Suecia aún rechaza los cierres como medida para enfrentar el COVID-19

Anders Tegnell, epidemiólogo reconocido en Suecia.

Los funcionarios suecos anunciaron que ofrecerán a las autoridades nuevas recomendaciones sobre COVID-19 esta semana.

Anders Tegnell, el epidemiólogo más importante de la nación, se reunirá con las autoridades sanitarias regionales para discutir medidas en respuesta al aumento de casos en Estocolmo y Uppsala, una ciudad a unos 70 kilómetros al norte de la capital sueca, informó The Telegraph el sábado.

Los medios de comunicación estadounidenses, que han sido críticos con el “enfoque ligero” de Suecia con respecto al coronavirus, se apresuraron a dar la noticia, afirmando que Suecia había abandonado su estrategia de no bloqueos.

“Suecia se está alejando de su estrategia de no-cierre y está preparando nuevas reglas estrictas en medio de los crecientes casos de coronavirus”, escribió Catherine Rampell, una columnista de opinión del Washington Post que escribe sobre economía.

Como alguien que ha cubierto el enfoque de Suecia con el COVID-19 desde hace meses, la noticia fue un poco sorprendente para mí, considerando especialmente el consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reciente, en contra del uso de los cierres como principal método para contener el virus. Pero luego leí los artículos en cuestión y dos hechos quedaron claros.

Primero, los titulares están equivocados. Tegnell afirma explícitamente que Suecia no está implementando un bloqueo.

“No se trata de un bloqueo, pero algunas recomendaciones adicionales podrían ser comunicadas localmente cuando se comunique una necesidad de las autoridades regionales”, dijo Tegnell a Newsweek (quien sin embargo publicó el titular alarmista “Suecia, que rechazó el bloqueo durante la primera ola de COVID-19, impone restricciones a medida que los casos se elevan”).

Recomendaciones es la palabra clave aquí. Una lectura cuidadosa de los comentarios de Tegnell y el informe real deja claro que Suecia no ha impuesto aún ninguna nueva restricción, y mucho menos un cierre, y que simplemente asesorará a los funcionarios regionales de salud sobre las recomendaciones de salud pública para frenar la propagación del virus tras el resurgimiento de casos en octubre.

Como informa Business Insider, la nueva estrategia “dará a las autoridades locales el poder de recomendar encarecidamente a la gente que evite los lugares públicos concurridos como centros comerciales, museos, gimnasios, conciertos y partidos deportivos”. A los suecos también se les puede pedir que eviten el transporte público y el contacto con los considerados más vulnerables a la infección grave”.

Esto podría parecerse más a la política de los EE.UU., donde el federalismo ha permitido a los estados latitud para implementar políticas basadas en las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y otras agencias federales.

La gran diferencia, por supuesto, es que a pesar del cambio, los funcionarios suecos siguen “pidiendo” y “recomendando”. Esto es un marcado contraste con el enfoque de otros países, así como de muchos estados de EE.UU. Estos gobiernos no están pidiendo ni recomendando. Están ordenando el distanciamiento social y los cierres, y los ciudadanos que no cumplen son encerrados, multados, encarcelados e incluso golpeados.

No hay que leer la letra pequeña de los artículos para ver que Suecia no está tomando este enfoque.

“A diferencia de otros países, informa Business Insider, “no se espera que haya multas o consecuencias legales para las personas que decidan no seguir ningún nuevo consejo. Bitte Brastad, la directora legal de la agencia de salud pública de Suecia, dijo que las reglas eran ‘algo entre las regulaciones y las recomendaciones”.

A pesar de las claras declaraciones de Tegnell diciendo que la estrategia “no es un encierro” y la clara ausencia de multas o consecuencias legales, muchos parecen decididos a enmarcar el anuncio de Suecia como un confinamiento. De hecho, a pesar de sus propios informes, el titular de Business Insider decía “Suecia se aleja de su estrategia de no encierro”.

La pregunta es por qué. Hay dos explicaciones que me vienen a la mente. Primero, no es raro que la gente tuitee o comparta artículos que no se molestaron en leer. Un análisis, el Washington Post informó, encontró que hasta el 60% de los enlaces compartidos en los medios sociales no han sido leídos.

“La gente está más dispuesta a compartir un artículo que a leerlo”, dijo el coautor del estudio Arnaud Legout.

Aparentemente, esto puede incluso incluir a ciertos distinguidos periodistas en Twitter que comparten artículos con titulares descuidados porque el artículo apoya algo que quieren que sea verdad pero que en realidad no lo es.

La segunda posibilidad es que la gente esté tratando de distorsionar la verdad sobre lo que realmente está pasando en Suecia, consciente o inconscientemente.

Como señalé hace meses, Suecia se ha convertido en un saco de boxeo para muchos intelectuales y defensores del encierro porque ha rechazado el enfoque convencional de los encierros. Al adoptar un enfoque más liberal de la pandemia en lugar de uno planificado centralmente, Suecia socava el argumento de que los cierres fueron necesarios y salvaron millones de vidas.

Al hacerlo, Suecia también se ha visto empujada a una batalla más grande sobre quién está más equipado para planificar la sociedad, los individuos o los planificadores centrales.

Como el economista Ludwig von Mises observó famosamente, una gran parte de la lucha moderna es la lucha sobre quién diseña el mundo, los individuos o las autoridades. Las autoridades, vio Mises, buscan “la sustitución del plan del propio planificador por los planes de sus semejantes”.

En cierto sentido, la pandemia se convirtió en el experimento más expansivo de planificación central desde el colapso de la Unión Soviética. Hoy vemos sus frutos.

Los cierres han provocado pérdidas económicas con un valor de billones de dólares y han llevado a 8 millones de estadounidenses a la pobreza; 100 millones se han visto abocados a la pobreza extrema en todo el mundo. El aislamiento social ha llevado a un número incalculable de personas al suicidio, a la sobredosis de drogas y a la depresión.

Para las personas que diseñaron estas políticas, las apoyaron y creen en ellas hoy en día, es importante que sean vistas como un éxito.

Después de todo, estamos siendo testigos de la más arrolladora violación de la libertad económica en la historia norteamericana. Si se descubre que esta devastación fue en vano, que las naciones sin encierro experimentaron el virus de la misma manera que las naciones con encierro, habrá un ajuste de cuentas.

Los expertos saben esto. Y es por eso que Suecia debe fallar, independientemente de los resultados reales de sus políticas.

Jon Miltimore – Fundación para la Educación Económica