Senadores republicanos proponen una enmienda constitucional para evitar ampliar la Corte Suprema

La bandera de EE.UU. ondea a media asta en las afueras de la Corte Suprema de EE.UU. en memoria de la jueza Ruth Bader Ginsburg, en Washington el 19 de septiembre de 2020. (Jose Luis Magana/AFP a través de Getty Images)

Un grupo de senadores republicanos presentó el lunes una enmienda constitucional para evitar que los legisladores demócratas amplíen la Corte Suprema si el candidato presidencial demócrata Joe Biden gana la Casa Blanca y el Senado.

La disposición, denominada la enmienda “Keep Nine”, evitaría que el Congreso amplíe o sustraiga jueces de la Corte Suprema.

“No se equivoquen, si los demócratas ganan las elecciones, terminarán con el obstruccionismo y ampliarán la Corte Suprema, expandiendo el número de jueces para avanzar en su agenda política radical, afianzando su poder por generaciones y destruyendo los cimientos de nuestro sistema democrático”, dijo el senador Ted Cruz (R-Texas) en un comunicado.

A Cruz se le unen los senadores Thom Tillis (R-N.C.), Martha McSally (R-Ariz.), Roger Wicker (R-Miss.), Kelly Loeffler (R-Ga.) y Cindy Hyde-Smith (R- Miss.), quienes copatrocinan el plan para evitar que se tomen medidas para llenar la corte.

Esta acción se produce luego de que los demócratas de ambas cámaras amenazaran con ampliar la Corte Suprema si los republicanos del Senado proceden a llenar la vacante dejada por la juez asociada liberal Ruth Bader Ginsburg.

La medida para ampliar el tamaño de la corte, en un esfuerzo llamado “ampliar la corte”, tendría como objetivo remodelar la corte a favor de los liberales o al menos equilibrar la composición ideológica de la banca si los demócratas recuperaran el control del Senado y de la Casa Blanca en las próximas elecciones. Luego de que los jueces Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh fueran confirmados en el tribunal, se ha considerado que la corte tiene una inclinación conservadora, aunque el presidente del Tribunal Supremo John Roberts ha votado en términos recientes con sus colegas liberales sobre una serie de temas controvertidos.

Los demócratas y los progresistas temen que si el presidente Donald Trump logra confirmar a su tercer nominado, la jueza Amy Coney Barrett, en el estrado del tribunal superior, la corte tendrá una inclinación conservadora en los próximos años.

La audiencia de confirmación de Barrett terminó el 15 de octubre y se ha programado una votación sobre su nominación para el jueves de esta semana, y el Senado en pleno votará por la nominación el viernes.

La jueza nominada a la Corte Suprema Amy Coney Barrett testifica ante el Comité Judicial del Senado en el tercer día de su audiencia de confirmación de la Corte Suprema en Capitol Hill en Washington el 14 de octubre de 2020. (Anna Moneymaker-Pool/Getty Images)

La propuesta de Cruz y los otros cinco senadores también incluye un proyecto de ley (pdf) que crearía una “cuestión de orden contra la legislación que modifica el número de jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos”. Una cuestión de orden es una afirmación de un senador de que se está violando una regla del Senado. El proyecto de ley tiene como objetivo evitar que “los demócratas aprueben unilateralmente cualquier legislación para ampliar la corte en el Senado de los Estados Unidos”, dijeron los senadores.

Previamente se había intentado ampliar la corte y se demostró que fue impopular. En 1937, el presidente Franklin D. Roosevelt propuso un proyecto de ley para ampliar el tamaño de la Corte Suprema a un máximo de 15 jueces. El motivo de Roosevelt era cambiar el equilibrio ideológico de la corte para que dejara de bloquear uno de sus programas del New Deal.

Aunque la Corte Suprema y el poder judicial federal están establecidos por la Constitución, también le da al Congreso la autoridad para aprobar leyes para establecer el poder judicial, incluyendo cuántos jueces hay en el tribunal superior.

La Constitución establece: “El poder judicial de los Estados Unidos se depositará en una Corte Suprema y en las cortes inferiores que el Congreso pueda ordenar y establecer de vez en cuando”.

La barra para enmendar la Constitución es muy alta ya que requiere que dos tercios de la Cámara y el Senado aprueben el texto de la enmienda y luego requiere que tres cuartas partes de los estados ratifiquen la enmienda. Dada la división actual en el país, es poco probable que este esfuerzo tenga éxito.

El mes pasado, los representantes Denver Riggleman (R-Va.) y Collin C. Peterson (D-Minn.) propusieron una enmienda similar para establecer permanentemente el número de jueces de la Corte Suprema en nueve.

El congresista dijo que les preocupaba que los esfuerzos partidistas para ampliar el tamaño de la corte pudieran desencadenar una batalla que podría polarizar aún más al país.

Biden y la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris se han negado repetidamente a dar su posición sobre si apoyan o se oponen a las propuestas para ampliar la Corte Suprema.

Janita Kan – La Gran Época