Ciudades de EE.UU. se preparan ante posibles revueltas civiles organizadas tras las elecciones

Policía anti-protestas en la ciudad de Filadelfia, EEUU.

Un número creciente de estados y ciudades de EE.UU. se están preparando para posibles revueltas y disturbios civiles tras las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en medio de advertencias que indican que las tensiones sociales podrían ser avivadas por los actores amenazantes.

Las autoridades federales y los funcionarios estatales advierten que el día de las elecciones y los días siguientes podrían verse empañados por la violencia, los daños materiales generalizados, los incidentes violentos aislados y una larga serie de protestas masivas.

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley de los estados como Texas, Filadelfia, Washington, California y Chicago dijeron que se están preparando para posibles disturbios dadas las tensiones sociales existentes.

En una evaluación de las amenazas (pdf) realizada a fines de septiembre, el Equipo de Tareas de Preparación para la Seguridad Nacional de Nueva Jersey alertó sobre una serie de amenazas de extremistas nacionales y de adversarios extranjeros que emergieron durante la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el sentimiento antigubernamental, los disturbios civiles en todo el país y diversas formas de desinformación, las que comenzarán a converger con la elección presidencial “de una manera no experimentada anteriormente por nuestra nación”.

“La desinformación desempeñó un papel vital en la difusión de información inexacta sobre COVID-19, junto con los continuos disturbios y la presunta brutalidad policial que contribuyeron a los disturbios civiles”, afirma el informe. “Varios países cercanos compiten a la par participando en este tipo de operaciones de desinformación para socavar la credibilidad de Estados Unidos en un frente mundial, así como para inducir a la contención política”.

“Esto incluye a actores de los estado-nación como China, Irán y Rusia, que intentan sembrar sentimientos antiestadounidenses”.

La evaluación de la amenaza advierte que estos actores amenazantes pueden magnificar las cuestiones existentes para crear potencialmente el caos durante el período electoral.

“Los incidentes de agitación civil que resulten en disturbios, actos violentos y muertes, convergerán con la incertidumbre electoral, produciendo enfrentamientos entre los manifestantes y los contramanifestantes que desafían los resultados de las elecciones”, dijo.

“Como resultado, los actores estados-nación amenazantes tendrán oportunidades adicionales para difundir falsedades que pueden ser compartidas por funcionarios gubernamentales en el extranjero, medios de comunicación públicos y de representación y facilitadores de la desinformación”.

La sargento Betsy Branter Smith, una ejecutiva de la Asociación Nacional de Policía, estima que el 80 por ciento del país podría experimentar disturbios de alguna forma.

“Las fuerzas de seguridad están realmente aumentando ante las elecciones no solo en las zonas urbanas sino también en las suburbanas”, dijo. “Si no hay un claro ganador, vamos a ver violencia y nos estamos preparando para eso”.

Nueva York

El Jefe del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), Terence Monahan, dijo durante una rueda de prensa la semana pasada que las elecciones de este año son “más polémicas que en los años anteriores”.

Sus agentes se preparan para ser desplegados en manifestaciones a gran escala antes y después del día de las elecciones, dijo el Departamento de Policía. Además la semana pasada se aconsejó a las empresas del centro de Manhattan a que tomen medidas de seguridad adicionales.

“Debemos anticiparnos y prepararnos para las protestas que crecerán en tamaño, frecuencia e intensidad antes de las elecciones y probablemente en el año 2021”, dijo el comisionado de Policía, Dermot Shea, en un memorando interno fechado el 13 de octubre, obtenido por Fox News.

Los propietarios de los lujosos edificios de Manhattan, mientras tanto, están contratando guardias armados y oficiales fuera de servicio en previsión de posibles disturbios civiles, informó el New York Post.

Texas

La Guardia Nacional de Texas dijo el lunes que desplegará hasta 1000 soldados en cinco ciudades del estado para ayudar a las autoridades locales con cualquier disturbio civil hasta el 3 de noviembre. Los oficiales dijeron que si es necesario podrían enviar tropas a Austin, Dallas, Houston, Fort Worth y San Antonio para este fin de semana.

Chicago

El superintendente de la policía de Chicago, David Brown, dijo en una rueda de prensa que los oficiales de la ciudad realizaron varios ejercicios de simulación “para que podamos tener la mejor respuesta independientemente del escenario que suceda el día de las elecciones”.

Brown enumeró el mal ambiente, las protestas masivas y las reuniones que podrían incluir “agitadores infiltrados, los que podrían saquear o causar violencia o destruir la propiedad” como posibles peligros.

La alcaldesa Lori Lightfoot dijo que el estado se está “preparando para lo peor”.

Washington

Como medida de precaución, la Guardia Nacional de Washington se aseguró de que sus 300 miembros en servicio activo recibieron “asistencia militar de entrenamiento para disturbios civiles”, antes del día de las elecciones, dijo al medio Seattle Times la portavoz del departamento militar de Washington, Karina Shagren.

“Esto es simplemente una medida para prepararse porque es un asunto responsable que hay que hacer”, dijo Shagren.

El gobernador Jay Inslee se negó a comentar si podría llamar a la Guardia Nacional para que le ayude el 3 de noviembre.

California

El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Michel Moore, dijo la semana pasada que el departamento se está preparando para posibles disturbios civiles, pero no anticipa ningún incidente importante en Los Ángeles.

El departamento envió un memorándum interno a sus oficiales a principios de este mes, diciendo que se les podría pedir que reprogramen los feriados alrededor del 3 de noviembre si el departamento necesita ayudar con los posibles disturbios civiles, de acuerdo a Los Angeles Times.

El gobernador Gavin Newsom dijo sin mayores explicaciones que el estado está tomando precauciones para asegurar la integridad de sus residentes y para asegurar que “el proceso de votación sea seguro y saludable”.

Pensilvania

El gobernador Tom Wolf dijo en una rueda de prensa el jueves que Pensilvania está preparada para los disturbios civiles relacionados con el día de las elecciones.

Wolf y la secretaria de Estado, Kathy Boockvar, dijeron que un grupo de trabajo que incluye a la Agencia de Manejo de Emergencias de Pensilvania, la policía estatal, la oficina del gobernador, la Guardia Nacional y otros, están “alineados” para asegurar que “no solo nos estamos preparando con anticipación sino que estemos listos para reaccionar si es necesario y también para atenuar las tensiones que sabemos van a estar presentes”.

Isabel Van Brugen – La Gran Época