Trump da la nacionalidad a cinco migrantes durante la convención republicana

El presidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa en Bedminster, Nueva Jersey, el 15 de agosto de 2020. (Jim Watson/AFP a través de Getty Images).

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, participó este martes en la jura de nacionalidad estadounidense de cinco inmigrantes, de los que destacó que “siguieron las reglas” y “obedecieron las leyes”, en una ceremonia poco habitual que fue transmitida durante la Convención Nacional Republicana.

Los migrantes eran dos hombres de Bolivia y Ghana y tres mujeres del Líbano, India y Sudán.

“Siguieron las reglas, obedecieron las leyes, aprendieron la historia, abrazaron nuestros valores y demostraron que son hombres y mujeres de la más alta integridad”, afirmó Trump tras la jura.

El presidente, que ha tratado de disminuir de forma drástica la migración irregular, felicitó a los nuevos ciudadanos y se dirigió a ellos uno a uno, contando su historia y sus méritos.

En esta captura de pantalla de la transmisión en vivo de la Convención Nacional Republicana de 2020, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump presenta una ceremonia de naturalización para nuevos ciudadanos en un vídeo pregrabado emitido durante la convención virtual el 25 de agosto de 2020. (Fotografía cortesía del Comité de Arreglos para el Comité Nacional Republicano 2020 a través de Getty Images)

Trump conversó primero con el boliviano, Robert Ramírez, del que destacó que “ha cumplido el sueño de crear su propia empresa, una empresa de construcción que emplea a cinco trabajadores”.

“Buena suerte con la empresa, pronto tendrás a cientos de trabajadores, ¿cierto?”, le dijo el presidente.

Trump siguió con la libanesa, Rima Gideon, de la que destacó que es titulada en Psicología: “En otras palabras, ella puede descifrarme”, bromeó el mandatario, visiblemente de buen humor y provocando las risas de los ahí presentes.

Tras hablar con la mujer india, Sudha Naranayan, una programadora informática, Trump se refirió a la veterinaria Namet Waldosid, de la que dijo “es de Sudán y tiene un nombre muy bonito”, y terminó la ronda con el médico ghanés Salah Abdul Samad.

“Se han ganado el bien más preciado, atesorado, querido y valioso en cualquier parte del mundo: se llama ciudadanía estadounidense. No hay mayor honor ni mayor privilegio”, recalcó el presidente, antes de entregarles a cada uno de ellos un certificado con su nueva nacionalidad.

La Gran Época (Con información de EFE)