“Fatiga pandémica”: Alta funcionaria de la salud sueca explica por qué se evitaron los confinamientos

Olivia Wigzell, directora de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia, es entrevistada en el canal de Youtube Vision e-hälsa 2025/Captura de pantalla.

Redacción BLes- Olivia Wigzell, quien ocupa el cargo de directora de la Junta Nacional de Salud y Bienestar  de Suecia, explicó que su país no impuso medidas estrictas de bloqueo como las que se han visto en otros países europeos para evitar que los ciudadanos desarrollaran una ‘fatiga pandémica’.

“No elegimos el camino de un bloqueo total de la sociedad, porque teníamos otros argumentos para una respuesta sistemática a una pandemia. aseguró Wigzel en la conferencia ‘Pandemia 2020: desafíos, soluciones, consecuencias’ celebrada en Moscú esta semana.

La jefa del sector de la salud sueca añadió: “Teníamos mucho miedo, temíamos que la gente desarrollara tal fatiga pandémica, que la gente se cansara de las restricciones. Pero en Suecia, prácticamente todo el mundo siguió las recomendaciones”, de acuerdo con RT.

Las declaraciones de la funcionaria pública fueron compartidas la misma semana en que un alto funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS), asegurara que los cierres estrictos “deben evitarse” después de que dicha entidad sugiriera a los países cerrar como medida preventiva contra el avance del virus.

“Mire lo que les ha pasado a los pequeños agricultores de todo el mundo. Mira lo que está pasando con los niveles de pobreza. Parece que bien podríamos duplicar la pobreza mundial para el próximo año. Bien podríamos tener al menos una duplicación de la desnutrición infantil”, aseguró el enviado especial de la OMS, el Dr. David Nabarro.

Suecia, cuya tasa de mortalidad por el virus del PCCh (Partido Comunista chino), conocido también como COVID-19, actualmente es la más baja de toda Europa, siguió el modelo de la ‘inmunidad de manada’ con el fin de desacelerar el avance de los contagios, permitiendo que las personas inmunes a la enfermedad interrumpan la cadena epidemiológica.

La decisión de las autoridades suecas de no imponer un bloqueo obligatorio, permitió que escuelas, gimnasios, bares y restaurantes continuaran ofreciendo servicios adoptando la implementación de restricciones mínimas y asumiendo un enfoque voluntario para las orientaciones de salud pública.

Como señala RT, tanto el personal de oficinas, así como los estudiantes universitarios trabajaron de manera remota mientras fuera posible y se recomendó a los grupos en riesgo que se quedaran en casa o que limitaran sus interacciones sociales en público.

“Sabíamos que el cierre de las escuelas tendría efectos secundarios; mantenerlas abiertas es extremadamente importante para la salud de los niños”, afirmó Karin Tegmark Wisell, directora del Departamento de Microbiología de la agencia de salud pública de Suecia.

“Pensamos que sería más fácil ser inclusivo y tratar a las personas como sujetos y no como objetos, y sentimos que esto funcionaría durante más tiempo”, agregó la experta, según lo informado por Express UK.

Los esfuerzos para abordar la pandemia se basaron en la ciencia, según afirmó Wisell, pero resaltó la importancia que tuvo para los expertos la implementación de un enfoque de atención integral en salud social y no sólo uno que se enfocara en analizar las consecuencias de la pandemia como tal.

Por su parte, Wigzell informó que durante la pandemia, Suecia reforzó su sistema de atención médica mientras mantenía entre el 30 y el 40 por ciento de sus camas libres, con ventiladores disponibles de ser necesario para contener las oleadas de pacientes infectados con el virus.

La economía sueca tuvo una caída comparativamente menor a la de muchos otros países europeos, registrando una disminución del producto interno bruto de un 8,6% en el segundo trimestre del 2020 debido principalmente a la desaceleración de las importaciones y del gasto de consumo en los hogares, según datos del portal Statistics Sweden.

La caída del PIB de Suecia también es mucho más leve que la de países como Portugal (-14,1%), Francia (-13,8%), Bélgica (-12,2%) e Italia (-12,4%), e incluso supera a Alemania (-10,1%), según un informe de la Foundation for Economic Education.

En un video que se volvió viral en las redes sociales se puede apreciar a una joven sueca relatando cómo es la vida en su país durante la pandemia.

El video fue publicado el pasado lunes 12 de octubre y muestra cómo es tomar un tren en Estocolmo mientras los viajeros se ven tranquilos, sin distanciamiento social y muy pocos de ellos usando máscaras faciales.

César Múnera – BLes