Por qué Hunter Biden realmente importa… mucho

Captura de pantalla de Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, mientras se dirige en modo virtual a la convención demócrata de EE.UU. el 20 de agosto de 2020. (Handout/DNCC vía Getty Images)

Comentario

La semana pasada, el senador Ted Cruz aseveró en “Axios de HBO” al respecto de los escándalos que giran en torno a Hunter Biden: “No creo que mueva a un solo votante”.

Sospecho que no es así. Pero si es cierto, es porque Axios y el resto de los principales medios de comunicación, practicando su ahora casi reflexiva omertà (ley del silencio), no dicen casi nada al respecto (excepto, por supuesto, cuando los Cruz del mundo están dispuestos a seguirles la corriente).

“Uno de los mejores puntos de Biden fue cuando dijo, ‘Todos estos ataques de un lado para el otro, de mi familia y su familia, no importan. Lo que importa es tu familia’”, Cruz continuó diciendo sobre un comentario de debate obviamente ensayado. “Ese puede haber sido el mejor momento de Biden en realidad”.

“De gustibus non est dispuntandum”, supongo. (Eso es en latín para “Si eres increíblemente cínico”.)

Para ser justos con el senador, dio esta entrevista antes de que salieran más pruebas sobre Hunter et. al.

En realidad, lo contrario de lo que dijo Cruz debería ser verdad. El escándalo de la metástasis de Hunter es tan importante que descalifica automáticamente a cualquiera de su familia inmediata, cualquiera que tuviera tratos comerciales con él también, para servir en los gobiernos estatales o federales de este país.

Y eso incluiría, por supuesto, a su padre, el exvicepresidente Joe Biden.

La red de conexiones económicas revelada hasta ahora con China, Rusia y otros países que son quizás menos directamente adversarios (¿Rumanía? ¿Kazajstán?) pero aún cuestionables, es tan extensa y el nivel de excesos sexuales y de drogas potencialmente listos para el chantaje es tan ridículo que ni siquiera Graham Greene, John LeCarré e Ian Fleming, trabajando juntos, podrían compensarlo todo.

Que Joe, a menos que se le haya hecho una lobotomía completa, no tuviera una buena idea de lo que estaba pasando en todos los departamentos —en los que podría haber participado y en los que no— es casi imposible de creer.

Después de todo, el Daily Mail sí lo cree. Dado todo lo que se ha reportado en los últimos dos años, uno pensaría que Hunter se calmaría por un momento, se desaparecería, pero no:

“Hunter Biden alquiló una lujosa mansión de Los Ángeles de 2300 dólares por noche para una fiesta de reventón después de haber salido furioso con su nueva esposa y su bebé luego de una ‘acalorada pelea’, según fuentes de DailyMail.com.

“El mes pasado, el drogadicto en recuperación desapareció durante días de su casa en Hollywood Hills y supuestamente rompió su racha de sobriedad—regresando solo después de días de fiesta, afirma una fuente cercana a la pareja”.

“Otra fuente afirma que Hunter, de 50 años, alquiló una mansión en el lujoso Pacific Palisades para una estridente fiesta con amigos, a solo 20 millas de su esposa Melissa, de 34 años, y su hijo de siete meses”.

Posiciones comprometedoras

Bien, solo más chismes sobre un, digamos, “hijo pródigo”, tal vez uno que tiene sentimientos ambivalentes sobre su padre y está “actuando”. ¿Qué tiene que ver eso con el padre?

Mucho.

Además de decirnos que el hombre que sería presidente es/era un padre atroz, si el producto de su crianza es incluso un diez por ciento de crianza en la escala naturaleza versus crianza, el padre está fuertemente enredado con el hijo en países que desean dañarnos.

Esto no solo explica aparentemente el comentario descerebrado de Joe Biden sobre la China comunista —”China se va a comer nuestro almuerzo. Vamos, hombre. No son malas personas, amigos”— esto habla de un tipo de codicia despistada y un primitivo deseo de poder en su personalidad tan fuerte que abruma la capacidad de ver los comportamientos más odiosos imaginables.

No es sorprendente que Joe Biden haya tenido poco o nada que decir sobre las extraordinarias depredaciones (campos de concentración, torturas, trasplantes de órganos y demás) del PCCh en relación con los uigures, Falun Gong, o prácticamente cualquiera que cuestione su régimen totalitario.

Tampoco ha ofrecido ninguna condena significativa, no que yo haya visto de todos modos, de la toma ilegal de Hong Kong por parte de la República Popular.

En contra de todo esto, su hijo, como muchos han visto en video, se permitió estar en las posiciones más comprometedoras de China. Lo interesante de uno de estos videos —no lo vincularé aquí, pero es fácil de encontrar— es que parece haber sido tomado por una cámara oculta, fija, de origen desconocido.

Esto lo deja claro el propio Hunter cuando, iluminado por lo que parece ser una pipa de crack, saca un móvil y empieza a hacer su propio video de sus actividades con la joven. ¿Por qué necesitaría dos de esos videos?

¿Cuántos otros videos de este tipo hay y qué muestran? Aproximadamente, un billón. Dejo la segunda parte a tu imaginación.

He estado en China, la Unión Soviética (dos veces), la República Rusa (dos veces) y Cuba. En cada una de esas ocasiones, excepto en mi más reciente y corta visita a San Petersburgo, e incluso entonces no estoy seguro, estuve constantemente en compañía de intérpretes o guías que obviamente eran agentes de inteligencia. O si no exactamente en su compañía, no lejos de ellos. Ellos sabían dónde estaba.

Esto es cierto para todos los que visitan esos países. Es su forma de ser. Seguramente Hunter Biden sabía esto, pero, por sus acciones, no le importaba mucho o pensaba que estaba bajo algún tipo de protección. Nadie podía tocarlo.

El misterio de la fuente de esa posible protección es lo que me fascinó al pensar en las revelaciones del Sr. Bobulinski, sobre la identidad del “Hombre Importante” en el correo electrónico que casi todos hemos visto ahora.

Así que Ted, no importa si esto mueve un voto o no, si te preocupas por EE. UU., Hunter realmente importa— para todos nuestros futuros.

Roger L. Simon – La Gran Época

Roger L. Simon es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora columnista de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “Yo sé mejor: Cómo el narcisismo moral está destruyendo nuestra República, si no es que ya lo ha hecho”.

Exclusiva: Mensajes de Biden revelan lazos estrechos con magnate chino

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época