Trump nomina a Amy Coney Barrett a la Suprema Corte

El presidente Donald Trump anuncia a su nominada a la Suprema Corte de Estados Unidos, la jueza Amy Coney Barrett (D), en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca en Washington, el 26 de septiembre de 2020. (Olivier Douliery/AFP vía Getty Images)

WASHINGTON— El presidente Donald Trump nominó el sábado a la jueza Amy Coney Barrett para ocupar el puesto de la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg en la Suprema Corte de Estados Unidos, preparando el escenario para una acalorada batalla de nominaciones en el Congreso antes de las elecciones de noviembre.

Trump anunció su elección en la Casa Blanca en Washington, donde Barrett aceptó la nominación frente a su esposo y sus siete hijos.

“Miré y estudié, y usted está eminentemente calificada para este trabajo”, dijo Trump a Barrett en la Casa Blanca, describiéndola como “una de las legalistas más brillantes y dotadas de la nación”.

El secreto mal guardado de a quién planeaba elegir Trump significó que varios legisladores, y muchos reporteros, sabían que Barrett era la elegida casi 24 horas antes de la ceremonia.

Trump había reducido su lista de 45 a 5 mujeres, optando por reemplazar a Ginsburg, de 87 años, la jueza liberal de mayor edad en la corte, por otra mujer. La única otra mujer que había nombrado como finalista era Bárbara Lagoa, que sirve en el 11° Circuito de la Corte de Apelaciones de EE. UU., pero parece que el presidente no se reunió con ella durante su estancia en Florida esta semana.

“Todas son personas muy destacadas, de primera línea académicamente y de todas las formas posibles”, dijo Trump a los periodistas en Maryland el viernes.

trump
El presidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa en la sala de reuniones de la Casa Blanca en Washington el 23 de septiembre de 2020. (Joshua Roberts/Getty Images)

“Mujer brillante”

Carrie Severino, presidenta de Judicial Crisis Network, un grupo que trabaja fuera del gobierno para ayudar a seleccionar a los jueces conservadores, dijo a The Epoch Times que Barrett es “una mujer increíblemente brillante” que ha demostrado “su compromiso con la Constitución y el estado de derecho” como académica y como jueza.

El historial de Barrett y sus muestras de valentía, como el enfrentarse a los ataques a su fe durante su audiencia de confirmación hace varios años, podrían servir para calmar a la gente que siempre está preocupada por los jueces nombrados por los republicanos se desvían hacia la izquierda en el futuro, como el presidente de la Suprema Corte, John Roberts, añadió Severino.

“Ella es alguien que ha demostrado valentía en su vida hasta este momento. Es su historial de coraje el que aliviará las preocupaciones de la gente en esa área”, dijo.

El anuncio de Trump ocurrió poco más de una semana después de la muerte de Ginsburg por cáncer de páncreas a la edad de 87 años.

Si es confirmada, Barrett inclinaría aún más la Suprema Corte a favor de los conservadores, dándoles una ventaja de 6-3 en la corte de nueve miembros. La confirmación podría tener implicaciones de gran alcance en temas como el aborto, el Obamacare, los derechos sobre las armas y los desafíos a las elecciones del 2020.

Barrett, católica romana y madre de siete hijos, tiene el respaldo de muchos grupos conservadores, en parte por su percibida hostilidad hacia Roe vs Wade, el fallo de la Suprema Corte de 1973 que legalizó el aborto en todo Estados Unidos.

Barrett, de 48 años, obtuvo su doctorado en Jurisprudencia de la Facultad de Derecho de Notre Dame en 1997. Trabajó como asistenta jurídica para el juez Laurence Silberman del Tribunal de Apelaciones del Circuito de D.C. y más tarde para el juez Antonin Scalia en la Suprema Corte.

Regresó a Notre Dame en 2002 para enseñar en las áreas de derecho constitucional e interpretación legal y se convirtió en profesora en 2010.

En 2017, Barrett fue confirmada en una votación de 55-43 por el Senado de EE. UU. para servir en el 7º Circuito de la Corte de Apelaciones. En ese momento, cada miembro a tiempo completo de la facultad de la Facultad de Derecho de Notre Dame firmó una carta de apoyo para su nominación, al igual que cada asistente jurídico que trabajó en la Suprema Corte el mismo año que Barrett.

“Se comportó con profesionalidad, gracia e integridad”, afirmaron sus colegas en una carta. “Pero quizás lo más importante es que trató con cortesía a todos los que trabajaban en el Tribunal y pudo trabajar colaborativamente con sus colegas (incluso con aquellos con los que no estaba de acuerdo) en la impugnación de cuestiones jurídicas”.

Judge Amy Coney Barrett
La juez Amy Coney Barrett en una foto de archivo. (Cortesía de la Universidad de Notre Dame)

“Textualista-Originalista”

Cuando el juez Anthony Kennedy se jubiló en 2018, Barrett estaba entre los principales aspirantes a la vacante del Tribunal Supremo, que finalmente fue ocupada por el juez Brett Kavanaugh, la segunda candidatura de Trump.

Su marido, Jesse Barrett, es fiscal auxiliar de Estados Unidos para el Distrito Norte de Indiana. Dos de sus hijos son adoptados de Haití.

“Ella es una textualista-originalista”, dijo el senador Mike Lee (R-Utah) a “American Thought Leaders” de The Epoch Times.

“Ella considera que su papel como jueza, implica la interpretación de la ley en base a lo que dice, en base a las palabras que se usan y cómo esas palabras fueron entendidas públicamente en el momento de su adopción ya sea en la constitución o en los estatutos que se interpretan. Es exactamente el tipo de justicia que el presidente Trump quiere y que el país necesita en este momento”.

El senador John Cornyn (R-Texas) dijo en una declaración en las redes sociales que Barrett a lo largo de su carrera “ha mantenido la importancia de un poder judicial independiente que interpreta la ley y la Constitución tal como está escrita, operando libre de presiones políticas”.

“La jueza Barrett ha impresionado a las mentes judiciales y legales más brillantes con su profunda comprensión de la ley. Espero reunirme con ella en los próximos días mientras el Comité Judicial se prepara para su audiencia de confirmación”, dijo, instando a los demócratas a abstenerse de ataques a la persona, como lo hicieron durante la batalla de confirmación de Kavanaugh.

Trump dijo el sábado que Barrett “decidirá los casos basándose en el texto de la Constitución tal como está escrito”.

Trump dijo el sábado que Barrett “decidirá los casos basándose en el texto de la Constitución tal como está escrito”.

El líder de la Mayoría del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell (R-KY), habla con los reporteros después del almuerzo semanal de política republicana en el Capitolio el 15 de septiembre de 2020 en Washington, DC. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Próxima batalla

Los republicanos tratarán de acelerar la nominación, a poco más de un mes de las elecciones del 3 de noviembre.

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-Ky.) ha dicho que el nominado de Trump obtendrá una votación en el recinto del Senado este año, aunque no se ha comprometido a votar antes de las elecciones.

Ambas partes ven la próxima batalla como algo positivo para sus posibilidades de reelección. Los demócratas quieren mantener la Cámara de Representantes y dar la vuelta al Senado mientras derrocan a Trump; los republicanos esperan seguir en el Senado, mantener la presidencia y recuperar la Cámara.

Los principales demócratas, incluyendo la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi (D-California) y el senador Chuck Schumer (D-N.Y.) han dicho que harán todo lo posible para tratar de bloquear la nominación.

“Todo está sobre la mesa”, dijo Schumer a los periodistas esta semana.

La investigación de Barrett para su posición en la corte de apelaciones da a los republicanos algo a lo que apuntar para impulsar la nominación.

“Se hizo una exhaustiva investigación de los antecedentes de la jueza Barrett”, dijo Lee, que cree que podría ayudar a acelerar el proceso de aprobación.

Durante su audiencia de confirmación, la senadora Dianne Feinstein (D-Calif.), miembro de alto rango del comité, y otros legisladores interrogaron a Barrett sobre cómo su fe formaría sus decisiones.

“El dogma vive fuertemente dentro de usted, y eso es preocupante”, dijo la senadora a Barrett, un comentario que provocó acusaciones de intolerancia religiosa.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) también se preguntó cómo la fe de Barrett guiaría su trabajo como jueza, quien señaló un artículo que ella escribió y que parecía dirigir a los jueces católicos a recusarse de los casos relacionados con la pena de muerte.

Barrett dijo que ella escribió el artículo 20 años antes, añadiendo: “Nunca es apropiado que un juez imponga a la ley sus convicciones personales, ya sea que surjan de la fe o de cualquier otro lugar”.

Los demócratas quieren retrasar la nominación y eventualmente impedirla, pero carecen de apoyo en el pasillo fuera de las senadoras Susan Collins (R-Maine) y Lisa Murkowski (R-Alaska). Murkowski dijo más tarde que no podía descartar votar por el candidato de Trump.

Los republicanos tienen una mayoría de 53-47 en el cuerpo superior del congreso. El vicepresidente Mike Pence puede romper los empates. Se necesita una mayoría simple para hacer avanzar el nominado del Comité Judicial, y otra vez en una votación completa del Senado.

El presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham (R-S.C.) ha dicho que el GOP tiene suficientes votos.

La Jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg pronuncia un discurso en el Centro de Leyes de Georgetown el 12 de septiembre de 2019, en Washington, DC. (Foto de Tom Brenner/Getty Images)
La jueza de la Suprema Corte Ruth Bader Ginsburg pronuncia un discurso en el Centro de Leyes de Georgetown el 12 de septiembre de 2019, en Washington, DC.(Tom Brenner/Getty Images)

Deseo antes de morir

Ginsburg, que quería que los republicanos consideraran al candidato de entonces presidente Barack Obama en 2016, supuestamente le dijo a un miembro de su familia en su lecho de muerte que quiere que el próximo presidente la reemplace, en una aparente referencia al candidato presidencial demócrata Joe Biden.

“Ese fue el último deseo de la jueza Ruth Bader Ginsburg, su más ferviente deseo, que no sea reemplazada hasta que un nuevo presidente tome posesión de su cargo”, dijo Schumer en el recinto del Senado esta semana, pidiendo a los republicanos que se adhieran al deseo.

Pero los republicanos dicen que el deseo, si es cierto, ilustra la entrada de Ginsburg en la política. La jueza se pronunció en contra de Trump durante las elecciones de 2016 antes de disculparse posteriormente.

También señalan el precedente de confirmar a los jueces en años de elecciones y la importancia de tener nueve jueces en la corte para las decisiones antes del Año Nuevo.

“Van a necesitar nueve jueces allí arriba. Creo que va a ser muy importante. Porque lo que están haciendo es un engaño, con las boletas”, dijo Trump el 22 de septiembre fuera de la Casa Blanca.

“Están enviando decenas de millones de votos, no solicitados —no donde se les pide, sino no solicitados. Y eso es un engaño y van a necesitar nueve jueces”.

Los grupos conservadores y liberales se preparan para lo que se espera sea otra batalla, y las primeras sombras apuntan a ataques contra los hijos adoptivos de Barrett.

Emel Akan y Zachary Stieber – La Gran Época

Con información de Matthew Vadum y Mimi Nguyen Ly.