La alarmante intersección entre Antifa, BLM y los maestros de escuelas públicas

Un manifestante sostiene su puño en el aire en Portland, Oregon, el 6 de septiembre de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

Comentario

Como los manifestantes violentos han comenzado a disminuir por el momento en zonas como Portland, es hora de reflexionar sobre quiénes son exactamente los autores de la violencia callejera en Portland y otros lugares. No solo quiénes son estas personas (llegaremos a eso en un momento), ¿sino cuál es el detonante que está incitando a estas personas a la violencia?

Un facilitador clave es intuitivamente obvio —son las máscaras. El anonimato da una sensación de audacia para atacar y comportarse de forma agresiva. El estudio psicológico original que estableció esta proclividad fue el famoso (o infame) estudio de Stanford de 1971. Este estudio estableció de muchas maneras el fenómeno social de las gafas de sol de espejo, tanto como moda chic así como su asociación popular con el autoritarismo.

La conclusión del estudio fue que el anonimato en muchos sentidos fomenta un comportamiento que la mayoría no llevaría a cabo normalmente. Estudios actualizados en 2010 validaron aún más la asociación del anonimato con actos agresivos y poco amables, y, francamente, los comienzos de los actos violentos se centraron en la autogratificación.

Así que, cuando algunos insistieron en que los ciudadanos se tapen las caras, se estableció el primer elemento inflamable para el desorden civil. La orden era enmascararse, y la mayoría de los ciudadanos lo hizo obedientemente. Algunas de las mascarillas eran de poco valor médico, pero nadie cuestionó que todo era aceptable.

Por primera vez en la historia de la humanidad moderna, toda una población se enfrentaba a los demás, enmascarados. Este fue el primer paso hacia el caos en las calles estadounidenses. Algunos no se dieron cuenta de las consecuencias imprevistas; algunos lo hicieron y explotaron esta oportunidad para el siguiente paso en la manipulación de la sociedad.

Agravio y narcisismo

El siguiente elemento combustible colocado en la fogata aparentemente fue la muerte de George Floyd. Su muerte fue triste y parecía inicialmente solo la brutalidad policial —se presentarían hechos, y esto se trataría en una corte de justicia, ese es nuestro proceso. Sin embargo, la violencia, la destrucción y el caos se descontrolaron poco después del 25 de mayo de 2020. Fue mucho más que George Floyd. Muchos de los alborotadores estaban expresando una ira pura y sin adulterar. ¿Pero ira por qué?

Para llegar al núcleo de esta ira, hay que entender los principios de la psicología de esos proveedores enmascarados. La tormenta de tonterías que están arrojando puede reducirse a dos cosas: la queja y el narcisismo.

¿Y de dónde sacaron estas tonterías? Este personaje a menudo idolatrado, pero raramente comprendido, llamado Marx. Marx fue un perezoso, vago y descuidado cabeza de chorlito que sacudía a sus amigos ricos para que lo apoyaran mientras su familia vivía en la más absoluta pobreza y suciedad. Pensaba en grandes pensamientos de agravio y narcisismo mientras su familia pasaba hambre.

La esencia de su pensamiento es que siempre es culpa de alguien más (agravio), y necesitan entregar su riqueza para mantenerme (narcisismo).

Por favor, lean o relean el clásico de W. Cleon Skousen, “El comunista desnudo” para entender este tóxico y canceroso patrón de pensamiento. Este es el mismo patrón de pensamiento que creó el corrosivo y destructivo proyecto “1619” que es una versión actualizada de los pensamientos de Marx.

En la realización de los análisis forenses de nuestro actual malestar social, tenemos máscaras combinadas con el agravio y el narcisismo. Ahora todos los proveedores de odio y descontento necesitan la organización y la estructura para canalizar su odio y descontento.

Maestros y bibliotecarios como guerreros de la justicia social

Teniendo la infraestructura organizativa en su lugar, los maestros y el personal sindicalizado de K-12 son el grupo social y organizado perfecto para tomar la combinación de máscaras, agravios y narcisismo y ponerla en funcionamiento como las tropas de choque para derribar el sistema constitucional estadounidense. Rick Moran identificó esto en su artículo de 2017, “Docenas de maestros de escuelas públicas involucrados en Antifa“. Fue un llamado de atención de que algo estaba pasando.

Los informes de arrestos de todo el país muestran que un alto número de los arrestados son parte del sistema educativo K-12. A menudo, los arrestos de Portland reflejaron números arriba del 50 por ciento. Andy Ngo y otros han hecho un excelente trabajo documentando esta conexión, a menudo con un gran riesgo personal. Los matones callejeros de Antifa y BLM parecen perder su “valentía” una vez que se quitan la máscara y quedan expuestos.

El titiritero: China

Ahora tenemos todos los ingredientes. Máscaras. Quejas y narcisismo. Organización y estructura. Ahora todo lo que se necesita es algo de financiación y estímulo. El Partido Comunista Chino (PCCh), bajo una gran presión con una economía en colapso, el aumento de la presión contra la iniciativa de la Franja y la Ruta, y un presidente estadounidense que atropella sus planes como una excavadora, ha aprovechado esta oportunidad para desestabilizar a Estados Unidos. Ahora es una carrera para ver quién puede colapsar el país del otro primero.

Los agentes chinos han estado repartiendo dinero de “paseo”, un término de la vieja escuela que los oficiales de operaciones clandestinas de la CIA utilizaron con gran efecto operacional en muchos países extranjeros (Guatemala, Irán) y más tarde en otros países (Chile).

El PCCh aprendió de nosotros y financió los disturbios de 2020. TikTok permitió la canalización y entrega a medida de las quejas y el narcisismo a gran escala. El consulado chino en Houston se cerró en particular para los funcionarios diplomáticos que se identificaron como habilitadores de la violencia callejera.

El director del FBI y el fiscal general han hecho ahora a China su trabajo número uno. El conducto del dinero que los comunistas chinos usan es el camino histórico de las transacciones financieras de China y Hong Kong para los funcionarios del partido y miembros de su familia en Vancouver, BC y luego convirtiendo los fondos transferidos en efectivo para ser introducidos a escondidas en Estados Unidos para varios propósitos como la adquisición de bienes raíces.

Esta financiación del PCCh pasa a través de la frontera de Estados Unidos como el dinero de paseo que paga a los líderes y agitadores callejeros de Antifa y BLM. ¿USD 250 por romper ventanas por la noche cuando la policía me deja ir inmediatamente sin cargos? El retorno positivo de la inversión está claro para todos los participantes. Especialmente cuando se usan máscaras.

Análisis forense

Como los forenses en un análisis, la cadena de eventos y la combinación de elementos combustibles son claras. Máscaras. Reclamo y Narcisismo. Maestros de escuela, personal, trabajadores sociales y demás. Financiación extranjera e intromisión del PCCh. Los factores incendiarios son claros en la causa de la violencia de Antifa y Black Lives Matter en 2020. La violencia tiene poco que ver con George Floyd. Es una insaciable manifestación de agravio y narcisismo que nunca será satisfecha. La respuesta: rechazar la tesis de su argumento.

No discuta, no trate de racionalizar con la turba —rechace su tesis y trate agresivamente con ellos— tanto los ciudadanos como todos los niveles del gobierno deben mirar por encima de los hombros y enfrentarse a la furia ciega de la turba callejera. Una vez que las personalidades específicas sean personalmente responsables de la muerte y la destrucción que crean, la violencia desaparecerá rápidamente.

No se trata solo de los actores enmascarados, sino también de líderes estatales y locales y los políticos que actúan en un asunto irresponsable y desafortunado. La imprudencia puede no ser un crimen, pero los resultados cuentan, así que los ciudadanos, por favor, responsabilicen a estos políticos y líderes a través de peticiones de destitución y nuevas elecciones.

John Mills – La Gran Época

El coronel (Ret.) John Mills es un profesional de seguridad nacional con servicio en cinco épocas: Guerra Fría, Dividendo de la Paz, Guerra contra el Terror, Mundo en Caos, y ahora Gran Competencia de Poder. Es el exdirector de política de seguridad cibernética, estrategia y asuntos internacionales del Departamento de Defensa. @CoronelRETJOHN