Trump cumple con su promesa electoral y lleva al sector manufacturero al mayor auge desde 1970

Discurso del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump en la Asamblea General de la ONU, 22 de septiembre de 2020 (Youtube/FRANCIA 24 English)

Redacción BLes- Durante su campaña para convertirse en presidente en 2016, el actual presidente Donald Trump se comprometió reiteradamente a reconstruir la industria estadounidense y recuperar los empleos perdidos en el rubro. A pesar que los sectores hegemónicos se mostraron incrédulos a las promesas del entonces candidato, durante sus cuatro años de gobierno llevó a la industria manufacturera a un crecimiento histórico.

Ante las promesas de crecimiento de la industria por parte de Donald Trump durante su campaña, el primero en mostrar su incredulidad fue el entonces presidente demócrata Barack Obama, quien según BreitBart sostuvo que la tendencia en baja de la industria de Estados Unidos era causa de una tendencia global más amplia y no debido a políticas económicas.

“Bueno, ¿exactamente cómo vas a hacer eso?” Obama preguntó retóricamente en 2016 respecto a la promesa de Trump sobre desarrollar la industria.“¿Qué vas a hacer exactamente? No hay respuesta para eso. Simplemente dice: ‘Bueno, voy a negociar un mejor trato’. Bien que, ¿Cómo exactamente vas a negociar eso? ¿Qué varita mágica tienes?”.

A los comentarios del ex vicepresidente Obama, le siguieron todos los medios de comunicación hegemónicos quienes replicaron sin tregua el pensamiento de incredulidad sobre la posibilidad de recuperar la industria manufacturera y sus puestos de trabajo en Estados Unidos.

Sin embargo, la realidad mostró que pocos meses después que el presidente Trump asumiera su cargo en enero de 2017, los empleos en el sector manufacturero comenzaron a dispararse exponencialmente.

A finales de ese año, la administración Trump implementó un paquete de medidas estratégicas con las que logró reducir los trámites burocráticos que ponían trabas en el comercio, tal como lo reconoció la revista Forbes. Además, y no menos importante, mediante la posterior reforma fiscal y laboral logró una importante reducción en gastos impositivos tanto para empresarios como para individuos particulares.

Este conjunto de medidas, entre otras, lograron que desde 2017 el sector manufacturero agregara 467.000 nuevos empleos, más de seis veces los 73.000 empleos de manufactura agregados en los últimos dos años de Obama. Reportó el editor de Breit Bart en su nuevo libro “50 cosas que no quieren que sepas sobre Trump”.

Otro dato interesante al comparar las políticas de Obama con las del presidente Trump, es que se agregaron más de dos trabajos industriales por cada trabajo agregado en el gobierno a nivel federal, estatal y local. En contraste, bajo la administración Obama, se agregaron casi cinco empleos gubernamentales por cada puesto de trabajo en la industria.

Justin Haskins, director del Heartland Institute, señaló en un artículo de opinión en The Hill en enero de 2020 respecto a la economía de los Estados Unidos y criticando a Obama por sus dichos y a las políticas demócratas en general: “Resulta que no necesita encantamientos o incluso una “varita mágica” para mejorar el crecimiento del empleo de fabricación. Sin embargo, sí necesita políticas públicas que promuevan las empresas estadounidenses, en lugar de castigarlas con impuestos, regulaciones y mandatos cada vez más altos.”

El crecimiento exponencial del sector manufacturero durante la administración Trump, no implicó simplemente un aumento de la producción, sino que trajo consigo un aumento considerable del empleo, en consecuencia un crecimiento en los índices de consumo y la consecuente reactivación de otros sectores que estaban estancados.

En consecuencia, el informe de “ingresos y pobreza de Estados Unidos” desarrollado por la Oficina de Censo para el período 2019, se presentó el 15 de septiembre y mostró el éxito abrumador e indiscutible de la recuperación económica producida bajo la era Trump durante el año 2019 y principios del 2020 hasta la llegada del virus del PCCh.

El ingreso medio real de 2019 en los hogares familiares y no familiares aumentó un 7,3% y un 6,2%, respectivamente, en comparación con el período 2018. Este es el quinto aumento anual consecutivo en el ingreso medio del hogar para los hogares familiares y el segundo aumento consecutivo para los hogares no familiares.

Respecto a la salud, según indica el informe de Cobertura de Seguro Médico en los Estados Unidos: 2019, el porcentaje de personas con cobertura de seguro médico para todo, o parte, de 2019 llegó al récord del 92,0% de la población.

A medida que aumentaron los ingresos en 2019, la tasa de pobreza se desplomó 1,3 puntos porcentuales a un mínimo de 10,5% en los últimos 60 años. Estos números se vieron afectados durante el 2020 debido a los efectos del virus del PCCh que obligaron al país a detener su economía durante varios meses. En los últimos meses nuevamente se puede observar que la economía está regresando paulatinamente a los ritmos previos de la pandemia provocada por el virus del PCCh.

Andrés Vacca – BLes