Luego de huir del socialismo, algunos inmigrantes temen por el futuro de Estados Unidos

“Latinos por Trump”.

Miami —Un grupo diverso de simpatizantes se reunió a las afueras del hotel del presidente Donald Trump en Doral, Florida, con la esperanza de verlo durante una reciente mesa redonda para latinos. Muchos eran exiliados de regímenes socialistas o comunistas como Cuba y Venezuela.

Este contexto personal—muchos huyeron hacia Estados Unidos— y la idea de que el Partido Demócrata se ha ido desplazando hacia la izquierda, fueron factores clave para su apoyo. Las constantes sanciones de la administración Trump contra los regímenes de Venezuela y Cuba ayudaron a solidificar sus decisiones.

Jorde Lewis, un venezolano estadounidense, dijo que no podía entender por qué alguien de su país votaría por el Partido Demócrata, ya que él cree que están “ofreciendo socialismo”. La mayoría de los venezolanos viven en la pobreza y millones han huido del régimen.

“Nosotros escapamos del socialismo para llegar a un estado capitalista”, dijo Lewis a The Epoch Times el 25 de septiembre. “Yo sé exactamente lo que es vivir bajo el socialismo; no tener comida, no tener electricidad”.

Jorde Lewis en las afueras del Trump National Doral Miami en Miami, el 25 de septiembre. (Bowen Xiao/The Epoch Times)

“El salario mínimo en mi país es una broma”, añadió. “Son USD 5 dólares y una botella de ketchup cuesta USD 1”.

En julio, el candidato presidencial Joe Biden dijo que sería “el presidente más progresista en la historia de Estados Unidos”. Los medios de comunicación de izquierda también han descrito su agenda como progresista.

Lewis dijo que él huyó a Estados Unidos por las oportunidades que el país presentaba como sociedad capitalista. Él no quiere un gobierno grande, quiere uno pequeño “para que podamos tener la libertad de ser seres humanos”. Este año, Lewis no votará por correo: “Yo vengo de un país socialista y ellos siempre hacen trampas en las elecciones”.

“No queremos que este país se convierta en el país que dejamos atrás”, añadió. “Nosotros queremos instituciones, queremos libertad, libertad de religión, el derecho a portar armas”.

Docenas de personas entre la multitud que se reunieron afuera del hotel de Trump expresaron sentimientos similares. Florida, que cuenta con 29 votos electorales de los 270 que se necesita para que un presidente sea elegido, es un estado clave en el campo de batalla.

Virginia Mancur, una nicaragüense estadounidense, dijo que el apoyo de su comunidad hacia Trump es mayor que en 2016.

“¿Qué es lo que ellos quieren aquí, algo similar a Venezuela?”, dijo Mancur a The Epoch Times. “La mayoría de los nicaragüenses y ecuatorianos apoyan a Trump”.

Alex Gubanos a las afueras del Trump National Doral Miami en Miami, el 25 de septiembre. (Bowen Xiao/The Epoch Times)

Los registros de votación también pintan un panorama. De acuerdo con las estadísticas del registro de votos en Miami, 301,317 hispanos se registraron en el Partido Republicano de Florida, comparado con los 273,129 que se registraron en el Partido Demócrata de Florida.

La administración Trump ha estado cortejando a los latinos y cubanoestadounidenses en Florida a través de anuncios y otros medios. Los demócratas, mientras tanto, expresaron su preocupación de que Biden está perdiendo rápidamente terreno entre los cubanos.

Alex Gubanos, un cubano estadounidense, dijo a The Epoch Times que él votará por Trump porque el préstamo del Programa de Protección de Pago (PPP) benefició enormemente a su negocio que cuenta con unos 600 empleados. Gubanos dice que él apoya “100 por ciento” las sanciones contra Cuba por parte de la administración, y añadió que tiene familia viviendo en la isla.

Por lo que Gubanos ha visto, dice que la mayoría de los cubano estadounidenses de su entorno votará por Trump.

Los cuatro condados principales de Estados Unidos con la mayor concentración de cubanos se encuentran todos en el estado de Florida—Miami-Dade, Broward, Hillsborough y Palm Beach— según el Migration Policy Institute.

Renzo Lopez, quien nació en Perú y se mudó a Estados Unidos cuando tenía 8 años, dijo que él sabe lo que es vivir en un país del Tercer Mundo.

Renzo Lopez está a las afueras del Trump National Doral Miami en Miami, el 25 de septiembre. (Bowen Xiao/The Epoch Times.)

“Mis padres [trabajaron duro] para venir [a] este país y darnos una vida mejor”, dijo a The Epoch Times. “No quiero que este país resulte de la misma manera que mi país”.

Lopez también dijo que este año, ha visto a más personas de la comunidad latina cambiarse del partido Demócrata al de Trump.

“Muchos de los miembros de mi familia se cambiaron”, dijo. “Veo mucho más apoyo de la comunidad latina. Probablemente diría que más del 50 por ciento de la comunidad con la que estoy en contacto en mi Facebook, y en Miami”.

“Estamos cansados de los disturbios”, añadió López. “Nosotros defendemos los valores familiares. Estoy cansado de que la gente nos llame racistas o traidores”.

Leyla Celly dijo a The Epoch Times que prevé que el 90 por ciento de su comunidad estadounidense de origen libanés en Miami vote por Trump.

“Incluso los sirios estadounidenses van a votar por Trump”, dijo Celly. “Las minorías necesitan a alguien que sea sincero y que los apoye”.

Leyla Celly en las afueras del Trump National Doral Miami en Miami, el 25 de septiembre. (Bowen Xiao/The Epoch Times)

El 23 de septiembre, Trump añadió nuevas sanciones contra el régimen de La Habana, incluyendo nuevas restricciones a las exportaciones cubanas y la prohibición a los estadounidenses de permanecer en las propiedades del régimen. Trump dijo que las sanciones son parte de “nuestra continua lucha contra la opresión comunista”.

Trump dio que las nuevas sanciones “asegurarán que el dinero estadounidense no financie al régimen cubano”.

El presidente también ha sancionado repetidamente a Venezuela.

Mientras tanto, las encuestas indican que más latinos están votando por Trump. Una reciente encuesta de NBC News/Marist reveló que el 50 por ciento de los posibles votantes latinos de ascendencia cubana favorecen a Trump, comparado con el 46 por ciento de Biden.

Bowen Xiao – La Gran Época