Abogados preparan demanda a la OMS por «crímenes contra la humanidad»

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

Un grupo internacional de abogados está preparando una demanda masiva contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) por daños para las poblaciones afectadas negativamente por los confinamiento por el COVID-19, alegando que son «crímenes contra la humanidad».

El grupo, encabezado por el abogado alemán con sede en California, el Dr. Reiner Fuellmich, está exigiendo que el público reciba «una compensación completa por sus pérdidas» si han sido «perjudicados» por las medidas de confinamiento por el coronavirus.

El Dr. Fuellmich explica el caso en un largo video publicado el 3 de octubre:

«Según las normas de la ley de responsabilidad civil, todos aquellos que han sido perjudicados por estas medidas de confinamiento inducidas por la prueba de la PCR tienen derecho a recibir una compensación completa por sus pérdidas», dice Fuellmich.

«En particular, existe el deber de indemnizar, es decir, el deber de pagar daños y perjuicios por el lucro cesante sufrido por las empresas y los trabajadores autónomos como consecuencia del confinamiento y otras medidas».

El equipo de Fuellmich sostiene que las pruebas de PCR, promovidas por la OMS y numerosos funcionarios de salud pública, son las culpables de los confinamientos.

Contrariamente a lo que afirman la OMS, el virólogo alemán Christian Drosten y Lothar Wieler del Instituto alemán Robert Koch- (aproximadamente equivalente a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos), las pruebas de PCR «no dan ninguna indicación de una infección con ningún virus, y mucho menos de una infección con el SARS-CoV-2», dijo Fuellmich.

«No solo las pruebas PCR no están expresamente aprobadas para fines de diagnóstico, como se indica correctamente en los folletos que acompañan a estas pruebas, y como el inventor de la prueba PCR, Kary Mullis, ha subrayado repetidamente», continuó.

«Contrariamente a las afirmaciones de Drosten, Wieler y la OMS, que vienen haciendo desde la proclamación de la pandemia, un resultado positivo en la prueba de PCR no significa que haya una infección», subrayó Fuellmich.

«Si alguien da un resultado positivo, no significa que esté infectado con nada, y mucho menos con un virus contagioso de SARS-CoV-2».

En este contexto, Fuellmich se refirió a una publicación de los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos que decía: «La detección de ARN viral puede no indicar la presencia de un virus infeccioso o que 2019-nCoV sea el agente causante de los síntomas clínicos».

«Los hisopos de PCR toman una o dos secuencias de una molécula que son invisibles para el ojo humano y por lo tanto necesitan ser amplificados en muchos ciclos para hacerla visible», explicó el abogado.

«Todo lo que supera los 35 ciclos se considera, como informó The New York Times y otros, completamente poco fiable y científicamente injustificable”.

De hecho, la prueba de PCR utilizada para detectar el COVID-19 fue desarrollada por primera vez por Drosten, según LifeSite News.

Estas pruebas, como dijo Fuellmich, «están fijadas en 45 ciclos. ¿Puede deberse al deseo de producir tantos resultados positivos como sea posible y así proporcionar la base para la falsa suposición de que se ha detectado un gran número de infecciones?».

«La prueba no puede distinguir entre la materia inactiva y la materia reproductiva», continuó.

«Esto significa que un resultado positivo puede ocurrir porque la prueba detecta, por ejemplo, un trozo de escombros, un fragmento de una molécula, lo que puede indicar nada más que que el sistema inmunológico de la persona analizada ganó una batalla con el resfriado común en el pasado».

Incluso Drosten había reconocido este problema en 2014, Fuellmich argumentó, cuando el virólogo dijo en el contexto del MERS, otra enfermedad respiratoria viral: «Si, por ejemplo, tal patógeno se escurre sobre la mucosa nasal de una enfermera durante un día o más sin que se enferme o note nada más, entonces es de repente un caso de MERS».

Fuellmich resumió, «En resumen: Esta prueba no puede detectar ninguna infección, al contrario de todas las falsas afirmaciones que afirman que sí puede.

«Una infección, la llamada infección caliente, requiere que el virus, o mejor dicho, un fragmento de una molécula que puede ser un virus no se encuentre en algún lugar, por ejemplo en la garganta de una persona sin causar ningún daño (eso sería una infección por frío)».

«Más bien, una infección caliente requiere que el virus penetre en las células, se replique allí y cause síntomas como dolores de cabeza o dolor de garganta.

«Solo entonces una persona está realmente infectada en el sentido de una infección caliente, porque solo entonces una persona puede contagiar”.

«Hasta entonces, es completamente inofensivo tanto para el huésped como para todas las personas con las que éste entre en contacto”.

Si bien las demandas colectivas no son una opción en la mayor parte del mundo, Fuellmich y sus colegas quieren acudir a los tribunales de los Estados Unidos o Canadá, donde este tipo especial de demanda es una parte habitual de la práctica jurídica.

“A esta demanda colectiva pueden unirse «todas las partes afectadas en todo el mundo».

«A través de una red internacional de abogados que se amplía cada día más, el grupo de abogados alemanes proporciona gratuitamente a todos sus colegas de todos los demás países toda la información pertinente, incluidos los dictámenes y testimonios de expertos que demuestran que las pruebas de PCR no pueden detectar infecciones», anunció.

Fuellmich dijo que ha sido admitido en el Colegio de Abogados de Alemania y California durante 26 años, en su mayor parte litigando «contra corporaciones fraudulentas como el Deutsche Bank, anteriormente uno de los bancos más grandes y respetados del mundo, hoy en día una de las organizaciones criminales más tóxicas del mundo».

También demandó a Volkswagen; «uno de los mayores y más respetados fabricantes de automóviles del mundo, hoy notorio por su gigantesco fraude con el diesel».

Tierra Pura