Trump y AMLO celebran el USMCA en la Casa Blanca

Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca.

WASHINGTON—El presidente Donald Trump recibió al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador en la Casa Blanca por primera vez para celebrar el lanzamiento del nuevo acuerdo comercial norteamericano conocido como USMCA.

Los dos líderes se reunieron el 8 de julio para discutir la cooperación estratégica entre los dos países tanto en comercio como en inmigración.

“La relación entre Estados Unidos y México nunca ha sido tan estrecha como ahora”, dijo Trump en la Rosaleda antes de firmar una declaración conjunta con su homólogo. La declaración tiene por objeto reforzar la cooperación económica y de seguridad.

Señaló que “la gente estaba apostando en contra” de una buena relación entre los líderes.

“Cada uno de nosotros fue elegido con la promesa de luchar contra la corrupción, devolver el poder al pueblo y poner los intereses de nuestros países en primer lugar”, dijo Trump.

El Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá (USMCA) entró en vigor el 1 de julio, abriendo un nuevo capítulo en el libre comercio de América del Norte. Conocido como T-MEC en México, el USMCA tiene fuertes disposiciones laborales y promueve la inversión en la cadena de suministro de América del Norte.

Trump llamó al acuerdo “el más grande, justo y avanzado” y dijo que “traería innumerables empleos del extranjero a América del Norte”.

“Nuestros países serán muy grandes beneficiarios. Ya estamos viendo los frutos porque empezó”, dijo.

El USMCA llega en un momento crucial, ya que puede animar a las empresas a acercar su producción a sus hogares y avanzar en la disociación económica de China. La pandemia ha acelerado aún más la necesidad de reubicar las líneas de suministro y radicarlas en Estados Unidos o cerca de la costa de México y Canadá, según los expertos.

“Este acuerdo es una gran opción para producir, crear empleos y fomentar el comercio sin tener que ir tan lejos de nuestros hogares, ciudades, estados y naciones”, dijo López Obrador.

Se refirió a México diciendo que su país tiene un activo “sumamente valioso”, que es su “joven, creativa y responsable fuerza laboral”.

El USMCA reemplaza al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que entró en vigor durante el mandato del presidente Bill Clinton en 1994.

El acuerdo contiene nuevas “reglas de origen” para los automóviles, que incentivan la producción en América del Norte. También promueve el uso de mano de obra con salarios altos, lo que se espera que haga a los trabajadores estadounidenses y canadienses más competitivos frente a los trabajadores mexicanos.

Esta es la primera visita al extranjero del presidente mexicano desde que asumió el cargo a finales de 2018. El presidente izquierdista de 66 años viajó a Washington en un avión comercial repleto, según un tuit, que lo mostraba sentado y llevando mascarilla en un autobús.

Antes de su elección en 2018, López Obrador publicó un libro titulado “Oye Trump”, en el que calificó a Trump de “errático y arrogante”. Sin embargo, después de que asumió el cargo, los líderes se alabaron públicamente.

Trump elogió a López Obrador por su cooperación para detener el flujo transfronterizo ilícito de drogas, armas, dinero en efectivo y contrabando, así como la trata de personas.

“Estamos forjando alianzas críticas en todo el hemisferio occidental para combatir los cárteles y los contrabandistas, y para garantizar una migración segura, humana y legal. Y México nos ha ayudado mucho”, dijo.

López Obrador fue criticado en su país por viajar a Washington antes de las elecciones de Estados Unidos, ya que algunos temían que pareciera estar apoyando a Trump en su campaña de reelección.

López Obrador dijo que Trump ha sido “cada vez más respetuoso” con los mexicanos, a pesar de las “diferencias ideológicas” e “insultos” que se produjeron en el pasado.

Agradeció a Trump por el apoyo durante la pandemia y por proporcionar el equipo médico necesario.

“Usted no ha pretendido tratarnos como colonia, sino que, por el contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto”, dijo al final de su discurso.

Antes de su reunión con Trump, López Obrador depositó coronas en el Monumento a Abraham Lincoln y en la Estatua de Benito Juárez, “figuras históricas que simbolizan lo mejor de la política y la lucha por la libertad en ambas naciones”, según la Embajada de México en Washington.

Emel Akan – La Gran Época