Joe Biden no parece estar realmente postulándose para presidente

El candidato presidencial demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, habla durante un acto de campaña el 30 de junio de 2020 en la escuela secundaria Alexis I. Dupont en Wilmington, Delaware. Biden discutió el manejo de la Administración Trump de la pandemia de COVID-19. (Alex Wong/Getty Images)

Comentario

El fantástico espectáculo del exvicepresidente Joe Biden intentando presentarse como un externo que puede reformar el sistema de Washington, D.C. sería cómico si el Partido Demócrata no exigiera que el público votante se tomara en serio la idea.

Biden ha sido una figura interna y fija de Washington, D.C. desde que ganó la carrera por el Senado de Delaware en 1972, hace casi 48 años. El exvicepresidente de Barack Obama tiene ahora 77 años y parece cada vez más frágil, y los intentos de los medios de comunicación de evitar el debate sobre los temas relacionados con su edad han fracasado y han terminado por llamar aún más la atención al respecto.

Sus apariciones públicas son cortas y a menudo se limitan a la lectura de declaraciones preparadas. Incluso las entrevistas con los medios de comunicación con un guión muy estricto tienden a salirse de los carriles, como cuando Biden le dijo a un presentador negro: “Si tienes problemas para saber si estás a favor de mí o de Trump, entonces no eres negro”.

A esto le siguió una metida de pata más reciente en la que Biden murmuró que el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) había matado a más de 120 millones de estadounidenses, lo que supondría más de un tercio de la población del país.

Se han planteado preguntas legítimas sobre las facultades cognitivas de Biden después de varios acontecimientos mediáticos en los que luchó por recordar nombres y temas de conversación, incluso cuando estaba sentado y tenía notas delante de él.

Además de esto, los medios de comunicación se vieron obligados a destacar el hecho de que solo a finales de junio del año electoral la campaña de Biden finalmente logró llenar los puestos de alto rango en los estados de campo de batalla.

Bloomberg News informó: “La campaña de Joe Biden solo ha comenzado a contratar altos funcionarios en estados clave, dejándolo sin personal de alto rango en campos de batalla como Wisconsin, Michigan y Florida, alarmando a algunos Demócratas que dicen que el vacío de liderazgo podría obstaculizar los esfuerzos del partido para derrotar al presidente Donald Trump en noviembre”.

Esto es simplemente asombroso.

He seguido las campañas presidenciales desde la contienda entre George H. W. Bush y Michael Dukakis de 1988, y no recuerdo haber visto nunca una campaña nacional que esperara tanto para ocupar puestos clave en los estados que necesitan ganar. Esperar hasta cuatro meses antes de las elecciones es como dejar que tu oponente llegue a dos tercios de la línea de meta en una carrera de 100 yardas antes de que tú mismo empieces a correr.

A diferencia de Biden, la campaña de Trump ha tenido equipos con personal completo en el campo de batalla en estos estados cruciales durante más de dos años. La evidencia de la eficacia del juego en el campo de Trump se ve en el hecho de que Trump ha establecido repetidamente récords de votación primaria sin oposición.

Cuando finalmente salió de su sótano para su primera conferencia de prensa después de más de 80 días, Biden dijo a los reporteros que no tenía planes de hacer ningún mítin debido a “órdenes del doctor”.

Mientras que Trump celebrará numerosos mítines en todo el país e incluso trasladó la Convención Nacional Republicana de Charlotte, Carolina del Norte, a Jacksonville, Florida, porque el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, no se comprometió a permitir que el Partido Republicano celebrara una convención llena, los demócratas ahora planean celebrar un “evento virtual” en Wisconsin, en el que todos los delegados se quedarán en casa en lugar de viajar a Milwaukee. Y ahora Biden está diciendo alegremente a la prensa que no va a hacer ningún mítin.

¿Qué está pasando aquí?

La pregunta debe ser hecha: ¿Qué tanto quieres ganar si estás haciendo una campaña de esta manera?

Por lo que he visto, la estrategia parece ser hacer una campaña sin compromisos y, después de perder espectacularmente, decir en voz alta que el presidente Donald Trump debe haber robado las elecciones. Se nos dirá que es manifiestamente imposible que el viejo e irascible supremacista blanco haya ganado por un margen tan grande mientras el país está en medio de un cambio cultural de su pasado racista sistémico.

Biden no parece estar gastando dinero real hasta ahora en su campaña. Hillary Clinton gastó más de mil millones de dólares en su candidatura a la presidencia en 2016. Biden puede muy bien terminar no gastando ni un cuarto de eso.

Mientras que los republicanos han estado estableciendo récords de recaudación de fondos y de votación en las primarias esta temporada de campaña, los demócratas están seriamente rezagados en la recaudación de fondos, en el entusiasmo de los votantes, y en todas partes excepto en las encuestas de los medios de comunicación nacionales.

Ahora mismo todo lo que los demócratas pueden hacer es apuntar a las encuestas de los medios de comunicación que dan a Biden grandes ventajas sobre Trump, algunas tan altas como 15 puntos.

Como Chris Barron escribe en The Political Insider, las encuestas de los medios nacionales son esencialmente inútiles hasta que Biden deje su sótano y se una a Trump en la campaña.

Eventualmente Biden tendrá que visitar varios estados y dar conferencias de prensa donde tome preguntas no escritas de los reporteros y ciudadanos. Tendrá que debatir con Donald Trump al menos tres veces.

La continua demora de Biden en nombrar un candidato a la vicepresidencia para correr junto a él es comprensible. Una vez que llame a alguien como Stacey Abrams o Kamala Harris, la mayor parte del interés en su campaña se disipará.

Debido al actual clima nacional fomentado por las luces de las corporaciones sobre el “vasto cambio cultural” que la nación está supuestamente experimentando actualmente, alejándose de su fundación racista sistémica, Biden está casi seguro de nominar a una mujer de color cuando finalmente elija un compañero candidato.

Hay incluso una especulación desenfrenada de que Biden será reemplazado, ya sea antes o en la Convención Nacional Demócrata a mediados de agosto. Se rumorea que una vez que Biden escoja su compañero de campaña, se retirará rápidamente por “razones de salud” y el vicepresidente escogido asumirá la posición de líder.

Pase lo que pase, no tengo mucha fe en las encuestas de los medios. Creo que Biden se enfrenta a un gran desafío para reemplazar a Donald Trump en la Casa Blanca.

Brian Cates – La Gran Época