Kamala Harris, un discurso evasivo, populista y pro aborto

Kamala Harris, candidata demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos (Efe)

La candidata demócrata a la Vicepresidencia de EE.UU., Kamala Harris, se enfrentó este miércoles a su rival republicano, Mike Pence, en este único debate vicepresidencial en Salt Lake City (Utah), moderado por la periodista Susan Page.

Al iniciar las intervenciones, Harris habló sobre las propuestas que tendría la administración de Joe Biden para combatir la pandemia del coronavirus en el país. Al respecto, la senadora por California indicó que el Gobierno de Donald Trump estaba consciente del daño que causaría el coronavirus, una situación que en su opinión continúa devastando al país.

Asimismo, Harris indicó que la administración de Biden generaría una estrategia que permita el control de la pandemia por el coronavirus y se aseguraría de que la vacuna sea suministrada de manera gratuita.

La legisladora no desaprovechó la oportunidad para criticar la administración Trump, así como el manejo que tuvo de la pandemia. Sobre ese hecho, increpó a Pence: «Tienes que tener coraje para decirle a la gente lo que ellos no quieran oír, pero para que se protejan a ellos mismos».

«Muchos tuvieron que sacrificar demasiado por la incompetencia de esta administración. No estaban equipados con la información que necesitaban para ayudarse ellos mismos, para proteger a los ciudadanos», aseguró Harris.

Lógicamente, la polémica de la vacuna, así como la rapidez con la que están dándose los ensayos para llevar las dosis al mercado también fueron objeto de críticas por parte Harris. Ella aseguró que «si profesionales de la salud pública, el doctor Fauci, los doctores en general nos dicen que deberíamos tomarla, yo sería la primera en ponerme la vacuna, pero si Donald Trump dice que me la ponga, no lo haré».

Las acusaciones sobre la guerra comercial con China

El tópico de China estuvo en el tapete mientras se avanzaban en los temas y propuestas de ambas facciones. Al respecto, la candidata demócrata a vicepresidente de EE.UU., Kamala Harris, aseveró que el Gobierno de Donald Trump «ha perdido» la guerra comercial que ha librado con China.

Harris le reclamó al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que el actual gobierno «ha perdido la guerra comercial con China». A su vez, aseguró que en Estados Unidos 300 000 puestos de trabajo de fabricación se fueron a pique por el proceder del presidente republicano.

La evasión sobre la edad de Biden

Tras haber sido cuestionada por uno de los temas incómodos de la noche, relacionados con la edad de Joe Biden y las presunciones de escenarios que le permitieran a Kamala Harris tomar el poder, la senadora se limitó a desviar el tema y apelar a la veta emocional.

La pregunta de Susan Page quedó en el aire cuando se trató de Harris, quien en lugar de hablar sobre los planes que habría detrás de algún escenario que plantee la separación del Joe Biden del poder, optó por rememorar las barreras que ha superado a lo largo de su carrera.

Detalló también su historia profesional. Subrayó haber sido la primera mujer negra en ser elegida fiscal general de California, la segunda electa para el Senado de los Estados Unidos; y ahora la primera mujer negra -y surasiática- en ser candidata a la Vicepresidencia por un partido importante.

Los daños colaterales de la pandemia

El tópico impositivo estuvo también a la orden entre los temas a abordar durante el debate debido a las millonarias pérdidas que ha dejado la pandemia por el coronavirus. Al tomar la palabra, Kamala Harris acusó a Trump de no fortalecer la economía del Estado sino con políticas «de la gente rica y aludió este argumento para hablar del recorte de impuestos para el 1 por ciento más rico».

«Biden se va a deshacer de esa ley en su primer día como presidente. Invertirá en el pueblo americano con ese dinero. En infraestructura y energía renovable. En investigación y desarrollo porque hubo un momento donde nuestro país creía en la ciencia”, agregó la senadora.

Harris también rechazó el planteamiento de que Biden hiciera un incremento de impuestos para aquellos que ganan menos de 400.000 dólares anuales. En su intervención espetó que el exvicepresidente «fue responsable de la recuperación que puso a los Estados Unidos de pie».

El aborto y la Corte Suprema

Al ser increpada sobre la nominación de la juez Amy Coney Barrett a la Corte Suprema y como los demócratas interpretan este movimiento del presidente Donald Trump colocando a alguien del ala conservadora, la senadora Harris centró su intervención en el tema del aborto para responder en la pregunta.

“Siempre voy a luchar por el derecho de una mujer a decidir, y que no sean Donald Trump y Mike Pence quiénes lo hagan”, dijo.

Para esta ocasión, Pence replicó de manera muy elocuente que “el presidente Trump y yo somos provida. Biden y Harris apoyan abortos pagados por sus impuestos durante todo el embarazo hasta el día del nacimiento”. También conminó a Harris a exteriorizar una eventual voluntad de ampliar la Corte Suprema en caso de que la administración de Trump imponga a Barrett y luego pierda las elecciones. “Lo van a hacer”.

Los flancos débiles que quieren fortalecer los demócratas 

Harris es la materialización de una estrategia en el Partido Demócrata que tiene como fin subsanar la creciente tensión racial que ha surgido en Estado Unidos. Es la primera mujer afroamericana, hija de migrantes en aspirar a un cargo de esta naturaleza.

Sin embargo, el pasado entre Biden y Harris dista mucho de las imágenes de complicidad que propagan por medio de sus campañas. Harris fue precandidata a la presidencia antes de ser el binomio de Biden. En varias oportunidades se enfrentaron, entre los impasses más memorables estuvo su acusación a Biden de racista.

Milagros Boyer – PanamPost