Refugiados venezolanos y cubanos piden a Trump que ayude a liberar a sus países del comunismo

El presidente Donald Trump preside una mesa redonda titulada “Apoyar al pueblo de Venezuela” en el Centro de Adoración de la Iglesia Doral Jesús en Doral, Florida, el 10 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Varios refugiados ofrecieron su experiencia de primera mano con el socialismo y el comunismo.

Activistas venezolanos y cubanos en Florida instaron el 10 de julio al presidente Trump durante una mesa redonda sobre “Apoyo al pueblo de Venezuela” a que ayudara a las personas oprimidas por los regímenes socialistas y comunistas de Venezuela y Cuba a recuperar la libertad y a eliminar el narcoterrorismo y la pobreza.

Ernesto Ackerman, presidente del grupo cívico Ciudadanos Independientes Venezolano-Americanos, pidió a Trump en la mesa redonda celebrada en Doral, Florida, que “elimine los gérmenes del socialismo” de Venezuela, Nicaragua, Cuba y otros países de la región, y que “ayude al pueblo de Venezuela a deshacerse de los narcoterroristas que han secuestrado a nuestra nación”.

Ackerman, nacido en Venezuela, es hijo de un superviviente de un campo de concentración venezolano que aún vive en Venezuela. Dijo que su organización ha presionado al Congreso de los Estados Unidos durante más de 18 años para que imponga sanciones a los narcoterroristas en Venezuela.

Decenas de cubanos hacen cola frente a una panadería en La Habana para comprar pan el 13 de diciembre de 2018. (Yamil Lage/AFP vía Getty Images)

El Dr. Orlando Gutiérrez Boronat, cofundador y portavoz del Directorio Democrático Cubano y líder de la comunidad de exiliados cubanos, dijo en la mesa redonda que “debería haber un grupo de trabajo [en los Estados Unidos] para educar a los estadounidenses sobre el socialismo y el comunismo”.

Gutiérrez-Boronat compartió experiencias vitales clave en la Cuba comunista que le ayudaron a comprender la naturaleza del socialismo y el comunismo.

Recordó que a los servicios religiosos en Cuba asistían muy pocas personas, ya que los feligreses eran perseguidos y discriminados por el régimen comunista por creer en Dios.

“En todas partes donde el comunismo y el socialismo han llegado, la primera libertad a la que atacan es la libertad religiosa”, dijo Gutiérrez-Boronat, añadiendo que esta es la razón por la que las estatuas de Jesús son derribadas.

“El derecho a creer o no creer, a tener o no tener fe, es fundamental y es una de las primeras cosas que el comunismo en Cuba trató de erradicar. Intentaron acabar con el cristianismo en Cuba”, dijo Gutiérrez-Boronat.

Las sanciones estratégicas impuestas por Estados Unidos “dirigidas a los sectores militar y de inteligencia y seguridad [en Cuba] los han debilitado”, dijo Gutiérrez-Boronat, y añadió que por eso se produjeron protestas en Santa Clara (Cuba) en los últimos meses.

Cuba era autosuficiente, su economía prosperaba e incluso exportaba alimentos antes de que los comunistas se hicieran cargo del país en 1959, dijo, pero “la Cuba de hoy no puede alimentarse sin las donaciones de alimentos de Estados Unidos”.

Gutiérrez-Boronat criticó a Hollywood y a los medios de comunicación que difunden información falsa sobre el socialismo, el comunismo y sobre lo que pasó en Cuba.

Siete cubanos permanecen en una embarcación casera momentos antes de ser arrestados por agentes militares cubanos el 4 de junio de 2009 en La Habana. (Adalberto Roque/AFP/Getty Images)

También instó a Trump a que considerara la posibilidad de acusar al régimen cubano por el asesinato en 1996 de cubano-americanos que ayudaban a personas a escapar de Cuba en balsas en aguas internacionales, y por otros crímenes de lesa humanidad que el régimen cubano cometió.

Trump dijo que Estados Unidos ha impuesto “sanciones históricas” al régimen venezolano dirigido por el dictador socialista Nicolás Maduro y que se solidariza “con los justos y legítimos líderes de Venezuela”.

Trump añadió que su administración acusó al régimen de Maduro de narcoterrorismo e impuso sanciones a Nicaragua por violaciones de los derechos humanos.

Terminó con las “políticas pro-comunistas” de la administración Obama que, según dijo, Joe Biden se ha comprometido a reinstaurar.

El congresista Mario Díaz-Balart (R-Fla.) dijo que el socialismo y el comunismo en Venezuela, Nicaragua y Cuba no solo es desastroso para la gente de esos países, sino que también representa una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

El comunismo venezolano quedó expuesto

(De izquierda a derecha, en primera fila) El contralor general de Venezuela Elvis Amoroso, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia Maikel Moreno, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro y la presidenta del Consejo Nacional Electoral Tibisay Lucena asisten a la ceremonia de apertura del año judicial en el Tribunal Supremo de Justicia de Caracas, el 31 de enero de 2020. (Foto de YURI CORTEZ/AFP vía Getty Images)

Lourdes Ubieta, una activista de origen venezolano que lleva más de 25 años trabajando para los medios de comunicación en Venezuela y Estados Unidos, dijo que sus padres cubanos que viven en el exilio en Venezuela huyeron de Cuba para escapar de la “tiranía comunista de Castro”.

Venezuela fue un país próspero hasta 1999, cuando Hugo Chávez tomó el poder e impuso el socialismo en el país.

Casi dos décadas de gobierno socialista han devastado Venezuela, dijo Ubieta, lo cual ha llevado a la pobreza al 75 por ciento de las familias venezolanas. Dichas familias no pueden permitirse siquiera la “cesta básica de la compra”.

“De los 7.8 millones de niños del país, el 40 por ciento informa de dificultades para asistir a la escuela por problemas con el suministro de agua, los cortes de luz, la falta de alimentos en casa, la falta de transporte o la falta de maestros”, dijo. La tasa de mortalidad infantil también ha aumentado dramáticamente en Venezuela, agregó.

El régimen socialista ha destruido la economía del país hasta el punto de que el sector alimentario no puede producir suficientes alimentos y la industria petrolera no puede producir suficiente gasolina, dijo Ubieta.

Venezuela genera la mayor parte de sus ingresos a partir de la producción de petróleo, ya que sus reservas de petróleo son unas de las más grandes del mundo. Durante la década de los 70 la industria petrolera de Venezuela fue nacionalizada. En 1989 los precios del petróleo se desplomaron en todo el mundo, causando la caída de la economía del país, que era dependiente del petróleo. Los precios de productos de consumo, incluyendo los alimentos y el gas, aumentaron, y las condiciones de vida de la gente se deterioraron.

Las políticas socialistas de Chávez hicieron al país aún más dependiente de la exportación de petróleo y su sucesor, Maduro, continuó con sus políticas.

Un manifestante anti-Maduro es detenido por las fuerzas de seguridad durante unos enfrentamientos en Caracas el 1 de mayo de 2019. (FEDERICO PARRA/AFP/Getty Images)

“El crimen organizado transnacional controla Venezuela. Los cárteles de la droga, las guerrillas colombianas, las turbas internacionales y los terroristas financiados por Irán operan libremente” bajo el régimen venezolano “con la agenda cubana”, dijo Ubieta, y añadió que Trump ha sido el único presidente de Estados Unidos “que se ha mantenido firme contra estos criminales”.

“Le pido [Sr. Presidente] que no abandone a Venezuela. Cada minuto que pasa supone uno de los mayores sufrimientos para los venezolanos”, dijo Ubieta.

“No olvidaré lo que escuché hoy, es muy conmovedor, es una situación muy difícil y hemos hecho muchos progresos como probablemente han visto”, dijo Trump antes de concluir, “Tengo la sensación de que no se decepcionarán”.

Mesa redonda del Partido Demócrata

Horas antes, antes de la visita de Trump, el Partido Demócrata organizó una mesa redonda virtual en Facebook con líderes de las comunidades cubana y venezolana para condenar a la administración Trump por “las promesas rotas a las comunidades venezolana y cubana”, según FloridaDems.org.

“Hoy se va a sentar con los migrantes venezolanos, vi su agenda. ¿Está dispuesto a conceder el Estatus de Protección Temporal a los venezolanos? (…) tenemos 150,000 personas en este país con un estatus migratorio vulnerable, dijo en la mesa redonda demócrata Leopoldo Martínez Nucete, miembro de la junta directiva de Venezuelan Latino Victory, según FloridaDems.org.

“Miren más allá de lo que dice, y evalúen lo que ha hecho. No ha hecho nada para resolver esta pandemia. Más o menos como si no hubiera hecho nada, solo hablar de Venezuela. No le importan los venezolanos”, agregó Nucete.

El Dr. Frank Mora, un cubano-americano que fue exsubsecretario Adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental, dijo en la mesa redonda demócrata: “¿Por qué no concede el TPS [Estatus de Protección Temporal] a los venezolanos? ¿Por qué aumentar las deportaciones de cubanos? ¿Por qué se detiene a los cubanos sin que sus casos sean considerados en Luisiana? ¿Por qué hay tantos cubanos en la frontera entre EE.UU. y México sin que sus casos también sean considerados?”, informó FloridaDems.org.

La Ley TPS para los venezolanos fue aprobada por la Cámara de Representantes en julio del año pasado pero no ha sido votada por el Senado. El senador Tom Cotton (R-Ark.) explicó que aunque la situación actual en Venezuela es exactamente la razón por la que se creó el programa temporal, es prácticamente imposible rescindirlo.

La administración Trump intentó rescindir las designaciones del TPS para seis países durante el periodo 2018-2019, pero dichas iniciativas fueron bloqueadas por varios jueces en cada ocasión.

Ella Kietlinska – La Gran Época