Nancy Pelosi arremete después de que el fiscal general Bill Barr se niega a darles lo que quieren

Nancy Pelosi y William Barr.

Los demócratas arremetieron ayer contra el fiscal general del presidente Trump, William Barr, ante la Cámara de Representantes en un intento de destruirlo y hacer que se comprometa con algo que temen mucho. Nancy Pelosi fue a los principales medios de comunicación después del testimonio, donde arremetió porque Barr no le dio lo que los demócratas quieren.

Pelosi, siendo una demócrata altamente hipócrita, como de costumbre, avergonzó al Fiscal General Barr al llamarlo un “blob” que es un insulto obvio contra su peso. Si algún conservador hiciera esto, los demócratas actuarían como si fuera el fin del mundo.

Pelosi continuó y no hizo nada más que calumniar al Fiscal General al llamarlo “secuaz” y decir que su actuación durante el testimonio sirvió como prueba de que tiene “desprecio por nuestra democracia.”

“Simplemente pensé que era despreciable y, por lo tanto, estaba por debajo de la dignidad de un fiscal general,” dijo Pelosi. “Él está allí para apoyar al presidente, Donald Trump, pase lo que pase. No es el abogado del presidente. Ese fue Michael Cohen, y sabes lo que le sucedió. Y él es abogado, es el Fiscal General de los Estados Unidos de América. Lástima que no le importe ni se dé cuenta de eso.”

Pelosi se molestó tanto porque el Fiscal General respondió “no” a la pregunta más importante que le hicieron los demócratas. El congresista demócrata Mucarsei-Powell le preguntó: “Bajo juramento, bajo juramento, ¿se compromete a no publicar ningún informe del Sr. Durham antes de las elecciones de noviembre?”

Los demócratas básicamente celebraron esta audiencia completa para tratar de intimidar a Barr para que aceptara no publicar el informe de Durham, que es la investigación sobre las acciones criminales tomadas por el Departamento de Justicia de Obama y las comunidades de inteligencia antes de las elecciones de 2016, para destituir al nuevo presidente de los Estados Unidos. Este informe podría implicar a Obama y Joe Biden, entre otros.

En general, fracasaron más allá de toda medida en intimidar al Fiscal General, por lo que Pelosi está tan molesta. Los demócratas salieron como maníacos. Un ejemplo fue cuando el congresista republicano Jordan preguntó al presidente demócrata Jerry Nadler si “está permitido beber” un poco de agua durante la sesión y Nadler respondió: “¡No está permitido!”

Como puede ver, Nadler perdió los papeles sobre mascarillas, sin siquiera usar su mascarilla. Los demócratas son una mezcla entre payasos y matones y los votantes estadounidenses tomarán nota de esto en noviembre próximo.

Amanda Rodriguez – Política Veraz