Trump responde después de que Seattle elimina a su departamento de policía y Portland empeora

Donald Trump.

Desafortunadamente, como hemos estado diciendo aquí en Política Veraz durante semanas, los marxistas sienten que esta es su mejor oportunidad en décadas para tratar de apoderarse de los Estados Unidos y simplemente no están dispuestos a caer sin luchar. La situación sigue empeorando.

Ayer, el Ayuntamiento de Seattle se convirtió en la segunda ciudad más grande de los Estados Unidos, después de que Minneapolis fue la primera, en tomar medidas para comenzar a abolir todo su departamento de policía para que puedan reemplazarlo con un sistema de estilo marxista que describen como un “Departamento de Seguridad comunitaria y prevención de la violencia.”

El Ayuntamiento de Seattle proporcionó justificación para esto al afirmar, sin evidencia, que el Departamento de Policía de Seattle se trata de difundir el “racismo y la violencia” y defiende la “cultura de la supremacía blanca.”

El Ayuntamiento explicó sus otras razones para deshacerse de la policía, que son tan locas e izquierdistas como puedas imaginar. “El Ayuntamiento está comprometido a enfrentar el racismo estructural e institucional como un paso fundamental para abordar la institución racista de la policía.”

Luego proporcionaron justificación para todos los disturbios violentos y las protestas que están arruinando la ciudad. “Estas protestas obligaron a muchos en todo el país y en Seattle a enfrentar el racismo que ha afectado a la comunidad afroamericana durante siglos y se extendió a otras comunidades de color, los efectos nocivos de la cultura de la supremacía blanca y el papel del Departamento de Policía de Seattle en perpetuar la violencia racista.”

El Ayuntamiento respaldó la agenda de “descriminalizar Seattle” que reemplazaría a la policía con “experiencia culturalmente relevante enraizada en las conexiones comunitarias” y “praxis antirracista y afirmativa de género.” Este lenguaje izquierdista es difícil de leer debido a la locura.

Mientras tanto, en Portland, un periodista independiente llamado Ami Horowitz visitó a los violentos alborotadores allí para obtener más información sobre cuáles son sus objetivos. Los manifestantes admitieron abiertamente ante la cámara que el caos es una “herramienta útil” para “desestabilizar a la sociedad” y “derribar el sistema”, mientras que otros elogiaron abiertamente la violencia al decir que “los disturbios y el saqueo son parte de las protestas” y “usted tiene que tener violencia.” Todo esto es un esfuerzo por “poner fin al experimento estadounidense” y “quemarlo”. En otras palabras, los marxistas que buscan hacerse cargo.

Estos rebeldes quieren una pelea y probablemente la conseguirán. El presidente Trump les emitió una advertencia ayer y declaró rotundamente: “¡La Seguridad Nacional no se irá de Portland hasta que la policía local complete la limpieza de los anarquistas y agitadores!”

El Gobierno Federal y el Presidente no van a retroceder.

Miguel Ramos – Política Veraz