Estados Unidos reactiva su economía y crea 1,8 millones de puestos de trabajo en julio

Donald Trump.

El repunte económico en Estados Unidos marcó una fuerte recuperación de los puestos de trabajo perdidos a principios de la pandemia. La tasa de desocupación bajó a 10,2% en julio, y se perfila para volver a estabilizarse en torno a un dígito.

Según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, en el pasado mes de julio se lograron crear 1.763.000 nuevos puestos de trabajo, consolidando la recuperación económica. El país norteamericano venía ganando terreno en materia de actividad desde mayo, y los indicadores socio-económicos muestran cierta firmeza en la tendencia.

Como producto de este rebote en la actividad, la tasa de desocupación se desplomó hasta el 10,2% frente al 11,1% del mes anterior. La creación de puestos de trabajo superó a las expectativas más optimistas que circulaban por la Casa Blanca, las cuales preveían crear alrededor de 1,6 millones de nuevos empleos.

La baja en la tasa de desocupación se debe casi totalmente a la creación de puestos de trabajo, pues el nivel de participación laboral (las personas que activamente buscan trabajo en la economía norteamericana) se mantuvo prácticamente constante, pasó del 61,5% en junio a 61,4% en julio.

El repunte laboral trajo un gran alivio a la población, especialmente para aquellos sectores que se vieron directamente perjudicados por la pandemia, como es el caso de la hotelería y la gastronomía, entre muchos otros.

Tan solo en el rubro hotelero se recuperaron 600.000 puestos de trabajo, y el sector retorna gradualmente a sus actividades normales. A diferencia de otros sectores menos afectados, este tipo de actividades reintrodujo principalmente al personal que antes había sido desplazado.

Según la firma británica IHS Markit, proveedora de información global, el producto bruto de Estados Unidos habría repuntado un 9,6% entre abril y junio de este año, marcando una “recuperación en V”, como se esperaba. 

Para los meses de julio y agosto, la firma espera una disminución notable en el crecimiento mensual, en consistencia con las previsiones planteadas para la totalidad del segundo trimestre del año, previendo un repunte superior al 20% con respecto al primer trimestre.

Si bien el rebote es consistente y logró bajar el nivel de desocupación a un ritmo récord, la economía norteamericana aún se mantiene en niveles inferiores a los que tenía el año pasado.

La caída interanual para el mes de junio superó el 5,4% y para el mes de julio sería similar, pero estos datos son sustancialmente inferiores a los registrados para los meses de abril y mayo. 

En junio, la economía norteamericana aún se encontraba un 7,1% por debajo del nivel que tenía en el mes de febrero, y las previsiones de IHS Markit señalan que julio habría igualado, o incluso superado, al nivel registrado en marzo.

El gobierno republicano apunta hacia una política conciliadora entre la necesidad de ordenar las cuentas públicas y las necesidades socio-económicas propias de la pandemia. En el mes de julio, un total de 16,1 millones de personas recibieron una ayuda económica semanal de 600 dólares. 

Los demócratas plantean transformar el programa de ayudas en algo de carácter permanente, pero el gobierno de Trump se negó sistemáticamente y plantea que su uso se aplicará solamente para facilitar la transición hacia la normalidad.

Trump afirmó que “la mayoría silenciosa es fuerte”, en discrepancia con los sectores más radicalizados de la sociedad estadounidense, los cuales realmente no son representativos.

La Derecha Diario