Trump y Biden se enfrentan en un acalorado primer debate

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el candidato presidencial demócrata y exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante el primer debate presidencial en la Case Western Reserve University y la Cleveland Clinic en Cleveland, Ohio, el 29 de septiembre de 2020. (JIM WATSON/AFP a través de Getty Images)

El presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden se enfrentaron en un primer debate polémico en Cleveland, Ohio, el 29 de septiembre. El evento fue moderado por Chris Wallace de Fox News.

El mandatario republicano y el candidato demócrata se enfrentaron por sus enfoques sobre el seguro médico, el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) (comúnmente conocido como el nuevo coronavirus) y la economía, entre otros temas.

Trump dijo que elegir a una jueza de la Corte Suprema era lo correcto, incluso en un año electoral, “porque las elecciones tienen consecuencias”.

“Nosotros ganamos las elecciones y por lo tanto tenemos derecho a elegirla”, dijo Trump.

Biden dijo que la nominación de la candidata para reemplazar a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg debía ocurrir después de las elecciones porque “esa es la única forma en que el pueblo estadounidense puede expresar su opinión”.

Cuando se le preguntó si apoya agregar más jueces a la corte y eliminar el obstruccionismo, Biden no respondió a la pregunta y dijo que “cualquier posición que tome se convertirá en el problema”.

Sobre la economía, Trump promocionó que la economía se había recuperado más rápido de lo esperado y abogó por la reapertura del país, diciendo: “La gente quiere que sus escuelas estén abiertas. (…) La gente quiere que sus negocios estén abiertos”.

Biden dijo que el impulso de Trump para reabrir la economía es irresponsable porque no ha podido juntar a los republicanos y demócratas para proporcionar fondos para que las escuelas y las empresas paguen las medidas como las mascarillas y el “saneamiento”.

Trump dijo que Biden cerraría la economía nuevamente y destacó las consecuencias negativas de tal acción, entre ellos un aumento en los suicidios y el abuso de drogas. Trump se centró en el plan de la administración para desarrollar rápidamente una vacuna y recuperar la economía.

Sobre la vacuna, los dos candidatos no estuvieron de acuerdo sobre la velocidad en la que se puede desarrollar. Biden argumentó que si bien confía en los científicos, no confía en Trump. El presidente, por su parte, dijo que ha hablado con los jefes de las empresas que desarrollan las vacunas y tiene esperanzas de que se desarrolle una vacuna dentro de algunas semanas.

“Tenemos todo el ejército organizado logísticamente”, dijo Trump sobre la distribución de una posible vacuna.

Biden acusó a Trump de dañar el seguro médico de las personas, diciendo que dañó Obamacare y que 10 millones de personas perdieron la cobertura que tenían a través de sus empleadores como resultado de la recesión.

Trump respondió diciendo que él había derogado la parte más impopular de Obamacare, el mandato individual, que requería que las personas tuvieran un seguro médico o enfrentaran una sanción.

“Quiero brindar un mejor seguro médico a un precio mucho más bajo”, dijo Trump.

A lo largo del debate, incluida la discusión sobre el seguro médico, Biden acusó con frecuencia a Trump de “no tener un plan” y en un momento dijo: “Este hombre no sabe de qué está hablando”.

Trump, a su vez, acusó a Biden de servir a los intereses de la izquierda radical, diciendo: “Cuarenta y siete años y no has hecho nada”.

Cuando se le preguntó a Trump si era correcto el artículo donde decía que pagó solo USD 750 en impuestos federales sobre la renta, el presidente respondió que él paga millones de dólares en impuestos.

El debate se volvió particularmente irritante cuando Trump mencionó los negocios extranjeros del hijo de Biden, Hunter.

Trump destacó el hallazgo de un informe reciente del Senado que descubrió que la esposa del exalcalde de Moscú le pagó al hijo de Biden, Hunter, USD 3.5 millones.

“¿Qué hizo para merecer eso?”, preguntó Trump.

Durante el acalorado intercambio, Biden negó que su hijo hubiera hecho algo malo, y en un momento dijo: “Es difícil hablar con este payaso”.

También se le preguntó a Biden sobre por qué no pidió a los líderes de Portland y Oregon que invitaran a la Guardia Nacional a lidiar con los más de 100 días de protestas que a menudo se volvieron violentas. El exvicepresidente dijo que es un ciudadano privado, que él ha pedido el enjuiciamiento de quienes llevan a cabo actos de violencia y que las autoridades locales pueden abordar el problema por sí mismas.

En cuanto a su negativa a denunciar específicamente a Antifa como la fuente de gran parte de la violencia, Biden dijo: “Antifa es una idea, no una organización”.

Petr Svab y Jasper Fakkert – La Gran Época