“Queremos unidad”, dice Trump en su discurso del 4 de julio

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama Melania Trump, son los anfitriones del evento “Saludo a Estados Unidos” de 2020, en honor al Día de la Independencia, en el jardín sur de la Casa Blanca en Washington, el 4 de julio de 2020. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

El presidente Donald Trump declaró el 4 de julio que el Estados Unidos para el cual trabaja “quiere unidad” y que “sin importar nuestra raza, color, religión o credo, somos un solo Estados Unidos y ponemos a Estados Unidos en primer lugar”.

El presidente habló el sábado por la noche desde el jardín sur de la Casa Blanca en Washington después de una actuación de la banda militar y un espectáculo aéreo de bombarderos B-52 y aviones de combate F-35, con saltos en paracaídas.

Trump comenzó agradeciendo a los científicos e investigadores “de todo el país e incluso del mundo” por sus valientes esfuerzos en la lucha contra el virus y dio la bienvenida a algunos de los asistentes al evento.

“Estas son grandes y brillantes personas, y gente valiente”, dijo.

Paracaidistas del Ejército de los Estados Unidos con una bandera nacional de Estados Unidos descienden en la Elipse durante el evento “Saludo a América” de 2020 en honor al Día de la Independencia en el Jardín Sur de la Casa Blanca en Washington, el 4 de julio de 2020. (Nicholas Kamm/AFP vía Getty Images)

Mientras “la tierra de los libres” continuaba celebrando el 4 de julio su 244º cumpleaños, el presidente enfatizó nuevamente su visión de unidad, haciendo eco a su anterior discurso en el Monte Rushmore, en la víspera de los festejos del fin de semana, durante el cual habló del gran espíritu de la Declaración de Independencia que, según dijo, consagra que “todos los hombres son creados iguales”. También dijo que su administración estaba uniendo a los estadounidenses para hacer frente a una “revolución cultural de izquierda” diseñada para “derrocar la revolución estadounidense”.

El sábado Trump retomó temas similares en su discurso “Saludo a Estados Unidos”.

“Nuestro movimiento se basa en elevar a todos los ciudadanos para que alcancen su máximo potencial dado por Dios”, declaró el presidente.

“Nunca olviden que somos una familia y una nación. Esta rica herencia pertenece a todo ciudadano, joven y viejo, a miembros de la primera generación de estadounidenses. Queremos pasar de la primera a la décima generación. No importa. Somos estadounidenses. Somos de Estados Unidos. Esta gran herencia pertenece a los ciudadanos de todos los orígenes y de todas las clases sociales”.

Trump volvió a referirse a la narrativa de la contracultura de la gente que “fomenta el odio, la discordia y la desconfianza”, que según el mandatario, quiere demoler Estados Unidos.

“En todas las épocas, siempre han existido aquellos que buscan mentir sobre el pasado con el fin de ganar poder en el presente”, dijo, después de referirse antes en su discurso a la izquierda radical, marxistas, anarquistas, agitadores, saqueadores y gente que “no tiene absolutamente ninguna ida de lo que están haciendo”.

“Los que mienten sobre nuestra historia, los que quieren que nos avergoncemos de lo que somos no están interesados en la justicia ni en la recuperación. Su objetivo es la demolición”.

Trump dijo que bajo su gobierno, “nuestro objetivo no es destruir la mayor estructura de la tierra, lo que hemos construido, Estados Unidos de América”, agregando que su gobierno quiere trabajar junto con el pueblo para defender a Estados Unidos y “construir un futuro donde cada familia esté segura, donde cada niño esté rodeado de amor, donde cada comunidad tenga igualdad de oportunidades y cada ciudadano goce de una gran y eterna dignidad”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, son los anfitriones del evento “Saludo a Estados Unidos” de 2020 en honor al Día de la Independencia en el jardín sur de la Casa Blanca en Washington el 4 de julio de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Dirigiéndose a los disturbios y a la ola de destrucción de estatuas que barre la nación, el presidente dijo: “Nuestro pasado no es una carga que deba ser desechada”.

“Permítanme también decir unas palabras a aquellos en los medios que falsamente y consistentemente etiquetan a sus oponentes como racistas, que condenan a los ciudadanos patriotas que ofrecen una clara y verdadera defensa de la unidad estadounidense”, dijo.

“Queremos una defensa clara y fiel de la historia estadounidense y queremos la unidad”, declaró. “Cuando unos hacen estas acusaciones falsas, no solo me calumnian a mí, no solo calumnian al pueblo estadounidense, sino que calumnian a generaciones de héroes que dieron sus vidas por Estados Unidos. Calumnian a gente mucho más valiente y con más principios que ustedes”.

“Unos calumnian a los jóvenes que izaron la bandera en Iwo Jima y a los que perecieron luchando por la libertad en la Guerra Civil. Los calumnian. Están deshonrando su gran legado y su memoria al insistir en que lucharon por el racismo y que lucharon por la opresión”.

“Ellos no lucharon por esas cosas. Lucharon por todo lo contrario. No dejaremos que el legado de estos héroes sea empañado por ustedes”, dijo. “Cuanto más se mienta, más se calumnie, más se intente degradar y dividir, más trabajaremos duro para decir la verdad, y ganaremos”.

“Queremos unir al país y unos medios de comunicación libres y abiertos harán que esta tarea sea muy fácil. Nuestro país estará unido después de todo”.

El presidente declaró que “hace 244 años en Filadelfia, los 56 firmantes de nuestra Declaración de Independencia prometieron sus vidas, sus fortunas y su sagrado honor al proclamar con valentía esta verdad eterna de que todos somos iguales ante Dios”.

“Gracias al coraje de esos patriotas el 4 de julio de 1776, la República Estadounidense es hoy la nación más grande, más excepcional y más virtuosa de la historia del mundo. Nuestros trabajadores, nuestras fábricas, han revolucionado las industrias y han llevado a millones a la prosperidad. Nuestros artistas, arquitectos e ingenieros han inspirado al mundo con trascendentales obras de belleza”.

“Los héroes estadounidenses derrotaron a los nazis, destronaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores estadounidenses, defendieron los principios estadounidenses y persiguieron a los terroristas hasta los confines del mundo”.

“Los patriotas que construyeron nuestro país no eran villanos, eran héroes cuyas valientes acciones mejoraron la tierra más allá de toda medida. La belleza y la gloria de nuestro sistema constitucional es que nos da las herramientas para luchar contra la injusticia, para sanar la división y para continuar el trabajo de nuestros padres fundadores expandiendo y haciendo crecer las bendiciones para Estados Unidos”.

“Si creen en la justicia, si creen en la libertad, si creen en la paz, entonces deben apreciar los principios de nuestra fundación y el texto de nuestra constitución. Es nuestra fundación y nuestra constitución. Es una base firme sobre la cual se logra todo el progreso. Por eso nuestro país es tan fuerte, incluso a pesar de las terribles cosas que pasan a través de las generaciones”, dijo Trump.

Después de los comentarios de Trump sobre su visión de un Estados Unidos unido, numerosos informes de grandes medios de comunicación se centraron en lo que llamaron “mensajes divisorios” y en los “ataques” del presidente a la ideología política de la extrema izquierda, sin mencionar los aspectos más positivos de “la historia del progreso estadounidense” mencionados por el presidente.

Un masivo despliegue de fuegos artificiales se llevó a cabo más tarde por la noche, iluminando el National Mall en honor al cumpleaños de la nación.

Melanie Sun – La Gran Época