Hunter Biden contactó con rusos y chinos mientras su padre era vicepresidente: informe del Congreso

En esta captura de pantalla de la transmisión en vivo del DNCC de la Convención Nacional Demócrata 2020, Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, se dirige a la convención virtual el 20 de agosto de 2020. (Foto del DNCC vía Getty Images)

El hijo del exvicepresidente Joe Biden realizó “transacciones financieras cuestionables” de varios millones de dólares con socios y personas extranjeras, incluyendo la esposa del exalcalde de Moscú y personas vinculadas al Partido Comunista Chino, según un nuevo informe del Congreso.

Los negocios de Hunter Biden plantean preocupaciones de conflicto de intereses así como preocupaciones sobre crímenes, contraespionaje y extorsión, según el informe conjunto del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales y el Comité de Finanzas del Senado.

“Los registros adquiridos por los comités muestran conexiones financieras consistentes, significativas y extensas entre Hunter Biden, James Biden, Sara Biden, Devon Archer y varios ciudadanos chinos vinculados al régimen comunista y al EPL [Ejército Popular de Liberación], así como con otros ciudadanos extranjeros con antecedentes cuestionables”, según el informe, que fue publicado el miércoles.

James Biden es el hermano de Joe Biden, Sara Biden es la esposa de James y Archer es uno de los socios de Hunter Biden.

Biden fue vicepresidente hasta 2016. Ahora es el candidato presidencial demócrata.

El vicepresidente Joe Biden (centro) recorre un callejón de Hutong con su hijo Hunter Biden (i) y su nieta Finnegan Biden (dcha.) durante una visita oficial a Beijing, China, el 5 de diciembre de 2013. (Andy Wong-Pool/Getty Images)

El presidente del Comité de Finanzas Chuck Grassley (R-Iowa) y el presidente del Comité de Seguridad Nacional Ron Johnson (R-Wis.) dirigieron la investigación.

Entre las principales conclusiones se incluye el hecho de que George Kent, exjefe adjunto de misión de la Embajada de Estados Unidos en Kiev (Ucrania), planteó a principios de 2015 a los funcionarios de la oficina de Joe Biden su preocupación por la percepción de un conflicto de intereses por el hecho de que Hunter Biden formara parte del consejo de administración de Burisma, una empresa ucraniana.

“La presencia de Hunter Biden en la junta de Burisma fue muy incómoda para todos los funcionarios de EE.UU. que impulsaban una agenda anticorrupción en Ucrania”, escribió Kent en un correo electrónico a sus colegas al año siguiente.

Tales preocupaciones no fueron abordadas, según el informe.

En octubre de 2015, el funcionario del Departamento de Estado Amos Hochstein planteó sus preocupaciones al vicepresidente Biden y a Hunter Biden, alegando que el cargo en Burisma permitía a Rusia realizar actividades de desinformación, y que dicho cargo ponía en riesgo la política de EE.UU. en Ucrania, según el informe.

Hunter Biden formaba parte de la junta directiva de Burisma cuando el propietario de la empresa presuntamente pagó 7 millones de dólares a funcionarios que trabajaban bajo la dirección del fiscal general de Ucrania para que cerraran un caso abierto contra el dueño de la compañía. Kent dijo que el soborno se pagó en diciembre de 2014 y que informó de la acusación al FBI cuando se enteró de ella.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) en el Capitolio de Washington el 11 de junio de 2019. (Anna Moneymaker/Getty Images)

Hunter Biden y Archer recibieron 4 millones de dólares por estar en la junta de Burisma. Ellos y otros miembros de la familia Biden también recibieron millones de dólares de varios extranjeros con antecedentes cuestionables, dijeron los comités del Senado.

Archer, por ejemplo, recibió 142,300 dólares de un ciudadano de Kazajistán (supuestamente por un auto) el mismo día que el vicepresidente Biden se dirigió a los legisladores ucranianos en Kiev.

Hunter Biden recibió 3.5 millones de dólares de Elena Baturina, la viuda del exalcalde de Moscú, así como millones de dólares procedentes de transacciones comerciales con personas vinculadas al Partido Comunista Chino y al Ejército Popular de Liberación.

Hunter Biden también “pagó a mujeres no residentes que eran ciudadanas de Rusia o de otros países de Europa del Este y que parecen estar vinculadas a una ‘red de prostitución o de trata de personas de Europa del Este’”, según el informe.

El portavoz de la campaña de Biden, Andrew Bates, dijo en un comunicado el miércoles que la investigación quitó tiempo a la supervisión de la respuesta del gobierno federal a la pandemia de COVID-19.

“¿Por qué? Para subvencionar un ataque extranjero contra la soberanía de nuestras elecciones con los dólares de los contribuyentes, un ataque fundado en una teoría de conspiración de la derecha, largamente desmentida y que depende de que el propio senador Johnson sea corrupto, y de que el senador haya declarado ahora explícitamente que está intentando explotar [esto] para salvar la campaña de reelección de Donald Trump”, dijo Bates.

Los presidentes de los comités apoyaron la investigación en las últimas semanas.

El miércoles escribieron que el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales está autorizado a estudiar o investigar “la eficiencia y economía de las operaciones de todas las ramas del gobierno, incluyendo la posible existencia de (…) corrupción o prácticas no éticas (…) [y] conflictos de intereses”. El Comité de Finanzas del Senado tiene jurisdicción sobre el gobierno de los Estados Unidos y el Departamento del Tesoro, lo que incluye la jurisdicción de supervisión sobre posibles delitos financieros, añadieron.

Hunter Biden defendió en octubre de 2019 su trabajo con Burisma y sus negocios en China.

“Creo que fue un mal criterio por mi parte. Creo que fue un mal criterio porque no creo ahora, cuando miro hacia atrás —y sé que lo era— que hiciera en absoluto algo malo. Sin embargo, ¿fue un mal criterio estar en medio de algo que es (…) un pantano en muchos sentidos? Sí”, le dijo a ABC News.

“Le di un gancho a algunas personas muy poco éticas para que actuaran de manera ilegal para tratar de hacerle daño a mi padre. Ahí es donde cometí el error. Así que asumo toda la responsabilidad por eso. ¿Hice algo impropio? No, de ninguna manera. No de ninguna manera en absoluto”.

Durante esa entrevista, cambió su respuesta cuando le preguntaron si hablaba de sus negocios con su padre.

Zachary Stieber – La Gran Época