Trump celebra la libertad y denuncia la cultura de cancelación la víspera del Día de la Independencia

El presidente de EE.UU. Donald Trump y la primera dama Melania Trump asisten a los actos del Día de la Independencia en el Monte Rushmore en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

El presidente pide a los estadounidenses que “defiendan la integridad de nuestro país”.

En un discurso en el Monte Rushmore en la víspera del 4 de julio, el presidente Donald Trump celebró el legado de Estados Unidos e hizo eco de los valores, ideales y libertades consagrados en la Declaración de la Independencia, al tiempo que llamó a los patriotas a hacer frente a la “cultura de cancelación” y a lo que llamó “un nuevo fascismo de extrema izquierda”.

De pie ante una multitud de 7500 personas, Trump señaló el significado del Monte Rushmore, que representa a los expresidentes de EE.UU. George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

“No podría haber un mejor lugar para celebrar la independencia de Estados Unidos que bajo esta magnífica, increíble y majestuosa montaña y el monumento a los más grandes estadounidenses que jamás hayan vivido”, dijo el presidente el viernes en su discurso, después de un sobrevuelo militar.

Los fuegos artificiales del 4 de julio se celebraron sobre el famoso monumento por primera vez en 11 años.

Los Ángeles Azules de la Marina de EE.UU. vuelan por delante del Monumento Nacional del Monte Rushmore, antes de una gran exhibición de fuegos artificiales cerca de Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Scott Olson/Getty Images)
Los fuegos artificiales estallan sobre el Monumento Nacional del Monte Rushmore durante un evento del Día de la Independencia en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Trump celebró el coraje de los Padres Fundadores que declararon la independencia de Estados Unidos el 4 de julio de 1776 y aplaudió la “revolución en la búsqueda de la justicia, la igualdad, la libertad y la prosperidad”.

“Nuestros Fundadores declararon audazmente que todos estamos dotados de los mismos derechos divinos que nos dio nuestro creador en el cielo, y que lo que Dios nos ha dado no permitiremos que nadie nos lo quite nunca, nunca”, dijo el presidente republicano, entre aplausos.

“Sin embargo, al reunirnos aquí esta noche, hay un peligro creciente que amenaza cada bendición por la que nuestros antepasados lucharon tan duramente, que se desangraron para asegurarse”, continuó. “Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos”.

“Multitudes enfurecidas están tratando de derribar las estatuas de nuestros Fundadores, desfigurar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades”, añadió. “Muchas de estas personas no tienen ni idea de por qué están haciendo esto, pero algunos saben exactamente lo que están haciendo”.

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan al escenario durante un evento del Día de la Independencia en el Monte Rushmore en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

El presidente anunció que los agentes federales arrestaron el jueves al presunto cabecilla del ataque a la estatua de Andrew Jackson cerca de la Casa Blanca a finales de junio. También anunció una orden ejecutiva para crear un nuevo parque nacional con estatuas de grandes estadounidenses.

Cultura de cancelación

Una “revolución cultural de izquierda” está actualmente tratando de derrocar las libertades de los estadounidenses, dijo Trump a la multitud, llamando a la “cultura de cancelación” como una de las armas políticas empleadas por los que buscan una revolución.

Dicha cultura se manifiesta en forma de “apartar a la gente de sus trabajos, avergonzar a los disidentes y exigir la sumisión total de cualquiera que no esté de acuerdo”, dijo Trump.

“Esta es la definición misma del totalitarismo y es completamente ajena a nuestra cultura y a nuestros valores, y no tiene absolutamente ningún lugar en Estados Unidos de América”, afirmó el presidente.

Los estadounidenses asisten a los eventos del Día de la Independencia en el Monumento Nacional del Monte Rushmore en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Se refirió a la fuerza detrás de esta cultura como un “nuevo fascismo de extrema izquierda” que “exige una lealtad absoluta” en las escuelas, salas de prensa y salas de juntas corporativas de toda la nación.

“Si no hablas su idioma, no realizas sus rituales, no recitas sus mantras, y no sigues sus mandamientos, entonces serás censurado, desterrado, puesto en la lista negra, perseguido y castigado. No nos va a pasar a nosotros”, continuó Trump.

El presidente Donald Trump hace un gesto mientras habla durante los actos del Día de la Independencia en el Monumento Nacional del Monte Rushmore en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Parte del asalto radical, señaló Trump, incluye el derribo de “todas las estatuas, símbolos y recuerdos” del patrimonio de Estados Unidos.

“El violento caos que hemos visto en las calles y ciudades dirigidas por demócratas liberales en todos los casos, es el resultado previsible de años de adoctrinamiento extremo y de prejuicios en la educación, el periodismo y otras instituciones culturales”, afirmó Trump.

“En contra de todas las leyes de la sociedad y la naturaleza, nuestros niños son enseñados en la escuela a odiar su propio país y a creer que los hombres y mujeres que lo construyeron no fueron héroes sino villanos”.

“La visión radical de la historia estadounidense es una red de mentiras. Se elimina toda perspectiva. Toda virtud se oscurece. Cada motivo es retorcido. Cada hecho está distorsionado. Y cada defecto se magnifica hasta que la historia se purga y el registro se desfigura más allá de todo reconocimiento”, añadió.

Trump alegó que el movimiento radical había “profanado” la memoria de los presidentes de EE.UU. representada en el Monte Rushmore. Trató de celebrar su memoria detallando en su discurso los actos heroicos que realizaron y que trajeron la libertad al país.

“La ideología radical que ataca a nuestro país avanza bajo la bandera de la ‘justicia social’. Pero en realidad, demolería tanto la justicia como la sociedad”, dijo Trump. “Transformaría la justicia en un instrumento de división y venganza, y convertiría nuestra sociedad libre e inclusiva en un lugar de represión, dominación y exclusión”.

“Quieren silenciarnos, pero no seremos silenciados”, añadió Trump.

El presidente Donald Trump aparece en una pantalla mientras habla durante los actos del Día de la Independencia en el Monumento Nacional del Monte Rushmore en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

“Levantar la voz”

El presidente pidió al pueblo de Estados Unidos que se opongan a la cultura de cancelación para defender los valores estadounidenses.

“Los estadounidenses declaramos de nuevo, como lo hicimos hace 244 años: no seremos tiranizados, no seremos degradados y no seremos intimidados por gente mala y malvada. No sucederá”, dijo Trump.

“Mis queridos compatriotas, es hora de hablar alto, firme y poderosamente y defender la integridad de nuestro país”, dijo a la multitud. “Es hora de que nuestros políticos invoquen la valentía y la determinación de nuestros antepasados estadounidenses”.

“Frente a las mentiras que pretenden dividirnos, desmoralizarnos y disminuirnos, mostraremos que la historia de Estados Unidos nos une, nos inspira, nos incluye y nos hace libres a todos”.

Los fuegos artificiales explotan sobre el Monumento Nacional del Monte Rushmore durante un evento del Día de la Independencia en Keystone, Dakota del Sur, el 3 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Trump reafirmó los valores que defendió anteriormente en discursos anteriores —principios judeo-cristianos sobre los que se fundaron los valores estadounidenses, la seguridad de las fronteras, la libertad religiosa, los derechos de los niños no nacidos— pero esta vez con una referencia añadida a la cultura de cancelación.

“Queremos un debate libre y abierto, no códigos de discurso y cultura de cancelación. Abrazamos la tolerancia, no el prejuicio. Apoyamos a los valientes hombres y mujeres de las fuerzas del orden”, dijo Trump. “Nunca aboliremos nuestra policía o nuestra gran Segunda Enmienda que nos da el derecho a tener y llevar armas”.

“Creemos que a nuestros hijos se les debe enseñar a amar a su país, a honrar su historia y a respetar nuestra gran bandera estadounidense”, dijo el presidente, entre aclamaciones y aplausos.

“Nos mantenemos firmes, orgullosos y solo nos arrodillamos ante Dios todopoderoso”, añadió. “Esto es lo que somos, esto es lo que creemos y estos son los valores que nos guiarán mientras nos esforzamos por construir un futuro aún mejor y más grande”.

Se espera que el presidente asista a otra celebración del 4 de julio el sábado en Washington, donde los asistentes presenciarán un extenso espectáculo aéreo militar estadounidense que comenzará a las 6:30 p.m. Otras cuatro ciudades también tendrán mini versiones de la exhibición de poder aéreo el mismo día.

Mimi Nguyen Ly – La Gran Época