La Corte Suprema vota, una vez más, a favor de la libertad religiosa y le da luz verde a las reglas del presidente Trump

Hermanitas de los Pobres, el grupo católico de cuidado de ancianos sin fines de lucro. (Captura de pantalla: Fox News Channel)

Redacción BLes – La Corte suprema votó este miércoles o de Julio, con un resultado de 7 a 2 a favor de las reglas de la administración Trump que eximen a los empleadores con creencias religiosas o morales, de la obligación de proveer cobertura de anticonceptivos gratuitos a sus empleados, según planteaba el ObamaCare.

El miércoles pasado, la Corte Suprema votó a favor de mantener las reglas establecidas por la administración Trump,  que amplían las exenciones de los empleadores con sinceras objeciones morales o religiosas, de la obligación de cumplir con los requerimientos de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), en relación a la cobertura de anticoncepción gratuita para los empleados. Este fallo es una victoria para las Hermanitas de los Pobres, el grupo católico sin fines de lucro al cuidado de ancianos, que también se vio involucrado en el caso.

El debate se produjo después de que Pensilvania y Nueva Jersey detuvieron la implementación de las regulaciones en los tribunales inferiores. Los estados argumentaron que el gobierno federal no siguió el protocolo legal al crear las reglas.

La administración Trump, a través del Departamento de Justicia, y las Hermanitas de los Pobres, le pidieron a la Corte Suprema que revocara esas decisiones.

El resultado de la votación fue 7-2, a favor de la la libertad religiosa y de conciencia.

La opinión mayoritaria fue escrita por el juez Clarence Thomas, en la que argumentó la decisión diciendo:

“Durante más de 150 años, las Hermanitas se han dedicado al servicio fiel y al sacrificio, motivadas por un llamado religioso a entregar todo por el bien de su hermano…Pero durante los últimos siete años, ellos, al igual que muchos otros objetores religiosos que han participado en el litigio y la reglamentación que condujeron a la decisión de hoy, han tenido que luchar por la capacidad de continuar en su noble trabajo sin violar a sus sinceras creencias religiosas”.

Además dijo en relación a la administración Trump: “Sostenemos hoy que los Departamentos tenían la autoridad legal para elaborar esa exención, así como la exención moral emitida al mismo tiempo. Además, sostenemos que las reglas que promulgan estas exenciones están libres de defectos de procedimiento”.

Los jueces disidentes fueron Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor. Ginsburg alertó en su disidencia que el fallo podría poner en riesgo la salud de las mujeres.

También hubieron dos opiniones concurrentes, una escrita por el juez Samuel Alito y unida por el juez Neil Gorsuch, y otra escrita por el juez Elena Kagan y unida por el juez Stephen Breyer. Ambos escritos manifestaron que se prevén litigios adicionales por el caso.

Por su parte, el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, dijo en un comunicado que “esta lucha no ha terminado”.

La Secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, celebró la decisión de la Corte Suprema en un comunicado: “El fallo de la Corte Suprema de hoy es una gran victoria para la libertad religiosa y la libertad de conciencia…Desde el primer día, la Administración Trump ha tratado de levantar las cargas sobre el ejercicio religioso para las personas de todas las religiones. Como la Corte Suprema ha declarado anteriormente, proteger la capacidad de las personas para adorar y vivir de acuerdo con los dictados de su conciencia es parte de ′ la mejor de nuestras tradiciones ’… “La decisión de la Corte de hoy lleva adelante esa noble tradición”.

En los últimos días la Corte Suprema se ha posicionado a favor de las organizaciones religiosas en otros dos casos, uno de discriminación laboral y el otro en relación a la no prohibición del financiamiento de becas a escuelas religiosas.

Cecilia Borrelli – BLes