“Es hora de que la gente vaya a la cárcel”: Aseguran que habrá acusaciones por la falsa colusión con Rusia en EE. UU.

El congresista de EE.UU. Mark Meadows (Gage Skidmore/Flickr)

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, asegura que “es hora de que la gente vaya a la cárcel” por el caso de la falsa colusión con Rusia perpetrada por  los legisladores demócratas contra el presidente estadounidense donald Trump.

“Espero acusaciones basadas en las pruebas que he visto. Lindsey Graham hizo un buen trabajo al sacar eso a la luz. Sabemos que no solo sabían que no había un caso, sino que continuaron investigando y espiando”, reiteró Meadows según Fox News del 19 de julio.

Meadows se refirió a los documentos desclasificados presentados por el Presidente del Comité Judicial del Senado Republicano, Lindsey Graham, de Carolina del Sur, que desacreditan el expediente del ex espía británico Christopher Steele sobre el que se basó la investigación de los demócratas.

“Todo está empezando a desentrañarse, y les digo que es hora de que la gente vaya a la cárcel y que la gente sea acusada”, reiteró Meadows en la misma ocasión.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, nombró al fiscal federal de Connecticut John Durham para que investigara los orígenes de la investigación por la supuesta colusión con rusia, y la actuación de quienes participaron en ella.

Por otra parte, Richard Grenell, el ex director en funciones de la inteligencia nacional, señaló recientemente la inexactitud del expediente de Steele ya mencionado.

Para reforzar las sospechas de las irregularidades que caracterizaban la investigación promovida por los demócratas contra la campaña Trump, en diciembre el Inspector General del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, descubrió al menos 17 “errores y omisiones significativos” en los procedimientos seguidos en ella.

Así, el fiscal John Durham ha estado bajo presión, dada la expectativa que despiertan los resultados de su investigación, los cuales podrían ser el inicio de procesos judiciales contra quienes resulten responsables de las eventuales irregularidades en el proceso abierto por la supuesta colusión con Rusia, que para algunos se trató de un espionaje

Algunos indicios sugieren que la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, el ex Presidente Obama y otros miembros del Comité Nacional Demócrata podrían verse seriamente comprometidos por los delitos federales que pudieran configurarse en este caso.

Por otro lado, Judicial Watch (JW) reveló que recibió correos electrónicos del FBI aludiendo a un “informante confidencial” de la Casa Blanca relacionado con la falsa colusión con Rusia.

Tom Fitton, el presidente de JW, declaró que “el FBI de Comey apuntó a Trump tan pronto como puso un pie en el Despacho Oval”, en un vídeo publicado el 17 de julio.

La gravedad de esa investigación ha sido catalogada por algunos como un intento de golpe de estado, y forma parte de los múltiples recursos utilizados por los demócratas para desplazar al titular de la Casa Blanca.

En este sentido, para el congresista republicano por California, Kevin McCarthy, las maniobras empleadas por funcionarios del FBI para derribar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, son lo más parecido a un intento de golpe de estado que se ha visto en la historia del país.

José Hermosa – BLes