CNN ignora denuncias de abusos de los derechos humanos en la NBA de China

A pesar de la seriedad de las acusaciones de violencia física contra niños y falta de educación, el 30 de julio Wolf Blitzer de la CNN entrevistó durante más de 15 minutos al comisionado de la NBA Adam Silver sin preguntar ni mencionar los alegatos y centrándose en los retos de reanudar la temporada en medio de la pandemia, informó Fox News.

El 29 de julio de 2020, ESPN publicó un informe de investigación en su sitio web llamado «Investigación de ESPN encuentra que los entrenadores de las academias de la NBA en China se quejaron de abusos a los jugadores, falta de escolaridad» que denuncia supuestos abusos físicos a los estudiantes en las instalaciones de la NBA en China, así como la falta de educación.

Cabe destacar que la empresa socia de CNN, Time Warner, también es socia de la NBA en la televisión.

La NBA se ha enfrentado a un estricto escrutinio por su doble estándar: aboga en los Estados Unidos por cuestiones de justicia social, pero censura los mensajes pro democráticos de Hong Kong para no molestar al Partido Comunista de China.

Según Fox News, un exempleado de la NBA dijo: «No puedes tenerlo todo. No puedes estar aquí en febrero promoviendo el Mes de la Historia Negra y estar en China, donde están en campos de reeducación, y toda la gente con la que te estás asociando está pegando a los niños».

Pero según la nota periodística de ESPN, la falta de principios de la NBA va más allá.

Según varias decenas de informes de destacados abogados de derechos humanos, así como de ONG, los abusos de los derechos humanos han estado ocurriendo desde hace más de dos décadas en China y están todos bien documentados. Pero desde que la Administración del presidente Donald Trump comenzó a responsabilizar a Beijing por sus crímenes, estos temas han ganado más atención que antes.

En 2016, la NBA inauguró tres instalaciones de entrenamiento, una en la región de Xinjiang, que recientemente ocupó los titulares de los medios por las imágenes de lo que parece ser un campo de concentración de uigures, una minoría musulmana de la provincia. La imagen se asemejaba a la del Holocausto, con hombres allí, rapados con los ojos vendados, esposados y listos para abordar un tren.

En agosto de 2018, la revista Slate, publicó un artículo titulado «¿Por qué está la NBA en Xinjiang? La liga está dirigiendo un centro de entrenamiento en medio de una de las peores atrocidades humanitarias del mundo».

Después de repetidas críticas, la NBA cerró las instalaciones hace un año, pero no mencionó los abusos de los derechos humanos, quizás a pedido de las autoridades chinas.

En la investigación de ESPN, los periodistas hablaron con ex entrenadores de la NBA que trabajaron en las instalaciones chinas, quienes hablaron del abuso físico que sufrieron los niños de entre 11 y 14 años mientras se entrenaban.

Uno de los exempleados recordó haber visto a un entrenador chino «tirar un balón a la cara de un joven jugador a quemarropa y luego darle una patada en la panza».

Algunos chinos dijeron que el castigo físico es parte del entrenamiento y que ha demostrado ser efectivo, pero otros sostienen que es más bien violencia y puede dañar el carácter de los niños.

El programa de la NBA en China fue creado inicialmente para entrenar a atletas de élite dado el ferviente amor por el juego del pueblo chino y el creciente interés en este. Se dice que los ingresos del negocio allí son de alrededor de 5 mil millones al año. El programa incluía la educación de los aprendices, pero según el testimonio de los exempleados, no fue así.

Un entrenador americano que trabajó para la NBA en China describió el proyecto como «un taller clandestino para los atletas».

Otro entrenador americano se fue antes del final de su contrato por la misma razón. Él dijo: «No podía seguir apareciendo todos los días, mirando a estos chicos y sabiendo que acabarían siendo taxistas».

La historia también menciona que el programa no tenía la supervisión que requería, y estaba básicamente bajo la dirección del régimen chino. Un ex entrenador le dijo a ESPN: «Básicamente trabajábamos para el gobierno chino».

Luego de las críticas recibidas, Mark Tatum, el vicecomisionado de la NBA y jefe de operaciones, le dijo a ESPN que la liga está «reevaluando» y «considerando otras oportunidades» para el programa.

Álvaro Colombres Garmendia – Tierra Pura