El Departamento de Justicia de EEUU denunció a cinco ciudadanos chinos por hackear a más de 100 compañías e instituciones

El fiscal general adjunto Jeffrey Rosen (Susan Walsh via REUTERS)

El gobierno estadounidense dijo que el esquema de piratería se parecía a otros que se llevaron a cabo a instancias del gobierno chino y criticó a Beijing por no perseguir este tipos de delitos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo el miércoles que acusó a cinco residentes chinos y dos empresarios malasios vinculados a un ataque informático a gran escala.

Los fiscales federales dijeron que cinco ciudadanos chinos habían sido acusados de piratear más de 100 empresas en los Estados Unidos y en el extranjero, incluidas empresas de desarrollo de software, fabricantes de computadoras, proveedores de telecomunicaciones, empresas de redes sociales, empresas de videojuegos, organizaciones sin fines de lucro, universidades, think tanks como así como gobiernos extranjeros y políticos y activistas prodemocracia en Hong Kong.

Los cinco acusados siguen prófugos, pero los dos empresarios malasios acusados de conspirar con los presuntos piratas informáticos para lucrarse con los ataques a empresas de videojuegos fueron arrestados en ese país esta semana y enfrentan un proceso de extradición.

Los cinco hackers chinos buscados por Estados Unidos (Departamento de Justicia de Estados Unidos)

Los cinco hackers chinos buscados por Estados Unidos (Departamento de Justicia de Estados Unidos)

Las acusaciones anunciadas el miércoles son parte de un esfuerzo más amplio de la administración Trump para denunciar los delitos cibernéticos de China. En julio, los fiscales acusaron a los piratas informáticos de trabajar con el gobierno chino para apuntar a empresas que desarrollan vacunas contra el coronavirus y robar cientos de millones de dólares en propiedad intelectual y secretos comerciales de empresas de todo el mundo.

El mes pasado, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijera que piratas informáticos vinculados al gobierno chino han estado apuntando a la infraestructura electoral de Estados Unidos antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

China ha negado sistemáticamente las afirmaciones del gobierno de Estados Unidos de que piratea empresas, políticos o agencias gubernamentales estadounidenses.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que el esquema de piratería fue de amplio alcance y estuvo dirigido a varios sectores comerciales y académicos y fue llevado a cabo por un grupo conocido como APT41. Dicen que se parecía a otros esquemas de piratería de China que se llevan a cabo a instancias del gobierno, o al menos con su aprobación.

Uno de los cinco acusados le dijo a un colega que estaba muy cerca del Ministerio de Seguridad del Estado de China y que estaría protegido “a menos que suceda algo muy importante”, dijo el fiscal general adjunto Jeffrey Rosen, quien criticó al gobierno chino por lo que dijo que era un el fracaso de Beijing en perseguir los delitos de piratería informática.

“Sabemos que las autoridades chinas son al menos tan capaces como las autoridades policiales aquí y en estados con ideas afines para hacer cumplir las leyes contra las intrusiones informáticas. Pero eligen no hacerlo”, dijo Rosen.

Infobae