Recórd de pobreza: sueldo mínimo en Venezuela es un dólar al mes

Venezuela alcanzó los niveles de los países más empobrecidos del mundo y con mayor inestabilidad política (EFE)

Los venezolanos necesitan 230 salarios mínimos para poder acceder a los alimentos y productos básicos.

El salario mínimo en Venezuela se ubicó por debajo de USD$ 1 dólar en un país donde los bienes y servicios ya están prácticamente dolarizados.

El precio del dólar en el mercado paralelo superó los 400 mil bolívares dejando por el subsuelo el sueldo y las pensiones de los venezolanos.

La economía venezolana vive una dolarización improvisada con la que la mayoría de los comercios y establecimientos cobran sus productos en la moneda estadounidense; si el cliente paga en bolívares soberanos, calculan la tasa con los datos del mercado paralelo.

Con una imparable hiperinflación y la dolarización de facto, el sueldo mínimo de los venezolanos solo alcanza para comprar medio kilo de pollo al mes.

La realidad es que en Venezuela una familia, para poder comer completo, debe ganar cada día el equivalente a un salario mínimo mensual. De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social (CENDA), en agosto la Canasta Básica Alimentaria costaba unos 91.800.000 bolívares (un aproximado de USD$ 230); un monto imposible de alcanzar con un sueldo de un dólar mensual.

En pocas palabras, los venezolanos necesitan 230 salarios mínimos para poder acceder a los alimentos y productos básicos.

Aunque el país se ha dolarizado, la mayoría de los venezolanos no tiene acceso a divisas, pues los salarios aún se mantienen en bolívares, siendo la moneda más devaluada de la región.

96 % de los venezolanos son pobres

La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2019-2020 reveló que el 79,8 % de la población (más de 22 millones de venezolanos) se encuentran en pobreza extrema, mientras que el 96,2 % es pobre de ingreso.

El aumento de la pobreza se viene registrando desde 2014. Para ese año la pobreza extrema era del 20,6 % y desde allí no ha dejado de aumentar de forma exponencial. En 2002, cuando Hugo Chávez ejercía su primer mandato, este indicador se ubicaba en el 22,4 %. Con el chavismo en el poder la cifra aumentó al 96,2 %.

El 79,3 % de los venezolanos no pueden cubrir la canasta básica y el 68 % consumen menos de dos mil calorías por día y más del 70 % de los hogares venezolanos reporta inseguridad alimentaria grave y moderada.

Los niños de hoy morirán antes de tiempo

El 30 % de los niños en Venezuela registra desnutrición crónica, según el indicador talla-edad, una cifra comparable con países de África como Nigeria y Camerún, situación que dejará irreversibles secuelas a largo plazo.

El estudio revela que los niños de hoy en Venezuela morirán antes de tiempo, pues quiénes han nacido entre 2015-2020 y siguen viviendo en el país tendrán un promedio de 3,7 años menos de vida, frente a la pronosticado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Esto debido a las paupérrimas condiciones y la decadente alimentación de la población.

Venezuela alcanzó los niveles de los países más empobrecidos del mundo y con mayor inestabilidad política. En la actualidad ocupa el segundo lugar, detrás de Nigeria, en cuanto a pobreza y desigualdad.

La crisis humanitaria generada por el chavismo ha causado la migración de más de seis millones de venezolanos que buscan una salida a su situación de pobreza. Pese a esto, un informe del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) situó a Venezuela en el quinto lugar de las diez crisis de desplazados más olvidadas del mundo.

Sabrina Martín – PanamPost