La Casa Blanca y el Senado acordaron un nuevo paquete de un billón de dólares contra la crisis económica y el desempleo

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una conferencia junto al presidente Donald Trump (Reuters)

El plan, que se presentará este lunes, prevé una prórroga de los subsidios para los trabajadores despedidos, un beneficio que vence este viernes si no se llega a un acuerdo con el Partido Demócrata.

Los principales asesores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciaron que ya llegaron a un principio de acuerdo con los republicanos del Senado sobre un nuevo paquete de ayudas de 1 billón de dólares para la crisis del coronavirus, que constituye la oferta de salida del partido en las negociaciones con los demócratas a menos de una semana para que expire el actual programa especial de prestaciones por desempleo.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo a los medios en el Capitolio que prevé que el paquete se dé a conocer el lunes por la tarde después de que se aclaren algunos detalles finales.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, dijo que el paquete prorrogará unas prestaciones por desempleo destinadas a compensar el 70% del salario de un trabajador despedido, un beneficio que vence a fin de mes y urgía una extensión.

“Hemos terminado”, dijo Mnuchin a los periodistas al salir del Capitolio el domingo. Según Mnuchin, se está revisando la redacción del texto, pero no hay “ningún asunto pendiente”.

 La gente hace fila frente al Kentucky Career Center para solicitar subsidios de desempleo en Fráncfort, Kentucky, (REUTERS/Bryan Woolston)

La gente hace fila frente al Kentucky Career Center para solicitar subsidios de desempleo en Fráncfort, Kentucky, (REUTERS/Bryan Woolston)

Mnuchin y Meadows no quisieron entrar en detalles, pero es previsible que la oferta republicana de un billón de dólares incluya otra ronda de pagos directos a los particulares, un complemento federal reducido a las prestaciones por desempleo y mecanismos para que las empresas se protejan contra demandas relacionadas con el coronavirus.

El viernes expirará un suplemento de 600 dólares por semana en concepto de subsidio por desempleo, que según los economistas ha impulsado el gasto de los consumidores y ha permitido a los trabajadores despedidos pagar el alquiler y las hipotecas.

Esta prestación formó parte de un paquete público de 3,7 billones de dólares de ayuda contra la pandemia aprobado en marzo, cuando la economía estadounidense se paralizó por los confinamientos. Sin embargo, la reapertura de los negocios se ha visto frustrada con el aumento del virus en estados como California y Florida, que el domingo superó en número total de casos a Nueva York, primer epicentro de la epidemia en el país.

Más de 146.000 estadounidenses han muerto de COVID-19, casi un cuarto del total mundial, y hay casi 4,2 millones de casos confirmados en el país, lo que supone una tasa de 1 de cada 79 personas.

El líder del oficialismo en el Senado, Mitch McConnell, en el Despacho Oval (Reuters)

El líder del oficialismo en el Senado, Mitch McConnell, en el Despacho Oval (Reuters)

Antes de ir al Capitolio el domingo, Mnuchin y Meadows plantearon la idea de una estrategia gradual para el próximo paquete de ayudas públicas, abordando los elementos que vencen y dejando otros temas para más adelante. Mnuchin dijo a Fox News el domingo que los dos temas más urgentes eran el vencimiento de las prestaciones por desempleo y el blindaje de las empresas, escuelas y universidades contra las demandas.

Los demócratas en la Cámara de Representantes aprobaron en mayo su propio proyecto de 3 billones de dólares, que mantendría el complemento de 600 dólares a la semana hasta finales de 2020.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, representante de los demócratas en el Congreso, criticó a los republicanos por no poder ponerse de acuerdo sobre un plan cuando los americanos están “al limite” y pasando hambre. “(Los republicanos) están desorganizados y ese retraso está causando sufrimiento a las familias de Estados Unidos”, dijo Pelosi a “Face the Nation”, un programa del canal CBS.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que los estadounidenses recibirán un cheque de 1.200 dólares como parte del nuevo paquete, junto con créditos fiscales para pequeñas empresas y restaurantes. Kudlow dijo al programa “State of the Union”, de la cadena CNN, que el paquete también ampliaría una moratoria federal de desahucios contenida en el anterior paquete de ayudas.

Los demócratas prefieren una cantidad fija de prestaciones en lugar de tener que calcular el 70% del salario de un trabajador, un problema para algunos sistemas informáticos estatales anticuados. “La razón por la que teníamos 600 dólares era su simplicidad”, explicó Pelosi.

En cuanto a los escudos legales, Pelosi dijo que los demócratas no apoyarán un escenario en el que se les pueda decir a los trabajadores que son esenciales pero que el empresario no tiene la responsabilidad de hacer que el lugar de trabajo sea seguro para los empleados.

Mnuchin dijo a Fox News el domingo que se sentía optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo con los demócratas.

“Podemos avanzar muy rápidamente con los demócratas en estos temas. Ya nos hemos avanzado rápidamente antes, y no veo ninguna razón por la que no podamos avanzar rápidamente de nuevo”, dijo Mnuchin.

Infobae (Con información de Reuters)