Trump avanza para terminar con la censura en las redes sociales

El presidente Donald J. Trump entra en la Sala Este de la Casa Blanca, el 22 de julio de 2020, en la Casa Blanca. (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead)

Redacción BLes– La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kaleigh McEnany, anunció hoy miércoles 29 de julio, que el Departamento de Comercio presentó una petición a la Comisión Federal de Comunicaciones, para consultar si el artículo 203 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, protege las decisiones de moderar contenidos en las redes sociales, y si estas compañías están obligadas a dar a conocer los métodos que usan para hacerlo.

El pasado lunes el Departamento de Comercio emitió una petición a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), para ver el alcance de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, siguiendo las medidas solicitadas en la orden ejecutiva que firmó el presidente Trump el pasado 28 de mayo, para ponerle fin a la censura que vienen sufriendo los medios conservadores en las redes sociales.

Según el sitio web del Departamento de Comercio, la petición busca aclarar si el artículo 203 protege las decisiones de moderación de contenidos en las redes sociales, y en qué medida, y si estas compañías tienen alguna obligación de hacer públicos que métodos emplean para moderar.

La orden ejecutiva del presidente Trump se basa en la premisa de que la libertad de expresión es un pilar de la democracia en los Estados Unidos y que las redes sociales se han involucrado en censurar selectivamente ciertas publicaciones que favorecen los puntos de vistas liberales, o de izquierda.

“Twitter ahora decide selectivamente colocar una etiqueta de advertencia en ciertos tweets de manera que refleja claramente una inclinación política”, declara la orden ejecutiva.

El documento explica que, inicialmente la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, se redactó para proteger a los niños de contenido obsceno, lascivo, sucio, excesivamente violento, acosador o de otra manera desagradable y para que las plataformas donde se intercambia información online no temieran censurar dichas publicaciones. Pero el alcance de esta sección ahora se ha distorsionado y estas compañías están explotando una brecha, pues nadie puede demandarlas por la censura mientras estas reclamen estar protegidas bajo la mencionada sección.

En la audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes este miércoles 29 de julio, el congresista Sensenbrenner enfrentó a Mark Zuckerberg, CEO de Facebook por la censura que sufrió el hijo del presidente Trump, por subir un video de un grupo de médicos que manifestaban haber realizado pruebas exitosas con la droga hidroxicloroquina en 350 pacientes con virus PCCh o COVID-19.

Zuckerberg dijo que la decisión fue tomada porque no existe cura probada para el virus PCCh aún y publicar un video que diga lo contrario es riesgoso para los usuarios. No obstante, la pregunta permanece sin contestar, ¿por qué elije Facebook o Twitter cuáles son los médicos que tienen la verdad? ¿Cómo se avanza si hay una sola voz que domina el discurso?

A pesar de que hay un camino largo por recorrer para que se vean resultados reales, si se determina que existen prácticas de censura arbitraria, el Departamento de Justicia deberá proponer una legislación y aplicarla para ponerle fin a estas injusticas.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes