Trump firma orden ejecutiva para reducir la dependencia de EE.UU. en China para las medicinas

El presidente Donald Trump habla con los trabajadores en una planta de fabricación de Whirlpool en Clyde, Ohio, el 6 de agosto de 2020 (Scott Olson/Getty Images)

WASHINGTON—En respuesta a las interrupciones del suministro causadas por la pandemia, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 6 de agosto en Clyde, Ohio, para garantizar que los medicamentos esenciales, los suministros médicos y equipos se fabriquen en Estados Unidos.

Durante un evento en la planta manufacturera de Whirlpool Corporation al noroeste de Ohio, Trump dijo que “dejaremos de depender de China tal como lo hicimos con las lavadoras y secadoras”.

“Al celebrar el legado de 109 años de excelencia estadounidense de Whirlpool en la manufactura, hoy quiero trazar mi visión de traer millones de empleos más y miles de fábricas más a las costas estadounidenses, donde pertenecen”.

En 2018, Trump impuso aranceles a las lavadoras importadas para ayudar a los fabricantes nacionales como Whirlpool, que tiene su sede en Michigan.

Como resultado de los aranceles, Trump dijo que las nueve fábricas de Whirlpool en todo el país han prosperado.

“Durante el transcurso de los próximos cuatro años traeremos nuestras cadenas de suministros farmacéuticos y médicos a casa”, dijo Trump. “No podemos confiar en China y otras naciones en todo el mundo”.

Para evitar interrupciones en la cadena de suministro médico en el futuro, Trump firmó la orden ejecutiva llamada “Combatiendo las Emergencias de Salud Pública y Fortaleciendo la Seguridad Nacional al Garantizar que los Medicamentos Esenciales, Contramedidas Médicas e Insumos Críticos se Hagan en los Estados Unidos”.

La extensa orden ejecutiva cubre tanto los medicamentos como los suministros médicos, como mascarillas, guantes, gafas y equipos médicos como respiradores.

El mandato tiene tres componentes, que incluyen la orden “Buy American” para garantizar que las agencias gubernamentales, incluidos los departamentos de Asuntos de Veteranos, Salud y Servicios Humanos, y Defensa, compren productos estadounidenses.

La orden apunta a aumentar la demanda del gobierno de productos hechos en los Estados Unidos para ayudar a crear un mercado para que los fabricantes inviertan y produzcan en los Estados Unidos.

El segundo componente de la orden es la desregulación, que garantiza que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) alivien las normas para el desarrollo de instalaciones de fabricación avanzadas en los Estados Unidos.

Esto ayudará a crear “un proceso regulatorio más racional y simplificado” para abordar las amenazas a la seguridad nacional de manera oportuna, según el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, quien previamente informó a los periodistas sobre la orden ejecutiva.

Y el tercer componente de la orden, que es fundamental para mantener bajos los precios de los medicamentos es “catalizar la fabricación avanzada y las técnicas de fabricación continua”, dijo Navarro. El objetivo es crear economías de escala y alcance para ayudar a reducir el costo de producción en los Estados Unidos.

Además de los medicamentos esenciales, las contramedidas médicas también son una parte clave de esta orden, ya que son cruciales para combatir las amenazas a la seguridad nacional, incluidas las amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (QBRN), así como las amenazas por la pandemia.

Asimismo, la orden ejecutiva ayudará a combatir el tráfico de medicamentos falsificados procedentes principalmente de China.

En un discurso de estilo de campaña en Ohio, Trump criticó a las administraciones anteriores por permitir que “las naciones extranjeras nos roben nuestros trabajos, saqueen nuestras fábricas y saqueen las joyas de la corona de la economía estadounidense”.

“La Administración Obama-Biden estaba perfectamente feliz de permitir que China ganara, sus trabajos desaparecieran y su fábrica cerrara”, dijo.

Además de las cadenas de suministro médico, Trump dijo que tomaría medidas similares para la fabricación terrestre en otros sectores críticos, incluidos la electrónica, las herramientas mecánicas, el transporte marítimo, la industria aeroespacial, automotriz, el hierro y el acero.

La pandemia ha interrumpido la cadena de suministro global de la industria farmacéutica de EE. UU. que depende en gran medida de China, llamando la atención en un nivel peligroso de la dependencia que los Estados Unidos tenía de este competidor global.

China es el proveedor dominante de miles de medicamentos que se encuentran en hogares y hospitales de EE. UU., Desde antibióticos hasta quimioterapias, desde medicamentos contra el VIH/SIDA hasta antidepresivos y analgésicos. Eso ha hecho que Estados Unidos sea vulnerable a las interrupciones de la cadena de suministro derivadas por la pandemia.

China también tiene una participación de mercado dominante en equipos de protección personal, como mascarillas, ventiladores, batas quirúrgicas y guantes, que actualmente tienen una gran demanda. Durante la pandemia, los países donde se encuentran las instalaciones de producción han impuesto restricciones a la exportación de artículos de necesidad crítica, lo cual ha alarmado al gobierno de Estados Unidos.

La nueva orden ejecutiva de Trump ayudará a “impulsar la fabricación nacional de medicamentos críticos y sus componentes”, según Rosemary Gibson, coautora del libro “China Rx” y asesora principal del Hastings Center, un instituto de investigación en bioética.

“Estados Unidos tuvo una escasez de medicamentos críticos durante más de 20 años bajo las administraciones demócratas y republicanas”, dijo. “Y nadie hizo nada al respecto durante años”.

Emel Akan – La Gran Época