Intento demócrata desesperado: Los disturbios y saqueos continuarían si Biden no gana en EE.UU.

Alcaldesa de Chicago sobre disturbios: “No hay duda, fue organizado”. (Captura de imagen: Twitter)

Redacción BLes– Mientras se aproxima el 3 de noviembre, fecha de las elecciones presidenciales en EE.UU., los demócratas muestran signos de desesperación. Uno de ellos sería una columna de The Atlantic en la que prevén más disturbios y saqueos si el candidato demócrata presidencial Biden no gana.

En la columna de The Atlantic, se muestra como si en medio de la desesperación de los demócratas por otro eventual triunfo electoral del presidente estadounidense Donald Trump, la opción sería actuar violentamente.

“Actuar fuera del proceso político, incluso por medios no pacíficos, se vuelve más atractivo, no necesariamente por la esperanza sino por la desesperación”, escribió el columnista Shadi Hamid el 13 de septiembre.

Mirando retrospectivamente, los demócratas no parecen haberse recuperado todavía de los resultados de las elecciones del 2016, a los que siguieron esfuerzos infructuosos por desalojar al presidente Trump de la Casa Blanca.

El mayor de estos intentos fue el largo y costoso juicio que indagó sobre la posible alianza de la campaña de Trump con los rusos, caso que no encontró prueba alguna de colusión, tal como lo concluyó el investigador especial Robert Muller.

A lo largo del mandato de Trump los demócratas han interferido utilizando diferentes medios, todos ellos no solo con resultados negativos, sino cada vez más costosos para la nación.

Fue así como se llegó a las desastrosas consecuencias de los disturbios iniciados con las muerte del afroamericano George Floyd, el 25 de mayo, que generaron cientos de vidas de estadounidenses, incluyendo docenas de niños, y cuantiosas pérdidas económicas.

Llegados al peor y al último de los recursos que es la violencia, aparentemente solo queda seguir insistiendo con más violencia.

El autor del artículo no contempla en ningún caso las causas más prominentes de críticas contra sus candidatos y su campaña, como son el giro extremo hacia la izquierda radical del partido con la candidata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, por un lado.

Por otro lado, el declive cognitivo del candidato demócrata presidencial Joe Biden, evidenciado por la gran cantidad de errores, olvidos, y plagios aparentes, que lo señalan como inadecuado para dirigir el país.

Que los disturbios, muertes y saqueos continuarán impulsados por los demócratas parece ser ya una de las prioridades de su agenda, tal como se desprende del anuncio explícito de la candidata Kamala Harris, expresado en la entrevista con el periodista de izquierda Stephen Colbert, en la cual no solo elogió al movimiento BLM a sus actuaciones, sino que dijo que no se detendría luego de las elecciones.

Por su parte, para Trump el trabajo por el bienestar de su país no se detiene, tal como queda demostrado con una economía poderosa, y con resultados récord en política exterior entre otros.

Así lo reiteró durante la convención Nacional Republicana celebrada el mes pasado.

“Si el Partido Demócrata quiere estar con anarquistas, agitadores, alborotadores, saqueadores y quemadores de banderas, eso depende de ellos”, dijo Trump.

“El Partido Republicano seguirá siendo la voz de los héroes patriotas que mantienen a América a salvo y saludan a la bandera americana”, agregó Trump.

José Hermosa – BLes