Jefe de gabinete de Trump: Se esperan acusaciones tras la investigación de Durham

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, camina hacia la Casa Blanca después de visitar el Centro Médico Militar Walter Reed, con el presidente Donald Trump, en Washington, el 11 de julio de 2020. (Joshua Roberts/Getty Images)

El Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo el domingo que espera que se emitan cargos criminales a causa de la investigación del fiscal, John Durham, sobre los orígenes de la investigación de contrainteligencia del FBI sobre Rusia.

Meadows, quien reemplazó a Mick Mulvaney como jefe de gabinete del presidente Donald Trump en marzo, dijo durante una aparición en “Sunday Morning Futures” de Fox News que, según lo que había visto, espera que el fiscal federal Durham presente cargos criminales contra las personas involucradas en la investigación sobre la supuesta colusión entre Trump y Rusia, que se dice que influyó en las elecciones de 2016.

El exrepresentante de la Cámara formó parte del Comité de Supervisión de la Cámara a lo largo de la investigación del exasesor especial y exjefe del FBI, Robert Mueller, sobre la presunta colusión. Mueller finalmente no descubrió tal colusión.

“Creo que el pueblo estadounidense espera acusaciones”, dijo Meadows a la presentadora Maria Bartiromo. “Sé que espero acusaciones basadas en la evidencia que he visto. [El presidente de la judicatura del Senado] Lindsey Graham hizo un buen trabajo para lograrlo. Sabemos que no solo sabían que no había un caso, sino que continuaron investigando y espiando a los funcionarios de campaña de Trump, e incluso haciendo cosas cuando este presidente juró y después de eso, haciéndolo de manera inapropiada”.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca también dijo que espera que pronto se hagan públicos otros documentos condenatorios.

“En los próximos días se verán otros documentos que sugerirán que no solo se espió la campaña, sino que el FBI no actuó adecuadamente mientras investigaban”, continuó Meadows. “Todo está empezando a desmoronarse, y les digo que es hora de que la gente vaya a la cárcel y que esa gente sea acusada”.

El fiscal general William Barr asignó a Durham a principios de 2019 para investigar los orígenes de la investigación de contrainteligencia del FBI sobre la campaña de Trump y para que evaluara si la vigilancia del asociado de la campaña de Trump, Carter Page, no tenía motivos inapropiados. La investigación fue designada como una investigación criminal formal más tarde, en 2019.

Durante su investigación, Durham pudo examinar la conducta de varios funcionarios superiores del FBI, actuales y anteriores, entre ellos el exdirector James Comey, el ex subdirector Andrew McCabe y el ex subdirector adjunto Peter Strzok. Esos funcionarios participaron en la obtención de una orden de vigilancia para Carter Page y desplegaron, al menos, dos espías para perseguir al asesor de campaña de Trump, George Papadopoulos.

Barr había expresado anteriormente su preocupación por parte de la información que había recibido de Durham sobre la investigación, diciendo que estaba “muy preocupado”. Dijo en mayo que no esperaba que la investigación de Durham resultara en investigaciones criminales contra el expresidente Barack Obama y el ex vicepresidente Joe Biden, según la información que poseía en ese momento.

“Es sorprendente, y aquí está lo interesante: no solo es que no era cierto, el problema es que sabían que no era cierto, y cuando sabes que algo no es cierto y continúas la investigación, eso es colusión, eso es el tipo de cosas que debemos detener, y ahí es donde debemos responsabilizar a las personas”, dijo Meadows.

Sus comentarios se produjeron el domingo en respuesta a los ataques de Strzok, exjefe de operaciones de contrainteligencia del FBI, a un artículo del New York Times de 2017 que alegaba que la campaña presidencial de 2016 de Trump tuvo contactos con la inteligencia rusa. Strzok criticó el artículo diciendo que era inexacto en múltiples aspectos, en un documento interno recientemente desclasificado.

Se dijo que el artículo del 14 de febrero de 2017 en el New York Times titulado “Los ayudantes de la campaña de Trump habían repetido el contacto con la inteligencia rusa” se basaba en información de cuatro “funcionarios estadounidenses actuales y anteriores” no identificados.

“Los registros telefónicos y las llamadas interceptadas muestran que los miembros de la campaña presidencial de Donald J. Trump y otros asociados de Trump habían repetido contactos con altos funcionarios de inteligencia rusos en el año anterior a las elecciones”, dijo el artículo en su párrafo inicial.

“Esta declaración es engañosa e imprecisa como está escrita”, dijo Strzok, y anotó el artículo con comentarios sobre cómo cuadraba con la realidad mientras la retrataba (pdf). “No hemos visto evidencia de ningún individuo afiliado al equipo de Trump en contacto con oficiales de inteligencia [rusos]”.

El documento fue publicado el 17 de julio por el senador Lindsey Graham (R-S.C.), presidente del comité judicial del Senado.

Isabel Van Brugen – La Gran Época

Janita Kan y Peter Svab contribuyeron a este informe.