Activistas de Black Lives Matter enfrentan posible sentencia de cadena perpetua por vandalismo en Utah

Las personas que llevan escudos caseros de Black Lives Matter marchan frente a los manifestantes el 25 de julio de 2020 en Richmond, Virginia. (Eze Amos/Getty Images)

Los manifestantes de Black Lives Matter podrían ser condenados a cadena perpetua si se les declara culpables de vandalizar la oficina del fiscal demócrata Sim Gill del distrito de Salt Lake City, Utah.

Madalena Rose McNeil, de 28 años; Marvin Oliveros, de 39 años; y Richard Lovell Davis, de 31 años, se les acusó el martes de delitos graves de vandalismo y disturbios, que es un delito de tercer grado, según los funcionarios, informó KSL.

El cargo de vandalismo, un delito de primer grado, tiene un atributo de pandilla. Lo cual hace que cada cargo sea condenable con una sentencia de al menos cinco años y hasta cadena perpetua, señaló el informe, citando el código penal de Utah.

Los tres estuvieron involucrados en las manifestaciones posteriores a la muerte de Bernardo Palacios Carbajal.

La alcaldesa demócrata de Salt Lake City, Erin Mendenhall, dijo en un comunicado que no tiene jurisdicción sobre el sistema de justicia penal o las leyes del estado.

“Si se comete un delito, debe haber una consecuencia, pero esa consecuencia debe ser proporcional al delito en sí”, dijo en un posteo de Twitter. “Y en este caso, en el un individuo pueda pasar toda una vida en prisión por comprar pintura, eso es demasiado extremo. No estoy de acuerdo con el alcance y el potencial de estos cargos y espero que el sistema de justicia penal no lo lleve tan lejos”.

La policía de Salt Lake City dijo que un grupo de manifestantes “finalmente rompió cinco ventanas” en la oficina del fiscal del distrito “y pintó la carretera y el edificio con pintura roja causando daños estimados entre 100,000 y 200,000 dólares”, según un comunicado de prensa.

Pero Gill defendió los elevados cargos y restó importancia a la posibilidad que reciban cadena perpetua. “No creo que nadie vaya a ir a la cárcel por esto”, dijo Gill a The Associated Press esta semana.

AP señaló que los casos criminales a menudo terminan con acuerdos de declaración de culpabilidad por cargos menores.

“Hay algunas personas que quieren participar en la manifestación, pero quieren ser absueltas de cualquier comportamiento”, dijo Gill a AP. “No se trata de protestar, se trata de gente que está involucrada en una conducta criminal”.

Más de 30 personas fueron acusadas de varios crímenes en el condado de Salt Lake durante una ola de protestas en todo el país tras la muerte de George Floyd en Minneapolis.

“Tenemos que tener algún acuerdo de lo que constituye un discurso protegido de la Primera Enmienda”, dijo Gill a la agencia de noticias. “Cuando cruces ese umbral, ¿debes ser responsable o no?”.

Jack Phillips – La Gran Época