante, Estados Unidos percibirá al PCCh como un adversario y tomará contramedidas integrales para mantener la seguridad nacional, mientras debilita a Beijing.

Este enfrentamiento se ha manifestado en cuatro áreas, en orden de importancia: militar, inteligencia, económica y política. La Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética fue solo una confrontación en el frente militar, y no hubo globalización económica en ese momento.

La actual Guerra Fría entre Estados Unidos y China está teniendo lugar durante un período de globalización, y Estados Unidos ha experimentado una infiltración total del PCCh, lo que le representa un desafío extremadamente difícil de confrontar.

A fines de septiembre, hubo un breve enfrentamiento con los submarinos nucleares chinos cuando Estados Unidos estaba realizando ejercicios militares en el Canal Bashi, al sur de Taiwán.

El 2 de octubre, antes de que el presidente Donald Trump fuera admitido en el hospital con COVID-19, se vio a dos aviones Boeing E-6B Mercury de Estados Unidos (aviones del día del juicio final) con capacidad nuclear sobrevolando el espacio aéreo de EE.UU., enviando una clara advertencia a los adversarios para que no actuaran precipitadamente.

La estrategia global del PCCh ha penetrado profundamente en las naciones democráticas.

Con respecto al comportamiento del PCCh, advertí al gobierno australiano ya en 2003, pero no recibí respuesta.

Habiendo bajado la guardia contra el PCCh, la política predominante de neo-apaciguamiento, que ha durado más de tres décadas, ha ayudado a impulsar la amenaza del PCCh a alturas globales.

Si la política continúa ofreciendo mano libre al PCCh para que se desarrolle y prospere, entonces no es difícil imaginar cuán patético y peligroso será el futuro.

La globalización económica ha provocado graves reveses a la economía de Estados Unidos y también le ha dado al PCCh una fuerte capacidad de penetración contra Estados Unidos.

Hoy en día, el funcionamiento de la “quinta columna” del PCCh dentro de Estados Unidos y en otras democracias occidentales es fuerte y desenfrenada, con la asistencia pública o privada de personajes famosos como Henry Kissinger y magnates de Wall Street que han estado muy interesados en ponerse del lado del PCCh.

Definitivamente es el mismo tipo de gente en Australia que ha hecho el mismo trabajo que Kissinger. Pero no es el momento de “nombrarlos y avergonzarlos” aquí.

En la actualidad, el tema más destacable es cuándo podrá Estados Unidos establecer relaciones diplomáticas con Taiwán. Esperamos que esto suceda.

Tengo la ferviente esperanza de que Australia ayude a Estados Unidos en este aspecto en particular y busque activamente mejorar las relaciones con Taiwán para ayudar a salir a la isla del aislamiento diplomático.

Mientras Estados Unidos y Taiwán puedan establecer relaciones diplomáticas, esto hundirá al PCCh en una crisis de debilitamiento combinado de apoyo popular diplomático y político. Si el líder chino Xi Jinping lanza descaradamente una guerra a través del Estrecho de Taiwán para lograr un avance político, Estados Unidos, Taiwán, Japón, Australia e India pueden luchar juntos contra el PCCh, y el PCCh colapsará y será inmediatamente derrotado.

El resultado obligaría a China a experimentar un cambio político drástico y se reactivará la democratización.

La neo-Guerra fría entre Estados Unidos y el PCCh está ocurriendo en el presente, no en algún lugar del futuro.

Estados Unidos se ve obligado a luchar contra el PCCh, pero debe encontrar las oportunidades correctas y las buenas razones. Parece que Estados Unidos ahora está ansioso por restablecer sus antiguas relaciones diplomáticas con Taiwán (República de China), pero Taiwán también está aparentemente nervioso.

Estados Unidos no quiere disparar primero; quiere que el PCCh dispare el primer tiro. Entonces, EE.UU. tiene la legitimidad para ir a la guerra como defensor. Por tanto, el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Taiwán y Estados Unidos es la mejor forma de obligar a China a disparar el primer tiro.

Pero Taiwán es tímida. Aunque ahora es el mejor momento para que Taiwán restablezca las relaciones con Estados Unidos y posiblemente regrese a las Naciones Unidas, el gobierno de Tsai Ing-wen es muy cauteloso en cuanto a si puede soportar un ataque inicial de un régimen continental cada vez más desesperado, que puede costar, según las estimaciones, cientos de miles de bajas.

El equipo asesor de expertos sobre China, del gobierno de Estados Unidos, siempre ha abogado por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Taiwán y Estados Unidos para obligar a Beijing a disparar el primer tiro. Esto entonces necesitará la intervención militar de Estados Unidos, Japón y Australia para resolver la ambiciosa agresión del régimen del PCCh, de una vez por todas.

Si el Partido Comunista de Xi comete un error de juicio y se niega a ceder, la posibilidad de establecer relaciones diplomáticas entre Taiwán y Estados Unidos aumentará enormemente.

Se me informó que el profesor Miles Yu, Asesor en Jefe de Planificación de Políticas de China del Secretario de Estado de Estados Unidos, realizó una visita discreta a Taiwán con respecto a este asunto.

Por lo tanto, las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 están relacionadas, no solo con Estados Unidos sino más con el destino del mundo.

Si Trump gana, la desaparición de la Unión Soviética de ayer será la del PCCh mañana. Si Biden gana, creo que es muy probable que la guerra neo-fría entre China y Estados Unidos pierda impulso, y el PCCh se sentirá aliviado y continuará avanzando para eventualmente derrotar a Estados Unidos y gobernar el mundo.

Espero que Australia continúe manteniéndose firme con Estados Unidos para unirse a la coalición de justicia de las democracias en este momento crítico de la política internacional, hasta que el régimen del PCCh sea derrotado por completo y prevalezcan los sistemas de democracia más avanzados (aunque defectuosos).

Chin Jin – La Gran Época.

El Dr. Chin Jin, quien está establecido en Australia, es el presidente global de la Federación para una China Democrática. El grupo aboga por la democratización de China a través de la oposición al Partido Comunista y el apoyo a los derechos humanos. Fue fundada después de las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989.