EEUU: ¿A las puertas de una insurrección social?

Una manifestante enfrenta a la policía durante una protesta contra la violencia policial el Lexington, Kentucky, el domingo 31 de mayo de 2020.Ryan C. Hermens/Lexington Herald-Leader via AP.

Para el analista republicano Frank Rodríguez, en una democracia como Estados Unidos siempre se ha respetado que cada cual tenga sus opiniones, pero ahora se está perdiendo.

MIAMI.- “Una red de organizaciones no gubernamentales con tendencia a posiciones de izquierda y extrema izquierda, aliadas o dirigidas por la Organización para la Acción (OFA, por sus siglas en inglés), podrían estar trabajando en función de crear un cambio de sistema en Estados Unidos, aunque para ello se requiera el uso de la violencia, así como avasallar a los adversarios”, afirmó el analista republicano Frank Rodríguez en entrevista concedida a DIARIO LAS AMÉRICAS.

La mencionada organización, OFA, marca sus orígenes al mismo tiempo que se desarrollaba la campaña de reelección del expresidente Barack Obama en 2012. Durante el segundo mandato de Obama, en enero de 2013, OFA se convirtió en un proyecto de “organización comunitaria”, fundada por la primera dama Michelle Obama y por Jim Messina, quien fuera subdirector de personal de la Casa Blanca durante la primera administración de Obama, y en 2012, su jefe de campaña para reelección presidencial. Messina es quien lidera la organización.

Vista del mural con el texto Black Lives Matter pintado sobre la Quinta Avenida, frente a la Trump Tower, en Nueva York.

Vista del mural con el texto Black Lives Matter pintado sobre la Quinta Avenida, frente a la Trump Tower, en Nueva York. ANGELA WEISS / AFP.

OFA trabaja con “Indivisible”, organización creada en 2016, cuya principal proyección es oponerse a la administración que encabeza el presidente Donald Trump. También OFA tiene nexos con Swing Left, grupo que apoya las carreras de los candidatos progresistas y trabaja con legisladores demócratas en la organización de eventos.

En 2018, Obama anunció que la OFA se incorporaría al Comité Nacional de Redistribución de Distritos Democráticos (NDRC, por sus siglas en inglés). Obama dijo que la fusión crearía una “fuerza conjunta que se centra en este tema de singular importancia” (redistribución de distritos). El sitio web de OFA ahora enlaza con la página de inicio de All On the Line (AOTL), un proyecto de Comité Nacional de Redistribución de Distritos Democráticos, según revela la página Influence Watch.

Obama hace campaña a favor del Censo para la redistribución de distritos.

Esa plataforma ofrece respaldo expedito a la agenda de Black Lives Matter, el movimiento de bases marxistas que asegura luchar contra el “racismo”, la “brutalidad policial” y el desfinanciamiento de la Policía, cuyos líderes han declarado reiteradas veces que trabajan para la no reelección de Trump, así como por desmontar el “sistema” actual que rige la sociedad estadounidense.

“La OFA está comprometida a movilizar y capacitar a la próxima generación de organizadores y líderes progresistas, porque el cambio real y duradero no ocurre por sí solo, requiere un programa, organización y personas”, dice la organización que tiene entre sus puntos de agenda “el cambio climático, los derechos de la comunidad LGTB, el aborto, seguro médico, y promueve el voto electoral por correo.

Otro de los símbolos de la historia hispana fue vandalizado y derribado por grupos de extrema izquierda Black Lives Matter y Antifa

Otro de los símbolos de la historia hispana fue vandalizado y derribado por grupos de extrema izquierda Black Lives Matter y Antifa. Captura de pantalla María Herrera. Mellado/@MariaHerreraMe/Twitter.

“Los incendios en la costa oeste son solo los últimos ejemplos de las formas muy reales en que nuestro clima cambiante está cambiando nuestras comunidades. Proteger nuestro planeta está en la boleta electoral. Vote como si su vida dependiera de ello, porque así es”, publicó por su parte el expresidente Obama.

Una persona en la Mesa, California, observa mientras se incendia un banco el domingo 31 de mayo de 2020 durante los disturbios por la muerte hace unos días de George Floyd en Minneapolis. AP /Gregory Bull.

El analista Frank Rodríguez, con una maestría en economía en la Universidad de Miami, asegura que es la primera vez en la historia moderna que un presidente utiliza los mismos equipos que tenía durante su campaña y crea una nueva institución.

“Estos grupos promueven las acciones comunitarias aprovechando la democracia con el propósito de destruirla. Lo que estamos viendo hoy día es una insurrección de izquierda en Estados Unidos, que es el partido demócrata y no está jugando limpio”, afirmó el analista y también profesor.

Aunque OFA presuntamente es “apartidista”, su agenda y política están fuertemente aliadas al partido demócrata.

Un ejemplo de no “jugar limpio”, en opinión del analista, es la estrategia empleada por OFA contra funcionarios y representantes contrarios a su agenda que antes de la pandemia acudían a las reuniones para abuchear, presionarlos, y hasta acosarlos en sitios públicos como restaurantes. Una de las últimas agresiones de esta índole se produjo durante la Convención Republicana que se celebró en la Casa Blanca el pasado 28 de agosto, en la que manifestantes agredieron a los participantes cuando salían del evento; entre los agredidos estuvo el senador Rand Paul.

Los manifestantes acosaron a la gente en las calles de Washington, DC, luego de la última noche de la Convención Nacional Republicana en la Casa Blanca. El portal digital BREIBART publicó 19 videos que documentan las agresiones de grupos radicales.

“Eso anteriormente, en una democracia como Estados Unidos era impensable, aquí se respetaba el decoro tomando en cuenta que cada cual tiene sus opiniones, pero planificar talleres para explicarles a las personas lo que tienen que hacer se ve claramente en los candidatos demócratas como la congresista Maxine Waters (California), en el que se ve que ella está instando a un grupo de personas a ir a molestar a un político cuando esté en un restaurante hasta obligarlo a abandonar el lugar”, apuntó Rodríguez.

Seminarios y cursos

La OFA en un periodo de seis años ha capacitado a más de 60.000 activistas en Estados Unidos. Hasta 2018 abrió 154 capítulos en todo el país, y ha realizado casi 31.000 eventos.

 La OFA ha capacitado a más de 60.000 activistas en Estados Unidos en un periodo de seis años.

La organización recibe millones de dólares en donaciones para operar de parte de contribuyentes multimillonarios y de artistas de Hollywood.

“Incluye todo tipo de organizaciones de sindicatos laborales, hasta la clínica de aborto de Planned Parenthood. Tienen una amplia gama de instituciones que ellos han afectado directamente con su adoctrinamiento y con los que han sido muy laboriosos”, subrayó Rodríguez.

El analista señaló que la OFA promueve las estrategias del sociólogo de Saul Alinsky, considerado por la izquierda radical estadounidense como “el maestro”, fundador de la agrupación de “organizadores de comunidad” (community organizing).

“Alinsky es autor de una serie de ideas para crear una revolución en Estados Unidos”.

Rodríguez sostiene que “todo el entrenamiento que recibió Obama en la ciudad de Chicago, es precisamente ese, que hay que pelear sucio”, aunque asegura, Obama no lo hace abiertamente.

“Obama directamente no, pero hay un nexo entre los que son aparentemente más pacíficos y aquellos que abiertamente se declaran marxistas para manejar toda esta insurrección”, subrayó Rodríguez.

“El expresidente no se va a meter directamente a llamar a una insurrección ni va a decir que hay que asesinar policías. El problema es que al mantenerse en la política debe tomar una postura cívica, cada vez que ocurre un hecho violento como la emboscada a dos policías (que recibieron disparos en el rostro y la cabeza, en Los Ángeles), si va a ser un líder político debería salir a denunciar esto, apuntó el analista.

¿Insurgencia?

Desde que el presidente Trump inició su mandato, estos grupos de izquierda promueven protestas, pero se han recrudecido tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía en Minnesota, muchas de esas protestas son violentas y como consecuencia se producen muertes y destrucción.

Personas se manifiestan por la muerte de George Floyd el domingo 31 de mayo de 2020 cerca de la Casa Blanca en Washington, causando quemas en las calles.

Personas se manifiestan por la muerte de George Floyd el domingo 31 de mayo de 2020 cerca de la Casa Blanca en Washington, causando quemas en las calles. AP/Alex Brandon

“En este momento estamos en una insurgencia en Estados Unidos, se han perdido más de 1.000 millones de dólares en propiedades que tienen que pagar las compañías de seguros, eso sin contar con los daños que el Gobierno va a tener que afrontar y estamos solo empezando”.

“Ha habido disturbios en más de 141 ciudades, el que no quiera ver que estamos en una insurrección es porque no está poniendo atención”, asegura el experto.

Lo que está en juego en estas elecciones

Rodríguez sostiene que, si el partido demócrata gana la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca, lo primero que van hacer es cambiar el quórum de votación de 60 a 51 para aprobar leyes

“Eso podría incluir declarar a Washington como el estado 51, y a Puerto Rico como el 52, a cambiar el número de magistrados en la Corte Suprema de manera que pudieran tener la mayoría, eso se llama unipartidismo, eso es lo que ya tenemos en California, en Nueva York, es lo que hay en Cuba, Nicaragua y Venezuela, sería el fin de la democracia en EEUU, puede sonar exagerado o alarmante pero no hay manera que pueda comunicar que no estoy exagerando, esa es la situación, incluso quieren implantar el Trato Verde, quieren llevar a la bancarrota a EEUU poniendo restricciones a la libertad energética de la que está disfrutando este país”, concluyó.

Judith Flores – Diario Las Américas