Estudio del CDC: El 85% de casos del virus PCCh en julio eran personas que siempre usaban máscaras

Traducido de The Blaze por Tierrapura.org

Hace dos semanas, mi esposa organizó un picnic al aire libre para una amiga y su familia que se detenían para una visita durante un viaje a través del país. Estaban demasiado asustados para estar dentro y todos llevaban máscaras, incluso fuera. Una semana después, le envió un mensaje a mi esposa diciendo que había dado positivo en la prueba del virus después de experimentar síntomas muy leves. «¿Por qué nos dirían que usáramos máscaras si no funcionan?», le preguntó a mi esposa.

Bueno, ¿no nos gustaría saberlo a todos?

Te sientes mal por aquellos que piensan que pueden evitar contraer un virus que se propaga tan fácilmente como un resfriado tan solo usando una mascarilla. Un nuevo estudio del CDC demuestra lo que siempre hemos sospechado: que la gran mayoría de las personas que contraen el virus han estado usando máscaras de manera constante durante bastante tiempo. Afortunadamente para ellos, muy pocos de ellos se enfermarán clínicamente por el virus.

Una encuesta realizada por más de una docena de instituciones médicas para los CDC y publicada en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad del 11 de septiembre mostró que el 85% de los que contrajeron COVID-19 durante el mes de julio en el grupo de estudio «siempre» o «a menudo» usaron coberturas para la cara dentro de los 14 días antes de ser infectados. Más del 70% de los pacientes ambulatorios que dieron positivo informaron que siempre usaron mascarillas. Sólo el 3,9% informó que nunca usó una.

Fuente: CDC

En todo caso, el uso de máscaras se ha vuelto más universal con una mayor imposición en los meses transcurridos, pero el virus sigue extendiéndose rápidamente.

Recientemente, el propio director de los CDC, Robert Redfield, dijo a un panel del Senado que el uso de mascarillas es más efectivo que una vacuna. Bueno, ¿has visto que de las personas q han sido vacunadas para un virus en particular, el 85% se infecte?

Esta encuesta magnifica la realidad de los últimos meses. Ya sea en Japón, Hong Kong, Israel, Francia, Perú, Filipinas, Hawai, California, Miami o Argentina, el virus se propagó salvajemente meses después de que los estrictos mandatos del uso de mascarillas estuvieran en vigor. La realidad es que los poros de las mascarillas quirúrgicas son unas 30 veces más grandes que el tamaño promedio de los viriones del SARS-CoV-2, y algunas de las baratas (pero más cómodas) mascarillas de algodón que se usan comúnmente tienen poros cientos de veces más grandes que las partículas del virus.

Por eso, antes de que el tema se volviera político, el Dr. Fauci se burló de la idea de que usar mascarillas serviría para algo. «Las mascarillas que se venden en las farmacias no son lo suficientemente buenas para proteger a nadie», dijo Fauci al comité editorial de USA TODAY el 17 de febrero. «Si miras las mascarillas que compras en una farmacia, los espacios alrededor de eso no hacen mucho para protegerte. … Ahora, en los Estados Unidos, no hay absolutamente ninguna razón para usar una mascarilla”.

La filtración es similar a tratar de contener moscas en una celda de la cárcel.

También hay que preguntarse si las advertencias originales del gobierno sobre la reutilización de las máscaras están contribuyendo a una propagación aún mayor. Una escuela secundaria en el centro de Michigan está completamente perturbada por un brote de faringitis estreptocócica en el distrito escolar, «a pesar» de todos los protocolos COVID en vigor, que incluyen el uso de mascarillas. La Dra. Jennifer Morse, directora médica del departamento de salud, dijo a los medios de comunicación locales que era «extraño» tener tal brote dado que el estreptococo se propaga de la misma manera que el coronavirus, y que estaban implementando todas las técnicas mágicas de mitigación de COVID. Sin embargo, el superintendente de las escuelas públicas de Shepherd, Greg McMillan, postuló, según la WJRT, que «no lavar las mascarillas lo suficiente podría ayudar a propagar la bacteria y que poner mascarillas en diferentes superficies también podría propagarla».

¿Eso crees? Nuestro gobierno y literatura académica advirtieron por mucho tiempo que el uso de mascarillas en la población general resultaría en la propagación de bacterias. Un ensayo clínico aleatorio de 2015 de la Universidad de Gales del Sur que probaba la eficacia de las mascarillas de tela entre los trabajadores de la salud en Hanoi encontró una alta tasa de infección entre esos trabajadores porque «su reutilización y mala filtración puede explicar el aumento del riesgo de infección». Los escolares que usaban mascarillas de tela todos los días sufrieron el desastre.

Recuerde que las células de los estreptococos tienen entre 0,5 y 2 micras, aproximadamente 5-20 veces más grandes que los viriones del SARS-CoV-2 (que tienen entre 0,06 y 0,14 micras), sin embargo, las mascarillas aún fracasaron en la protección contra ellos y tal vez contribuyeron a la propagación de la bacteria. ¿Cuánto tiempo más vamos a permitir que la falsa ciencia dirija las decisiones más importantes de nuestra vida?

La semana pasada, el gobernador de Washington Jay Inslee declaró: «Lo que los portaaviones fueron en la Segunda Guerra Mundial, hoy son las mascarillas». En realidad, parece que las mascarillas son hoy más parecidas a lo que los franceses de Vichy eran para las fuerzas alemanas en avance.

En 1961, el Presidente Eisenhower advirtió: «También debemos estar alerta al peligro semejante y opuesto de que la política pública se convierta en el prisionero de una élite científico-tecnológica». Vaya, eso suena muy cierto hoy en día.

Tierra Pura