Netanyahu: este es el comienzo del fin del conflicto árabe-israelí

Benjamin Netanyahu.

Enlace Judío México e Israel.- El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que los Acuerdos de Abraham recién firmados con los Emiratos Árabes Unidos y Baréin señalan el final del conflicto árabe-israelí en Oriente Medio, en una entrevista exclusiva con Canal 20 el martes por la noche.

“Este es un punto de inflexión en la historia en el que se ha roto el veto palestino que durante un cuarto de siglo nos impidió alcanzar la paz. Ahora la presa se ha roto”, dijo a los entrevistadores Lital Shemesh y Boaz Golan, según publica World Israel News.

Se necesitaron 26 años para pasar del tratado de paz con Jordania al de los Emiratos Árabes Unidos, pero solo 29 días para llegar al siguiente acuerdo, con Baréin, señaló.

“Ese es un cambio muy grande. Es el comienzo del proceso de reconciliación o el final del conflicto árabe-israelí. Y otros países se unirán, como dijo el presidente Trump. Estamos trabajando en ello”.

Cuando se le preguntó si Arabia Saudita será el próximo en firmar los Acuerdos de Abraham, primero bromeó: “Supongo que Siria no será el próximo país, no en esta etapa”.

“Has notado que hace dos años y medio, Arabia Saudita permitió que aviones que venían de India a Israel sobrevolaran su territorio y luego regresaran. Entiendes que esto no sucedió por casualidad”, dijo.

“Mi objetivo era abrir el mundo árabe y romper la declaración a la que todos asintieron con la cabeza después, como un rebaño de ovejas, incluso hace apenas un mes, de que ‘Israel no puede llegar a acuerdos de paz con los países árabes sin aceptar todos los dictados de los palestinos’”.

“Formulé todo lo contrario: el camino es irrumpir primero en el mundo árabe y hacer que los palestinos comprendan gradualmente que si quieren unirse a este círculo, tendrán que ser ellos los que cambien sus políticas … Y hoy, mucha gente se están comiendo el sombrero”, dijo Netanyahu.

El primer ministro negó rotundamente la afirmación de los Emiratos Árabes Unidos de que el problema palestino y sus supuestos derechos eran parte del acuerdo de normalización y dijo: “Verá el acuerdo. No existen tales condiciones [relacionadas con los palestinos]… Es paz por paz. Es la paz por el poder, porque un Israel débil, encogido, inclinado con la cabeza y apologético no habría logrado nada, y no logró nada”, dijo.

Netanyahu se atribuyó el mérito de convertir a Israel en una potencia de libre mercado de alta tecnología que ha “creado una revolución de inteligencia económica-tecnológica y militar” con la que “todos los países del mundo” quieren aliarse. Sus rivales, dijo, todavía están promocionando “la paz por debilidad, por disculpa, por ‘ten piedad de nosotros’ … eso no funciona”.

Cuando el entrevistador preguntó si los palestinos habían perdido el tren, Netanyahu respondió: “[El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas] ni siquiera está listo todavía para reconocer la Declaración Balfour, que fue hace cien años. El tren se va, pero todo el tiempo ellos permanecen en una estación que se aleja cada vez más”.

La Declaración Balfour, que pedía el establecimiento de una patria judía en Palestina, fue ratificada por la Conferencia de San Remo después de la Primera Guerra Mundial y le otorgó el rango de derecho internacional. Luego fue ratificada por la Sociedad de Naciones y luego reafirmada por su reemplazo, las Naciones Unidas, lo que le otorgó una posición legal internacional al menos tres veces.

Según Netanyahu, la afirmación de la derecha de que renunció al derecho de aplicar la ley israelí en partes de Judea y Samaria a cambio del acuerdo de paz es incorrecta.

Tomando el mérito de que la idea incluso apareciera en el plan de paz de Trump, dijo primero que Estados Unidos pidió que Israel retrasara la aplicación de la soberanía y que “ningún gobierno israelí” avanzaría sin el acuerdo de su aliado sobre tal tema. Pero, agregó, el alcance de la demora quedó indefinido y dijo: “No he renunciado a la idea y espero que podamos llegar a ella pronto”.

También negó la acusación de que el gobierno ha dejado de construir en la región, como demuestra el hecho de que el Consejo Superior de Planificación que aprueba la construcción en Judea y Samaria no se reúne desde febrero.

“Estamos construyendo, desarrollando los asentamientos”, dijo. Luego agregó, “pero estamos construyendo acuerdos de paz con el mundo árabe. Algo increíble”.

Silvia Schnessel – Enlace Judío México