Que despidan a Chris Wray si no entrega de inmediato la información de la laptop de Biden

Christopher Wray, actual director del FBI.

Opinión

Si Christopher Wray no entrega toda la información sobre la laptop que supuestamente pertenece a Hunter Biden solicitada por el presidente del Senado de Seguridad Nacional, Ron Johnson, en veinticuatro horas, Wray debería ser despedido sumariamente por el presidente y sustituido por un director en funciones del FBI que haga el trabajo como Richard Grenell.

Que Wray y compañía hayan estado sentados sobre esta evidencia desde 2019 es más que desmesurado.

Que lo hicieran durante un juicio de destitución pertinente a los detalles que están en el disco duro de esa laptop bordea al criminal, de hecho cruza esa frontera moralmente, si no legalmente.

El FBI ha estado viviendo bajo una nube durante años debido a la investigación demostrablemente contaminada políticamente de Mueller sobre la colusión Trump-Rusia que nunca existió, así como el intento relacionado de incriminar al general Michael Flynn. (Los 302 que lo dejaron claro tuvieron que ser forzados a salir del FBI con un metafórico rompebúnkeres).

Literalmente millones de estadounidenses consideran ahora, con justificación, a nuestra principal agencia de policía como corrupta y políticamente parcial, posiblemente peligrosa para ellos.

Esta es una situación insostenible para una república democrática en el futuro, si desea seguir siendo democrática o republicana.

Wray no ha hecho nada para aliviar esto. Al contrario, ha bloqueado continuamente las peticiones del Congreso como si fuera un burócrata soviético, no el sirviente del pueblo estadounidense que supuestamente es.

Parece querer hacernos creer que trabaja para preservar su institución, pero en realidad está haciendo lo contrario, haciéndonos más sospechosos.

Acurrucado e indudablemente rezando por la elección de Joe Biden para salvar su propia carrera, Wray ha actuado por egoísmo extremo o sesgo ideológico o ambos.

El asunto del laptop de Biden debería ser la proverbial gota que colma el vaso.

Solo que no es una paja, ni mucho menos. En este intercambio de correos electrónicos y en el disco duro del que proviene hay vínculos potenciales con la corrupción, como no hemos visto en nuestro país, un grado de cooperación con la China comunista que podría conducir, si no se controla, a cambios masivos en nuestras vidas.

También podemos aprender si la familia Biden es realmente una familia del crimen similar a los Corleone o solo los estafadores políticos normales que se han estado beneficiando de los cargos públicos más que cualquiera de nosotros en toda la vida -el tipo que hace 8 millones de dólares en ventas de libros y pretende ser “solo gente común”.

Incluso si los Biden solo están consumiendo narcóticos, no vendiéndolos, debido a las conexiones entre China y Rusia -evidentemente más reales que cualquiera de los repetidamente atribuidos a Trump- La Famiglia Biden puede ser en última instancia más peligroso que los Corleone que, aunque ficticios, tenían sus equivalentes en la vida real.

Es imperativo que sepamos más sobre esto antes de elegir a Joe Biden. ¿Es la usual corrupción cursi o es algo más? Los chinos sin duda saben mucho sobre las actividades del exvicepresidente que nosotros no sabemos, pero ¿qué?

Si el “gran tipo” de los correos electrónicos es Joe -y por el momento eso parece más que probable-¿hasta dónde llegaría este “gran tipo” para sus propios fines? ¿Y tiene la capacidad mental en este momento incluso para entender las implicaciones de sus acciones?

El disco duro puede tener algunas, aunque desafortunadamente no todas, las respuestas. Incluso si Wray escupe alguna o toda la información, hay poco tiempo antes de la elección para seguirla.

Pero eso no significa que no debamos hacerlo. Si Biden gana en noviembre, esto debería ser investigado hasta que tome el cargo.

Puedes apostar que Christopher Wray, el obstruccionista, no haría eso. Es por eso que, sobre todo, él se debe ir.

Roger L. Simon – La Gran Época

Roger L. Simon es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora columnista de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (La Cabra) (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (Yo sé mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si es que no lo ha hecho ya). Encuéntrenlo en Parler y Twitter @rogerlsimon.