“Guerra popular”: comunistas pro-China reclaman el crédito por hacer “estallar” disturbios en EE.UU.

Un manifestante dispara pirotecnia a la policía cerca de la Casa de Estado durante la protesta contra la muerte de George Floyd, en Boston, Massachusetts, el 2 de junio de 2020. (Joseph Prezioso/AFP a través de Getty Images)

Comentario

Los líderes de la Organización Socialista Camino de la Libertad (FRSO), del Partido Comunista Chino (PCCh), se han atribuido el mérito de “la chispa que ha inflamado al mundo”, en referencia a la reciente ola de disturbios que ha devastado varias ciudades de Estados Unidos.

También hay pruebas de que la FRSO, fiel a Beijing, no solo fue un catalizador de algunos de los disturbios civiles más destructivos de la historia de EE.UU., sino que también sentó las bases y está desempeñando un papel activo en el mantenimiento del impulso de la insurrección en curso.

Una de las cosas más sorprendentes de los movimientos de izquierda radical es su capacidad para causar un daño tan grande con un número comparativamente minúsculo de agitadores. Muchas de estas personas y organizaciones trabajan sin descanso para lograr la revolución con poco o ningún escrutinio.

Un gran ejemplo de esto se refleja en un posteo en Facebook del 18 de junio por el líder de la FRSO en Chicago, Joe Iosbaker, quien escribió sobre la reciente visita de su camarada Frank Chapman a Minneapolis. Es probable que los lectores no conozcan a Frank Chapman, pero todos están familiarizados con los disturbios que él y sus camaradas se atribuyen haber “provocado” después de décadas de explotación comunista de raza con fines revolucionarios y agitación antipolicial.

Los organizadores comunistas podrían pasar por un grupo de amigos en una barbacoa del vecindario, pero su apariencia inocente no debería hacer que los ciudadanos se sientan complacidos.

Sus líderes son revolucionarios maoístas entrenados.

“Frank Chapman está hoy en Minneapolis/St. Paul para reunirse con el movimiento que lanzó la rebelión nacional tras el asesinato policial de #GeorgeFloyd”, proclamó Iosbaker.

Las fotografías que acompañan el post resaltan a Chapman dando un saludo de puño levantado con varios líderes del frente de la FRSO con sede en Minneapolis “Coalición de Ciudades Gemelas por Justicia por Jamar”, y también dirigiéndose a una reunión de la organización.

En un post de Facebook del 20 de junio, Chapman escribió:

“Parte de mi Juneteenth lo pasé en Minneapolis/St. Paul con los rebeldes que nos dieron la chispa que ha inflamado el mundo. También visité el Memorial de George Floyd y descubrí en el parque al lado de este cementerio conmemorativo creado por los rebeldes para los muchos negros, latinos, indígenas, LGBTQ y trans asesinados por la policía… ¡TODO EL PODER PARA EL PUEBLO!”

La Coalición de Ciudades Gemelas por Justicia por Jamar fue fundada a finales de 2015 después de que un hombre negro de 24 años, Jamar Clark, recibiera un disparo mortal durante un altercado físico con la policía (que se descubrió que actuaron en defensa propia).

La coalición ha desempeñado un papel importante de agitación antipolicial en Minneapolis desde entonces y estuvo muy involucrada en las protestas que estallaron tras la muerte de George Floyd el 25 de mayo bajo custodia policial.

Según el sitio web del Partido Comunista de EE.UU., People’s World:

“El control comunitario de la policía de Minneapolis dio un paso hacia ese objetivo en un foro organizado por la Coalición de Justicia de las Ciudades Gemelas por Jamar Clark el jueves 18 de junio. La Coalición ha jugado un papel importante en la organización de protestas y acciones demandando justicia para George Floyd”.

Los líderes clave de la coalición incluyen a los camaradas de la FRSO, Loretta VanPelt y Jess Sundin, la esposa del secretario Político de la FRSO, Steff Yorek.

Frank Chapman

En 1961, Frank Chapman fue sentenciado a cadena perpetua más 50 años por robo a mano armada y asesinato en Missouri. En prisión, Chapman se convirtió en marxista-leninista y un abogado de la cárcel. Su causa fue defendida por el Partido Comunista de EE.UU.

Como se explica en un perfil de 2019 del libro de Frank Chapman, “Los condenados no lloran: páginas de la vida de un prisionero y organizador negro” de Joe Iosbaker;

“A través de la revista Freedomways, iniciada por los principales miembros del Partido Comunista Negro (PC) Esther Jackson, Jack O’Dell y otros, Chapman estableció contactos del movimiento en el mundo exterior. A lo largo de los años en prisión, Freedomways y el Daily World, el periódico del CPUSA, publicó varios de sus escritos. Herschel Walker, el organizador de distrito del PC Negro en Saint Louis, fue el vínculo vivo con el movimiento en Missouri, y comenzó un comité de defensa para liberar a Chapman”.

Después de que la líder del Partido Comunista e icono de la izquierda, Angela Davis, fuera acusada en relación al asesinato de un juez de California, el Partido Comunista formó la Alianza Nacional contra la Represión Racista y Política (NAARPR), también conocida como la Alianza Nacional, para hacer campaña por su libertad. Esa alianza también luchó para que el camarada Chapman fuera liberado de la prisión.

“Chapman tiene muy claro que fue el movimiento masivo para liberar a Angela Davis lo que allanó el camino hacia la libertad para él y otros prisioneros políticos”, explicó Iosbaker. “La Alianza Nacional dijo que Chapman era un prisionero político porque había empezado a defender los derechos civiles mientras estaba en prisión”.

Chapman explicó en su libro, según lo relatado por Iosbaker, que la Alianza Nacional “ayudó a liberarlo”, y un agradecido Chapman se convirtió en el “líder del área de Saint Louis” después de su liberación, “construyéndolo a través de luchas comunitarias y laborales hasta convertirlo en uno de los sectores más grandes del país”. Eventualmente el NAARPR se disolvió, con algunas ramificaciones que permanecieron abiertas en Kentucky e Illinois.

Después de años como miembro del Partido Comunista, Chapman, finalmente se unió al comité central del grupo marxista-leninista Organización Socialista Camino de la Libertad, donde está “ayudando a guiar y entrenar a una nueva generación de comunistas negros”.

La refundación de la Alianza Nacional contra la Represión Racista y Política

En noviembre de 2019, la NAARPR fue refundada como organización nacional en una reunión de 1200 camaradas en Chicago—Chapman fue nombrado presidente.

Según Chapman, entrevistado para FightBack! News:

“Nuestro llamado a la refundación de la Alianza Nacional fue una respuesta directa y una intervención consciente en un levantamiento juvenil masivo que podemos rastrear hasta el asesinato de Trayvon Martin en 2012. Nuestros jóvenes se inquietaron mucho por la forma en que estaban siendo despiadada e imprudentemente asesinados por el sistema. La policía dijo que estaba bien que Zimmerman acechara y asesinara a este adolescente. Eso provocó una respuesta muy contundente y agitó a las organizaciones de jóvenes como Black Lives Matter, Dream Defenders y Black Youth Project 100. Este fue el amanecer de una nueva etapa dirigida por jóvenes en movimientos de liberación negra”.
“Llegando al presente, la represión policial ha continuado creciendo e intensificándose, llevando a decenas de miles de personas a las calles(…) Tuvimos una nueva agitación en la comunidad negra que había que tener en cuenta…”

Cuando la NAARPR convocó a un “Día de Acción Nacional del 30 de Mayo” para protestar por el asesinato de George Floyd, los grupos del frente de la FRSO y aliados de todo el país respondieron a la convocatoria, incluyendo la Coalición de Ciudades Gemelas por Justicia por Jamar.

“Protestaremos para detener el asesinato racista y la violencia que esta administración ha desatado voluntariamente”, proclamó en parte la invitación del Día de Acción Nacional. “No solo el gobierno está esperando mientras el COVID-19 hace estragos en las comunidades afroamericanas, latinas e indígenas—incitando a la muerte masiva de negros con sus llamados a reabrir la economía, sino que la policía y los vigilantes racistas continúan cazando y matando descaradamente a los negros mientras duermen en sus camas y en las carreteras abiertas a plena luz del día”.

Dando un paso atrás, Chapman hizo unos comentarios muy reveladores en una entrevista en noviembre de 2017, en FightBack! News, sitio web de noticias sobre los disturbios en Charlottesville, Virginia:

“Usted sabe, [el revolucionario ruso Vladimir] Lenin habló sobre las chispas…Una chispa es un momento que agita la existencia de una respuesta masiva a algo que ha sido hecho por el sistema que viola gravemente los derechos humanos o intensifica el sufrimiento humano. Tenemos una chispa con Charlottesville. Mira lo que sucedió: un activista antirracista fue asesinado maliciosamente, y la respuesta de personas en todo el país ha sido masiva”.

La muerte de George Floyd fue una chispa.

Pero una chispa tiene que ser avivada en una llama, y ese fue el trabajo de la FRSO. Si no hubiera sucedido en Minneapolis, habría sucedido la semana siguiente en Georgia, o la semana siguiente en Nueva York. Cualquiera que sea la chispa, estos disturbios fueron planeados desde hace mucho tiempo para el año electoral.

Chapman continuó:

“No digo que fuera más masiva que la respuesta a Michael Brown, o Eric Garner, o Philando Castilla. Todas esas fueron respuestas masivas. Pero esto es diferente, porque esto involucró a la Casa Blanca. Esto implicó que el presidente de Estados Unidos se negara a reconocer el acto terrorista que había sido perpetrado ese día. Eso es lo que lo hace cualitativamente diferente”.
“(…)Trump le ha dicho a la policía de todo el país que pueden quitarse los guantes de terciopelo, ahora es el momento del puño de hierro. Durante su campaña y su mandato, ha estado golpeando constantemente el tambor de guerra racista. Está llamando la atención sobre nuestra gente”.

Y este movimiento está claramente dirigido al presidente, y el plan de derribar las estatuas se ha estado cocinando desde Charlottesville:

“Para el movimiento, esto es definitivamente un punto de inflexión. Lo que lo hace diferente de los otros crímenes racistas que han sido perpetrados, en su mayoría involucrando a la policía, es que en su mayoría no ha habido un objetivo claro. Lo más cerca que estuvo fue ‘policías asesinos de la cárcel’ o ‘detener los delitos policiales’, ‘detener la impunidad policial’. Este movimiento tiene objetivos con implicaciones políticas mucho más profundas.
“Derribar todas las estatuas de la Confederación. Derriben todos los vestigios de la esclavitud que han perseguido a nuestro país desde la Guerra Civil. Quítenlas. Y un ataque frontal directo a la supremacía blanca. Dirigido en su mayor parte por gente blanca. Creo que es un gran comienzo. A veces los eventos hacen un avance que el movimiento ha tratado de hacer por años. ‘Hay décadas en las que no pasa nada; y hay semanas en las que pasan décadas’, es como dijo Lenin, líder del Partido Bolchevique(…)”
“Hay un nuevo eslogan en este movimiento: somos la mayoría. Eso hace dos cosas; reconoce que Trump es un presidente elegido por la minoría, pero también dice que la mayoría de la gente en el país no apoya su agenda racista. La izquierda ha estado luchando por la unidad durante décadas, porque potencialmente sabíamos que estaba ahí. Pero esta es la primera vez que ese eslogan ha salido de un levantamiento espontáneo de masas de gente blanca. Nuestra tarea ahora es unir a los muchos para derrotar a los pocos”.

Charlottesville fue un gran avance para la izquierda. Los comunistas pro-chinos lucharon en las calles con los supremacistas blancos pro-Putin, el presidente Trump y los genuinos conservadores del movimiento del Partido del Té y el Partido Republicano fueron culpados.

Derribar al presidente Donald Trump

Charlottesville fue un episodio de una larga saga para derribar al presidente Trump.

Según FightBack! News:

“Tras la dramática protesta de 5000 personas que provocó que Trump cancelara su aparición en la campaña del 11 de marzo [2016] en el campus de la Universidad de Illinois, Steff Yorek, el secretario político de la Organización Socialista Camino de la Libertad, instó a los activistas progresistas de todo Estados Unidos a seguir el ejemplo de Chicago”.
“‘Necesitamos dos, tres, muchos Chicagos’, dijo Yorek. Trump es un defensor abierto del racismo y el chovinismo nacional. Forzar a Trump a echarse para atrás en su aparición en la campaña de Chicago fue una verdadera victoria. Los manifestantes de Chicago de todas las nacionalidades enviaron un mensaje al mundo, de que aquí en EE.UU. hay una amplia y militante oposición a su agenda reaccionaria”.

El 20 de enero de 2017, el día de la toma de posesión del presidente Trump, Yorek proclamó en una protesta en el Columbus Circle de Washington DC: “Necesitamos permanecer en las calles los cuatro años enteros oponiéndonos a Trump y haciendo al país ingobernable”.

Naturalmente, el año electoral vería un aumento en los ataques de la FRSO al presidente. Causando suficiente inquietud y daño económico para derrotar al presidente que sería una gran victoria para la FRSO—y sin duda complacería a sus camaradas chinos.

“Guerra popular”

La FRSO es una organización abiertamente maoísta y sigue con orgullo la “línea” del PCCh (Partido Comunista Chino).

En mayo del 2019, en respuesta a la imposición de aranceles a los productos chinos por parte del presidente Trump, la agencia de noticias Xinhua, portavoz del PCCh, publicó un editorial enérgico en el que se afirmaba que Estados Unidos luchaba por “la codicia y la arrogancia” mientras que China luchaba por “defender los derechos e intereses legítimos”.

“La guerra comercial en Estados Unidos es la creación de una persona y su administración que han arrastrado a toda la población del país. Mientras que el país entero y todo el pueblo de China están siendo amenazados. Para nosotros, esta es una verdadera ‘guerra popular‘”.

La mayoría de los comentaristas ingenuamente pensaron que el término “guerra popular” se refería al comercio. Sin embargo, en la ideología maoísta, “guerra popular” tiene un significado mucho más amplio y altamente significativo.

Desarrollada por el líder Mao, la “guerra popular” era una estrategia mediante la cual los insurgentes maoístas podían utilizar el desgaste y la guerra no convencional para derrotar a ejércitos convencionales mucho más poderosos.

Las zonas autónomas como estrategia de “guerra popular”

En un entorno rural como el de China antes de 1949, esto significaba atraer a los ejércitos del gobierno a las zonas rurales y acosarlos con una guerra de guerrillas—nunca en batalla directa. Eventualmente, los maoístas se apoderaron de ciertas zonas rurales y establecieron zonas autónomas o contragobiernos dirigidos por la guerrilla. Éstas se expandirían gradualmente hasta que el campo estuviera controlado y las ciudades pudieran ser rodeadas—luego tomadas.

Esta estrategia se siguió con éxito en China, Vietnam, Laos y Camboya. Todavía se utiliza hoy en día por el Nuevo Ejército Popular Maoísta en Filipinas.

¿Tiene sentido la estrategia de guerra popular de los recientes intentos de inspiración maoísta de establecer zonas autónomas en varias ciudades, junto con los constantes ataques políticos y físicos a la policía?

La FRSO es muy consciente del concepto de guerra popular, y lo cita el 5 de mayo de 2020 en su “45º aniversario de la victoria de Vietnam sobre el imperialismo estadounidense“, que la atribuye a los comunistas de Vietnam, Camboya y Laos la creación de una “ola de activistas que querían derribar el imperialismo estadounidense y que decidieron adoptar el marxismo-leninismo” en Estados Unidos. “La China popular”, según el artículo, “tuvo un profundo efecto en los movimientos estudiantiles, antiguerra, negros, chicanos, asiático-americanos y de otras nacionalidades oprimidas”. La FRSO se jactó de que están “llevando a cabo los mejores aspectos del nuevo movimiento comunista”.

Apuntando al presidente Trump, el artículo continuaba:

“Hace 45 años, Vietnam mostró al mundo lo que era posible, y es importante recordarlo hoy. Trump y sus patrocinadores corporativos están condenados. El capitalismo es un sistema fallido”.
“Es como dijo Mao sobre EE.UU. en la década de 1960, ‘Sin embargo, todas las fuerzas reaccionarias al borde de la extinción invariablemente llevan a cabo luchas desesperadas(…)Y los pueblos revolucionarios están obligados a enfrentarse a todo tipo de dificultades antes de la victoria final. Sin embargo, todas estas dificultades pueden ser superadas, y ninguna dificultad puede obstruir el avance del pueblo revolucionario. La perseverancia significa la victoria”.

A finales del decenio de 1980, una facción maoísta del terrorista Ejército Republicano Irlandés (IRA) trató de elaborar una nueva teoría de la guerra popular, adecuada para países más avanzados o entornos urbanos.

Como se explica en la página de Facebook Marxism-Leninism-Maoism Ireland, la idea era destruir las comisarías de policía en ciertas áreas, que luego serían gobernadas por el IRA como áreas ocupadas—desde las cuales se propagaría una mayor insurrección:

“Esta estrategia fue ideada por los comandantes del IRA a lo largo de la frontera como un intento de implementar la teoría del líder Mao de la Guerra Popular Prolongada a las condiciones concretas de Irlanda(…)”
“A partir de 1985, el IRA en las zonas fronterizas comenzó a aplicar esta estrategia, intentando crear zonas liberadas, zonas en las que las fuerzas de ocupación no tenían poder y el movimiento republicano estaba al control”.
Esta estrategia fracasó cuando sus creadores murieron en una emboscada del ejército británico al intentar hacer estallar una comisaría de policía. La guerra popular más urbanizada aparentemente sigue viva con los maoístas modernos.

El FRSO podría estar causando caos por orden directa del PCCh o podría estar actuando autónomamente en simpatía por el movimiento revolucionario internacional.

En cualquier caso, está claro que la FRSO se considera el instigador de la reciente ola revolucionaria y que su objetivo tiene poco que ver con la “justicia racial” y mucho que ver con la destrucción del presidente Trump y la ola mundial de patriotismo y soberanía estatal.

Como las instituciones de Estados Unidos se han infiltrado fuertemente, no es sorprendente que los subversivos comunistas puedan actuar libremente. Pero los estadounidenses merecen sin duda un gobierno con la voluntad política de hacer cumplir las leyes existentes que impedirían a los malos actores desestabilizar a Estados Unidos y el mundo.

Trevor Loudon – La Gran Época