El candidato de Trump a la Corte Suprema tendrá el voto del Senado, dice McConnell

Comparte este artículo:

El líder de la mayoría del Senado de los Estados Unidos, Mitch McConnell (R-Ky.), habla con los reporteros luego del almuerzo semanal de política republicana en el edificio de oficinas del Senado Hart en el Capitolio el 15 de septiembre de 2020 en Washington, DC. (Chip Somodevilla/Getty Images)

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dijo el viernes que el candidato del presidente Donald Trump para ocupar el puesto vacante que dejó la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg tendrá el voto del Senado.

“El nominado del presidente Trump recibirá el voto en el pleno del Senado de los Estados Unidos”, dijo McConnell en un comunicado.

La Corte Suprema dijo en un comunicado el 18 de septiembre que Ginsburg, de 87 años, falleció en la noche rodeada por su familia en su casa en Washington debido a complicaciones del cáncer de páncreas metastásico.

“El Senado y la nación lamentan el repentino fallecimiento de la jueza Ruth Bader Ginsburg y el final de su extraordinaria vida estadounidense”, dijo McConnell.

Días antes de su muerte, Ginsburg le dictó el deseo a su nieta de que “no sea reemplazada hasta que se instale un nuevo presidente”, según NPR. Su deseo probablemente figure en la discusión que probablemente se desencadenará si el presidente Donald Trump sigue adelante con el nombramiento de un nuevo juez de la Corte Suprema antes de las elecciones del 3 de noviembre.

McConnell ha dicho anteriormente que aprobarían a un juez en caso de que surja una apertura antes del día de las elecciones.

Trump, aparentemente ignorante de la noticia de la muerte de Ginsburg, mencionó dos veces la importancia de nombrar un juez de la Corte Suprema mientras hablaba en un mitin en Minnesota. Algunas personas gritaron que Ginsburg había fallecido pero el presidente no pareció haber captado lo que se dijo.

“Nominaremos jueces y magistrados quienes interpretarán la constitución tal como está escrita”, dijo Trump. “Por eso la Corte Suprema es muy importante. El próximo presidente tendrá uno, dos, tres o cuatro jueces de la Corte Suprema”.

“Piensen en ello, eso cambiará totalmente cuando hablemos de la vida, cuando hablemos de la Segunda Enmienda, cuando hablemos de cosas que son muy importantes para ustedes”.

Trump anunció recientemente una lista de posibles candidatos a la Corte Suprema, entre ellos los senadores Ted Cruz (R-Texas), Tom Cotton (R-Ark.) y Josh Hawley (R-Mo.).

“Aparte de los asuntos de guerra y paz, la nominación de un juez de la Corte Suprema es la decisión más importante que puede tomar un presidente estadounidense”, dijo Trump en la Casa Blanca en Washington.

El presidente ya nombró a dos jueces de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch. La confirmación de Kavanaugh fue un espectáculo político luego de que, al final del proceso, los demócratas del Senado revelaran una denuncia de una mujer que acusó a Kavanaugh de mala conducta. Las acusaciones de la mujer resultaron infundadas y Kavanaugh fue confirmado, pero no antes de una dramática audiencia en el Senado que captó la atención de toda la nación.

Trump advirtió sobre un futuro sombrío si la Corte Suprema incluyera en algún momento a una mayoría de jueces designados por los demócratas, alegando que “borrarían la Segunda Enmienda, silenciarían el discurso político, requerirían que los contribuyentes financien el aborto tardío extremo”.

“En el pasado reciente, muchas de nuestras libertades más preciadas, incluyendo la libertad religiosa, la libertad de expresión y el derecho a poseer y portar armas, se han salvado con un solo voto en la Corte Suprema de los Estados Unidos”, dijo.

Se llevará a cabo una ceremonia privada para Ginsburg en el Arlington National Ceremony en Virginia, dijo la Corte Suprema en un comunicado.

“Nuestra Nación ha perdido a un jurista de talla histórica. En la Corte Suprema hemos perdido a una colega querida”, dijo el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, en un comunicado. “Hoy lloramos, pero con la confianza de que las generaciones futuras recordarán a Ruth Bader Ginsburg como la conocimos: una defensora incansable y resuelta de la justicia”.

Ginsburg pasó sus últimos años en la Corte como líder indiscutible del ala izquierda del tribunal y se convirtió en una especie de estrella de rock para sus admiradores. Especialmente entre las mujeres jóvenes, quienes parecían acogerla, llamándola la “Notorious RBG” en Twitter.

Sus problemas de salud incluyeron cinco episodios de cáncer que comenzaron en 1999, algunas costillas rotas debido a caídas, la inserción de un stent para despejar una arteria bloqueada y otras hospitalizaciones luego de cumplir 75 años.

Ginsburg se resistió a los pedidos de algunos liberales a jubilarse durante el gobierno del expresidente Barack Obama, en un momento en que los demócratas ocupaban el Senado y se podría haber confirmado un reemplazo con opiniones similares.

Ivan Pentchoukov – La Gran Época


Comparte este artículo: