Un ejército chino trabaja en las redes sociales de EE.UU. para desbancar a Trump

Un guardia se para frente a la entrada del periódico China Daily el 18 de enero de 2007. El China Daily es un diario en inglés que se publica en la República Popular China y que se distribuye como encarte en algunos periódicos de Estados Unidos. (Voishmel/AFP vía Getty Images)

Comentario

Estados Unidos finalmente se está poniendo serio sobre los medios de propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh) que operan en suelo estadounidense. Aún así, Estados Unidos sigue estando un paso atrás, ya que el PCCh está usando las redes sociales para tratar de derrotar al presidente Donald Trump.

El primer paso para contrarrestar los medios de comunicación chinos, es ser honesto sobre ellos.

El 22 de junio, el Departamento de Estado designó las operaciones estadounidenses de China Central Television, China News Service, the People’s Daily, and the Global Times como misiones extranjeras. Este anuncio siguió a la designación del 18 de febrero de la Agencia de Noticias Xinhua, China Global Television Network, Radio International, China Daily Distribution Corporation, y Hai Tian Development USA como misiones extranjeras.

Estas designaciones proporcionan claridad sobre los medios de comunicación estatales de China que operan en Estados Unidos. No son medios de comunicación independientes. Son medios de propaganda que tratan de influir en la opinión pública en nombre del PCCh. El Departamento de Estado le está demostrando al PCCh que Estados Unidos se toma en serio la protección de nuestro país.

Lo que el Departamento de Estado no dijo, pero es bien sabido por el gobierno de Estados Unidos, es que estos medios de comunicación de propiedad del PCCh también actúan como redes de espionaje. También lo hacen muchas compañías de negocios de China continental que operan en este país, que son parte del “frente unido” del PCCh.

Aunque las acciones del Departamento de Estado son bien recibidas, no tocan el nuevo enfoque de la propaganda del PCCh en Estados Unidos: las redes sociales.

El ejército de redes sociales del PCCh, a veces llamado “ejército de los 50 centavos” (porque se dice que se les paga 50 centavos por cada post que hacen), está muy bien entrenado. Cientos de miles de agentes siguen las instrucciones y se agrupan en capas. Cuando hay un tema importante —por ejemplo, una protesta en Hong Kong, o la guerra comercial entre Estados Unidos y China— se dividen en dos grupos opuestos, debaten, crean temas controvertidos, hacen que los temas se vuelvan intensos, y luego, gradualmente, guían la mayor parte de la conversación hacia la dirección que quiere el PCCh.

Es una estrategia bien planeada y bien pensada. El grupo que habla por el lado opositor tiene pautas estrictas. Lo que pueden decir al tomar el punto de vista opuesto, y cuáles son las líneas rojas que nunca pueden cruzar. Algunos grupos de nivel inferior solo repostean.

Su trabajo puede crear grandes influencers en cuestión de días. Y también pueden comprar grandes influencers, darles dinero, dejarlos seguir hablando como antes, pero hablar en nombre del PCCh en momentos y asuntos críticos.

El ejército de redes sociales del PCCh interfirió en una elección en Taiwán. El alcalde de Tainan —que se convirtió en el jefe de uno de los dos principales partidos de Taiwán— fue elegido bajo la influencia del ejército de redes sociales del PCCh.

Ahora, este mismo ejército ha marchado a Estados Unidos. El PCCh tiene una estrategia, es más fácil vencer a Trump que vencer a Estados Unidos como país. Esta es la misma estrategia que el PCCh utiliza para atacar a los líderes de las organizaciones, o a las élites de los países, yendo detrás de estos individuos en lugar de atacar a las organizaciones o a los países en su conjunto.

Sabemos que TikTok sirvió como plataforma para crear confusión en torno al mitin de Trump en Tulsa. Animó a la gente a registrarse para el evento pero no presentarse. No fue un acto de individuos, sino un ataque bien organizado. Y eso fue solo una pequeña prueba.

Este ejército de redes sociales también puede pretender hablar como los demócratas, atacar a Trump, y, usando un gran equipo bien organizado, parece dominar la opinión. El PCCh se aprovecha del sistema abierto de este país, y Estados Unidos no tiene suficiente comprensión de sus tácticas.

Hoy, el gobierno de India anunció que ha prohibido 59 aplicaciones de China, incluyendo TikTok, WeChat, Baidu map, etc.

En Estados Unidos cada acción toma un largo proceso. Por un lado, así es como funciona un sistema democrático. Pero por otro lado, el lento ritmo es también el resultado de una larga vida pacífica que hace que la mayoría de los americanos no sean conscientes del enemigo que tienen a su lado.

Beijing ha aprobado la ley de seguridad nacional hecha a medida para Hong Kong. Pompeo anunció que “A medida que Beijing avanza en la aprobación de la ley de seguridad nacional, Estados Unidos pondrá fin a las exportaciones de equipos de defensa de origen estadounidense y tomará medidas para imponer las mismas restricciones a la defensa de EE.UU. y las tecnologías de doble uso a Hong Kong como lo hace para China”.

Hong Kong ha actuado al servicio de que Beijing acceda a los mercados financieros occidentales y a la tecnología sensible, incluyendo la tecnología militar y espacial. Uno podría preguntarse por qué a Beijing no le importa perder este servicio y cómo puede conseguir estas tecnologías tan deseables. Beijing está un paso adelante otra vez: ha establecido muchos lugares de aterrizaje intermediarios en otros países de puerto libre, que funcionan como el guante blanco de Hong Kong, para enviar tecnología sensible a China.

El PCCh puede parecer inteligente, pero como dice el popular refrán chino, “el cielo está eliminando al PCCh”. El PCCh se enfrenta a una crisis en todas las direcciones. El viento está en contra del PCCh, no importa cuán astuto, sigiloso y despiadado sea.

Diana Zhang – La Gran Época