La posición de la jueza Amy Coney Barrett sobre el derecho al uso de armas y el aborto

Juez Amy Coney Barrett en una foto de archivo. (Cortesía de la Universidad de Notre Dame)

Amy Coney Barrett, quien actualmente se desempeña como jueza federal en la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito con sede en Chicago, es la candidata recién nominada por el presidente Trump para llenar la vacante en el banco de la Corte Suprema.

Como jueza de la corte de apelaciones, Barrett ha intervenido en una serie de temas candentes desde que asumió el cargo en el Séptimo Circuito en 2017, como el aborto y el derechos al uso de armas. También es profesora en la Facultad de Derecho de Notre Dame, donde enseñó derecho constitucional, cortes federales e interpretación legal. Su historial como jueza y académica legal fue sometido a un intenso escrutinio a medida que se hacían las predicciones sobre cómo se vería el estrado en caso de que Barrett reemplazara a Ginsburg.

Barrett ya se ha ganado el respaldo de muchos activistas conservadores por su enfoque originalista de la ley y su hostilidad percibida hacia el fallo del caso de Roe contra Wade de 1973, en el que la Corte Suprema legalizó el aborto en 50 estados.

Mientras tanto, partidarios del derecho al aborto, los derechos civiles y otros grupos progresistas han expresado su preocupación por el historial de Barrett.

Anteriormente, la jueza fue objeto de un intenso escrutinio por revivir una demanda de un estudiante de la Universidad de Purdue que había sido declarado responsable de agresión sexual por lo que los críticos describieron como la “corte canguro” del campus.

A algunos también les preocupa que las opiniones religiosas de Barrett la guíen en su análisis legal en los casos relacionados con el aborto, tal como se vio en 2017 cuando la senadora Dianne Feinstein cuestionó firmemente a la jueza sobre su origen religioso. Barrett respondió que los jueces no deberían “seguir sus convicciones personales en la decisión de un caso, en lugar de lo que exige la ley”.

La jueza también ha indicado que apoya la ampliación del derecho de uso de armas en un disentimiento que escribió en 2019.

Estas son algunas de sus opiniones legales notables sobre estos temas.

Derechos al uso de armas

Barrett indicó su apoyo al derecho de uso de armas en su disentimiento en el caso de 2019 de Kanter contra Barr, un caso que desafió una ley federal que quitó el derecho a usar armas a los delincuentes no violentos. Un empresario que se había declarado culpable de fraude postal argumentó que la ley violaba su derecho de portar armas de acuerdo a la Segunda Enmienda.

Una mayoría de 2-3, ambos nombrados por el presidente republicano Ronald Reagan, dijo que la ley federal y otra similar de Wisconsin eran constitucionales.

En su disentimiento, Barrett dijo que desde que las legislaturas fundadoras del país se retiró el derecho al uso de armas a las personas consideradas peligrosas.

“La historia es consistente con el sentido común: demuestra que las legislaturas tienen el poder de prohibir que personas peligrosas posean armas”, escribió . “Pero ese poder se extiende solo para las personas que son peligrosas”.

Agregó que, si bien los gobiernos federal y estatal tienen un gran interés en proteger al público de la violencia con armas de fuego, no habían podido demostrar que la ley que prohíbe al propietario de la empresa poseer un arma representaría un riesgo.

“La Segunda Enmienda confiere un derecho individual, íntimamente relacionado con el derecho natural de autodefensa, y no está limitado a la participación cívica”, dijo.

Aborto

Barrett lidió con algunos casos relacionados con el aborto mientras estuvo en el estrado del Séptimo Circuito y emitió votos que señalaron oposición a los fallos que anularon las restricciones relacionadas con el aborto.

En 2018, Barrett votó a favor de volver a escuchar un caso en banc —para que el tribunal en pleno revisara la decisión del panel de tres jueces— que involucraba una ley de Indiana que requería que los restos fetales fueran enterrados o cremados después de un aborto. Los jueces de la corte de primera instancia y de apelaciones determinaron que la ley violaba la Constitución. Al final, Barrett fue superada en número y el Séptimo Circuito dictaminó negar una nueva audiencia y restableció una opinión original que impedía que se hiciera cumplir la ley.

En ese momento, se unió a una opinión de disentimiento escrita por el juez Frank Easterbrook. El disentimiento abordó otra parte de la ley que había sido derogada pero que no estaba en discusión en el procedimiento de la nueva audiencia, que Easterbrook describió como el “estatuto de eugenesia”. Esa parte de la ley prohíbe los abortos por motivos de sexo, raza y discapacidad.

Easterbrook argumentó que la Corte Suprema nunca se había pronunciado sobre una ley así y sería la única autoridad para pronunciarse sobre el tema, a lo que Barrett se sumó.

“El uso del aborto para promover metas eugenésicas es moral y prudencialmente debatible por motivos diferentes a los que subyacen a los estatutos que consideró Casey [en el caso contra Planned Parenthood] ”, decía el disentimiento (pdf ). “Ninguna de las decisiones sobre el aborto de la Corte sostiene que los estados no tengan el poder de prevenir abortos diseñados para elegir el sexo, la raza y otros atributos de los niños”.

Posteriormente, la Corte Suprema restableció la ley de Indiana sobre la eliminación de restos fetales.

En 2019, Barrett votó para una nueva audiencia de un fallo de un panel de tres jueces del Séptimo Circuito que confirmó un desafío a otra ley de aborto de Indiana. La medida de Indiana requeriría que los padres sean notificados cuando una niña menor de 18 años solicite un aborto, incluso en situaciones en las que pida a una corte que otorgue su consentimiento en lugar de sus padres.

El Séptimo Circuito finalmente negó la audiencia. Barrett se unió a un disenrimiento por la negativa a nueva audiencia escrita por el juez Michael Kanne, quien dijo que “evitar que una ley estatal entre en vigencia es un acto judicial de extraordinaria gravedad en nuestra estructura federal”.

También en 2019, Barrett se unió a una opinión sobre un caso de la Primera Enmienda que involucra una ley de Chicago que prohibía a los activistas provida acercarse a las mujeres que ingresan a una clínica de abortos. La ley de Chicago se inspiró en una ley de Colorado que fue confirmada por la Corte Suprema en un caso en 2000. La jueza Diane Sykes escribió en la opinión que la corte de apelaciones no tenía más remedio que seguir el precedente del tribunal superior.

“Ese es un argumento perdido en la corte de apelaciones. Las decisiones intervinientes de la Corte han erosionado los fundamentos de Hill, pero el caso aún nos une; sólo la Corte Suprema puede decir lo contrario”, escribió.

Janita Kan – La Gran Época

Reuters contribuyó a este informe.