Grupos religiosos demandan al gobernador Cuomo por nueva orden de cierre en Nueva York

Grupos de manifestantes se reúnen en el barrio Borough Park de Brooklyn para denunciar los cierres de su barrio debido a un aumento de los casos de COVID-19, el 07 de octubre de 2020 en la ciudad de Nueva York. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, anunció planes para cerrar negocios y escuelas no esenciales en nueve zonas donde las tasas positivas de COVID-19 superan el 3 por ciento. (Spencer Platt/Getty Images)

Varios grupos religiosos presentaron dos demandas contra el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en respuesta a una nueva orden de cierre.

Las nuevas reglas de cierre conocidas como nueva iniciativa de acción para puntos calientes, están siendo promulgadas en puntos designados como críticos en COVID-19 en los condados de Brooklyn, Queens, Broome, Orange y Rockland, anunció la oficina de Cuomo el 6 de octubre. La medida entró en vigor el jueves por un mínimo de 14 días.

Agudath Israel of America, una organización de auspicio judía ortodoxa que representa a los rabinos, y la Diócesis Católica Romana de Brooklyn, presentaron sus demandas en la corte federal de Brooklyn. Ambas demandas buscan bloquear la aplicación de la nueva orden de Cuomo.

La Agudath Israel of America y sus aliados (pdf) están buscando un mandato judicial contra la última orden ejecutiva de Cuomo, que pide un límite de 10 personas para asistir a lugares de culto en áreas con una alta densidad de casos considerados como “brotes”. Muchas de las áreas referidas en la orden de Cuomo son el hogar de grandes poblaciones de judíos ortodoxos.

La demanda argumenta que las nuevas reglas de encierro han impuesto “restricciones selectivas y discriminatorias de reunión en los lugares de culto”, y violan la Cláusula de Libre Ejercicio de la Primera Enmienda, que prohíbe a los estados promulgar leyes que inhiban el libre ejercicio de la religión.

Las restricciones de la orden de Cuomo, según la demanda “singulariza y discrimina todas las casas de culto —y las sinagogas en particular— imponiendo restricciones de ocupación y reunión que hacen imposible que los judíos ortodoxos cumplan tanto con sus obligaciones religiosas como con la Orden”. Además esta hace notar que Cuomo anunció la orden poco antes de tres fiestas judías de los días 9, 10 y 11 de octubre, en las que los fieles se reunirían en las sinagogas.

En otra demanda, obtenida por TheTablet.org, la Diócesis Católica Romana de Brooklyn dijo que las nuevas restricciones violan los derechos de la Primera Enmienda de Estados Unidos.

“Las órdenes ejecutivas de esta semana no nos han dejado otra opción que ir a juicio”, dijo Nicholas DiMarzio, el obispo de Brooklyn, en una declaración a New York Post. “El estado ha ignorado completamente el hecho de que nuestros protocolos de seguridad han funcionado y es un insulto penalizar una vez más a todos aquellos que han hecho que el regreso seguro a la Iglesia funcione”.

La demanda dice que las órdenes de Cuomo “efectivamente obligarán a más de dos docenas de iglesias dentro de la Diócesis de Brooklyn a cerrar sus puertas, a pesar de que esas iglesias fueron reabiertas por meses en estricto apego a toda guía médica y gubernamental, sin ningún tipo de incidentes relacionados con COVID”.

“Cerrar las puertas de la iglesia de nuevo ahora sería devastador para la comunidad, e infringiría gravemente los derechos de la Primera Enmienda de los católicos en las áreas afectadas de Brooklyn y Queens”, agrega.

La oficina de Cuomo no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

“Fuimos demandados virtualmente todos los días por cada acción tomada”, dijo Rich Azzopardi, un vocero de Cuomo, en una declaración al Wall Street Journal. “Nos concentramos en reducir el virus en estos puntos críticos y salvar vidas, punto”.

En una de las áreas de encierro afectadas, el barrio de Borough Park en Brooklyn, cientos de residentes, incluyendo los de las comunidades judías ortodoxas, protestaron por segunda noche consecutiva el miércoles. Algunos entre la multitud fueron vistos agitando banderas en apoyo al presidente Donald Trump. No se hicieron arrestos en los dos días, según la policía.

Grupos de manifestantes se reúnen en el barrio Borough Park de Brooklyn para denunciar los cierres de su barrio debido a un aumento de los casos de COVID-19, el 07 de octubre de 2020 en la ciudad de Nueva York. Muchos de ellos son judíos ortodoxos. (Spencer Platt/Getty Images)
Oficiales de policía hacen guardia mientras grupos de manifestantes se reúnen en el barrio de Borough Park de Brooklyn para denunciar los cierres de su vecindario debido a un aumento en los casos de COVID-19, el 07 de octubre de 2020 en la ciudad de Nueva York. Borough Park es uno de los barrios judíos ortodoxos. (Spencer Platt/Getty Images)
Oficiales de policía hacen guardia y saludan a los grupos de manifestantes que se reúnen en el barrio Borough Park de Brooklyn para denunciar los cierres de su vecindario debido a un aumento en los casos de COVID-19, el 07 de octubre de 2020 en la ciudad de Nueva York. Borough Park es uno de los barrios judíos ortodoxos. (Spencer Platt/Getty Images)

Bajo las nuevas normas de cierre, en las zonas con una alta densidad de casos consideradas como una zona “roja” o “punto caliente” se cerrarán las escuelas y los negocios no esenciales.

Se prohibirán las reuniones masivas y se limitará a 10 la asistencia a los lugares de culto. Los restaurantes solo podrán servir comida para llevar. Las áreas más alejadas del punto caliente tendrán restricciones progresivamente más ligeras.

La oficina de Cuomo también introdujo mapas codificados por color que muestran el diferente nivel de restricciones para cada área.

El presidente de la Cámara de Comercio de Brooklyn, Randy Peers, se opuso a la orden de Cuomo. “Cerrar casi todo el sur de Brooklyn y castigar a los pequeños negocios que han reabierto en forma segura será un revés abrumador para la recuperación económica del municipio”, dijo Peers en una declaración.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ya el 4 de octubre anunció las medidas de cierre para las partes de Brooklyn y Queens, donde la tasa de pruebas positivas de COVID-19 fue superior al 3 por ciento en los últimos siete días. Las medidas de cierre, que incluyen negocios y escuelas no esenciales, entraron en vigor el jueves y durarán un mínimo de 14 días.

La ciudad de Nueva York publicó un mapa detallado el miércoles que muestra diferentes puntos de acceso y restricciones. Las reglas y restricciones de la ciudad son en gran parte paralelas a las del estado.

“Siempre hay oposición a algunas de estas reglas, pero se ha demostrado que las reglas funcionan con el tiempo. Esto sigue siendo ciencia y matemáticas al final del día”, dijo Cuomo el jueves.

El alcalde De Blasio advirtió a aquellos que están en desacuerdo con las nuevas reglas que “todavía respeten el hecho de que el estado y la ciudad han tomado una decisión por la salud y la seguridad de todos”.

“La gente protesta y protestará y entendemos que hay un lugar para la protesta pacífica, pero la policía de Nueva York no tolerará que la gente haga daño a otros”, dijo el alcalde el miércoles.

Nueva York vio un aumento en el número de casos de COVID-19 a principios de año, pero desde entonces ha sido testigo de un descenso hasta las últimas semanas.

Cuomo anunció el jueves que la tasa promedio de pruebas positivas en los 20 principales códigos postales que han visto brotes recientes es de 5.8 por ciento. El valor es 1.01 por ciento para el resto del estado de Nueva York.

“Estos 20 códigos postales contenían ayer el 23.2 por ciento de todos los casos positivos del estado de Nueva York , pero representan solo el 6.2 por ciento de la población del estado”, anunció Cuomo. El miércoles hubo un reciente aumento en las hospitalizaciones en los 20 códigos postales viendo la alta tasa de infección, señaló.

Durante un pico de principios de abril, casi 19,000 pacientes con coronavirus fueron hospitalizados en todo el estado.

Mimi Nguyen Ly – La Gran Época

Con información de The Associated Press.