Periodista revela al Congreso de EE.UU. planes de Antifa para extender la violencia a todo el país

Andy Ngo, periodista de Portland, es retratado cubierto con una sustancia desconocida después de que miembros no identificados del bgrupo Antifa de Rose City lo atacaron en Portland, Oregon el 29 de junio de 2019. (Moriah Ratner/Getty Images)

El periodista independiente Andy Ngo dijo que fue tan amenazado junto a su familia por el grupo “violento e insurreccional” Antifa que temía testificar ante el Congreso, pero que tenía aún más miedo “de permanecer en silencio”.

Ngo, quien ha cubierto el tema de Antifa desde 2016, dijo el martes 4 de agosto en una audiencia del subcomité del Comité Judicial del Senado sobre la Constitución, que “a menos que tomemos medidas, lo que está sucediendo hoy en Portland pronto estará sucediendo en ciudades de todo el país”.

“Lo que hemos presenciado casi a diario son protestas violentas y disturbios liderados por Antifa. Incluso cuando no están iniciando incendios, usando explosivos y tratando de mutilar a los oficiales, dejan mensajes amenazantes como cabezas de cerdo decapitadas fuera de la corte”, dijo Ngo, al decir el por qué de sus afirmaciones.

Ngo se refería a los más de dos meses de disturbios destructivos nocturnos vistos en la ciudad de Portland organizados y dirigidos por el grupo radical de izquierda, usando como pretexto la indignación de la nación por la muerte de George Floyd el 25 de mayo, bajo la custodia de la policía de Minneapolis.

Como editor general del sitio de noticias digitales Post Millennial, los reportajes de Ngo, muy detallados y bien elaborados, han puesto de manifiesto la estructura organizativa descentralizada de Antifa, los métodos de recaudación de fondos, el reclutamiento de nuevos miembros, la formación en tácticas violentas y los planes insurreccionales para destruir Estados Unidos y sustituirlo por un régimen totalitario.

“Antifa no es un mito. Yo he estado informando sobre sus actividades desde 2016. Sus amenazas contra mí y mi familia han demostrado ser muy reales. Como cualquier buen periodista sabe, las historias más importantes son a menudo las que no se cuentan. Esta historia no se está contando”, dijo Ngo al panel.

“El público estadounidense sabe poco sobre este violento grupo insurreccional y su ideología radical”, declaró Ngo. “Hice de Antifa mi objetivo y eso me convierte en un blanco. Sus seguidores consideran mi reportaje como una amenaza a su misión, por lo que usan la violencia y la intimidación para tratar de asustarme para que guarde silencio”.

Cuando en 2018 Antifa intentó desacreditarlo como “supremacista blanco” fracasó y entonces el grupo recurrió a amenazas directas de matarlo y de herir a su familia, dijo.

“Casi tuvieron éxito el año pasado cuando me rodearon en medio del centro de Portland. Me golpearon tanto que me hospitalizaron con una [hemorragia cerebral]”, añadió.

Ngo declaró que aún sufre las secuelas de la paliza y que las autoridades locales todavía no han arrestado ni acusado a nadie en relación con la agresión.

“Lamentablemente, demasiados medios de comunicación han optado por ignorar o restar importancia a este extremismo disfrazado de exigencias de justicia racial”, dijo al subcomité.

La violencia en Portland ha sido organizada y dirigida por el Frente de Liberación Juvenil (YLF), que describió como “una oscura organización de Antifa con miembros secretos”.

El YLF tiene “frentes en todo Estados Unidos, organizados en sitios de redes sociales como Twitter. Ellos abogan abiertamente por los levantamientos violentos en Portland y en otros lugares”, continuó Ngo.

Según el periodista, el 25 de julio, por ejemplo, el YLF emitió “llamados a la acción nacional” que fueron seguidos por disturbios en Seattle, Portland, Oakland, Austin, Atlanta y Richmond, entre otros.

“Hubo múltiples tiroteos, docenas de oficiales heridos e incluso un homicidio”, dijo.

“He visto con mis propios ojos cómo cientos de los llamados manifestantes trabajan juntos para llevar a cabo actos de criminalidad organizada contra el gobierno y los civiles”, añadió Ngo.

Antifa ha “dominado el arte de hacer que su violencia parezca inocua”. Los proyectiles que parecen globos de agua pueden ser llenados con productos químicos, pequeñas hondas pueden ser usadas para proyectar rocas, vidrio y rodamientos en las filas de la policía, las puntas de los paraguas pueden ser sujetadas con discretas navajas de bolsillo, y los poderosos láseres de mano pueden causar serios daños a los ojos”, continuó el periodista.

El senador Ted Cruz (R-Texas), presidente del subcomité, desafió repetidas veces a la senadora Mazie Hirono (D-HI), miembro de la minoría de rango del panel, a rechazar la violencia específicamente de Antifa, pero ella se negó a hacerlo, diciendo solo que “todos estamos de acuerdo en rechazar la violencia de los grupos de cualquier estrato”.

Cuando Cruz repitió su reto hacia el final de la audiencia, Hirono se levantó y abandonó la sala, incitando al senador de Texas a comentar que “ella se negó a hablar, así que esa es la posición del Partido Demócrata. Yo también quiero señalar que de los siete senadores demócratas que hablaron, ninguno de ellos se disculpó o denunció a varios demócratas que están llamando a las fuerzas del orden público ‘soldados de asalto y Gestapo’”.

Cruz se refería a los recientes comentarios de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (D-Calif.) y el  jefe de disciplina de la mayoría de la Cámara, Jim Clyburn (D-SC).

Mark Tapscott – La Gran Época